La burrocracia

Al filo de lo imposible

Al filo de lo imposible

Seguramente no estaréis al tanto del tema si no estáis implicados de una manera u otra, pero el lunes pasado abrieron la bolsa de empleo de la Conselleria de l’Ensenyament aquí en Catalunya. Es necesario, para todo aquel que trabaje con menores, acreditar que no tiene antecedentes de pederastia o maltrato infantil. Hasta aquí todo entra dentro de la normalidad. Lo gracioso viene cuando te enteras que para toda la comunidad autónoma hay un sólo sitio donde se puede expedir ese documento y en él trabajan dos o tres funcionarios que no se habían visto en una igual. ¿Resultado? Colas kilométricas con gente venida de todos los pueblos de Catalunya. La vía catalana, pero delante de la delegación del ministerio de Justicia, reclamando el derecho a la autocertificación de que no están locos.

"Y va y me dice que me falta la copia compulsada del libro de familia"

“Y va y me dice que me falta la copia compulsada del libro de familia”

La pregunta aquí que cabe hacerse es: ¿Por qué la burocracia es tan absurda? Para empezar con los requisitos para acceder al funcionariado público. Es como si a los pobres buscadores de trabajo les pusieran trabas aleatorias en plan: “¿Te gusta nuestro horario, sueldos y derechos, eh? ¡Pues ganátelo! ¡Cien flexiones con los certificados de no tener primos porcinos! ¡Y ahora quiero una pluma de ave fénix!” Ya no solo es el hecho de que las oposiciones sean más o menos duras, es el hecho de que ya es un trabajazo reunir toda la información requerida. Con razón algunos funcionarios de ventanilla no dan un palo al agua: “¡Ya trabajé suficiente para reunir la flor de loto que pedían para entrar! ¡Ahora paso! ¡Y me da igual la cola que haya! Me voy a desayunar, ahí os quedáis” – dirá alguno.

Yo me los imagino en el ministerio en este plan. Tirando avioncitos de papel en la oficina y gritándose:

– “¿Y qué les pedimos este año a los que quieran entrar a ser profesores?”
– “¡Yo qué sé! ¡Innovemos! Podríamos mandarlos a por un certificado de antecedentes penales por pederastia”
– “¡Venga ya! ¡Eso es imposible! ¡Mandémosles subir al Everest y que nos traigan pelo púbico congelado de sherpa!”
– “Mucho más fácil, donde va a parar”

Y así entre fotocopias compulsadas, certificados de idiomas, aprobados, títulos, puntos por ser primo del Pepe del Ministerio, capacitación, recapacitación y cursos de yoga viven los aspirantes a profesores luchando día a día por ser aceptados en la bolsa de trabajo. Ya ni hablamos de plazas fijas, que eso es un unicornio.

Del genio de los chistes de burocracia: Forges

Del genio de los chistes de burocracia: Forges

A mí lo que me fascina realmente es que entre los ministerios no sean capaces de juntar información que con una simple búsqueda por DNI sería fácil de encontrar. Es decir, ¿por qué tienen que presentar un documento acreditativo de que están bien de la cabeza si esa información debería ser accesible por la administración de forma fácil y sencilla y para toda la familia? ¿Por qué no está todo integrado? Si seguro que Obama sabe mucho más sobre todos nosotros que los ministerios entre sí.

Yo me imagino un profesor intentando entrar en la bolsa y que le preguntan: “¿Tiene usted antecedentes penales?” “No sé, pregúntele a Obama” Que es una respuesta que podría servir para todo en esta vida y desde aquí la propongo: “Pregúntele a Obama, fijo que lo sabe”. ¿Tienes problemas médicos? Pregúntele a Obama. ¿Tienes los títulos correspondientes? Pregúntele a Obama. ¿Tienes disfunción eréctil? Pregúntele a Obama, ya verás que te dice que no; chato. Y así todo.

El caso es que no encuentro el motivo por el cual no se agilizan los trámites y las historias para cualquier cosa que se ha de hacer con la administración. Que incluso aunque digan que lo puedes hacer por internet luego no es verdad. ¿O alguien de aquí sabe usar el certificado digital? ¿Que como se saca el certificado digital? Pues muy fácil, con unas cuantas citas previas analógicas. Con lo fácil que sería, tras varios años de ponerse al día – eso sí -, que informatizaran todo, lo unieran en una sola base de datos para dominarlos a todos y agilizar estas pérdidas de tiempo ineficientes que se llaman burrocracia. Al final será más fácil ir de entrevista en entrevista en la empresa privada…

2 dicen la suya

  1. Patri O. dice:

    Para mi la entrada en el mundo adulto no la marca cumplir 18 años, sino empezar a hacer papeleo cada dos por tres xD menudo bautizo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *