La Revolución Don Balón


Boca del presidente, Presidente, Despacho, Moncloa, Madrid, España, Europa, Mundo, ya vale; año 2014

– Bueno, y con eshte decreto que obliga a los hijosh paresh a shacrificarshe para dar de comer a la familia, creo que ya no nosh queda nada másh por recortar.
– Siempre podríamos hacer que también sacrificaran a los impares.
– Jish, jish, jish. Hay que ver qué coshash tienesh Montoro. Esho shería una shalvajada. Hay que bushcar nuevosh métodosh de financiación. Y she me ha ocurrido una cosha…
– Me das miedo.
– ¡No temash! He decidido yo sholo, no porque me obligue ningún tecnócrata que me shopla en la oreja. – Detrás de Rajoy, efectivamente, hay un tecnócrata susurrando ideas a su oído “interventiiooon, interventiioon” -. Como iba diciendo, antesh de que me interrumpiera el narrador con unos guionesh inshidioshosh, he penshado en prohibir el fútbol hashta que losh clubesh no paguen a Hacienda lo que deben.
– ¡Albricias! – Montoro no daba crédito, igual que Bankia, a lo que oía.

Al día siguiente en una nota de prensa enviada a los diarios en un trozo de papel de water usado, el Gobierno anunció que terminaría con la Liga de Fútbol Profesional hasta nueva orden cancelándose así la siguiente jornada de Liga, que para más inri, contaba con un Real Madrid – Barça.

revolución don balón

Las primeras reacciones fueron tremendas

Las reacciones no se hicieron esperar y los primeros en saltar fueron los periodistas deportivos que declararon una huelga indefinida porque sin Liga no se veían con fuerzas para inventarse más fichajes. “El verano no lo podemos alargar más de la cuenta” – afirmaron. Los clubes se indignaron, el primero de ellos el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, que después de llamar a la calma de la población decidió encadenarse delante de la Moncloa con la consigna: “No hay balón, traedme Don Simón”.

Pero la población no se pudo contener tranquila. No fue menos polémica la medida del Gobierno en 2013 de prohibir el trabajo porque así al menos podían decir en Europa que “en España no trabajamos porque no queremos”, aún así la gente no salió a penas a la calle; excepto aquellos que se habían visto abocados a vivir en ella que ya estaban allí. Éstos últimos fueron los primeros en indignarse por el final del fútbol: “¡Lo veíamos en los escaparates de las tiendas de electrodomésticos! ¡No nos podéis quitar el fútbol!” – gritaban.

revolución la roja

La gente quería llevarse los futbolistas a su casa

La gente salió espontáneamente a las calles con las camisetas de sus equipos preferidos y con la más peligrosa de todas: La Roja. Todos vestidos de rojo y gritando a viva voz “a las barricadas, a las barricadas” que querían decir, a las barricas de cerveza que eran enormes y las tenían preparadas llenas de Cruzcampo para el siguiente partido de la Selección Española. Por fin, el pueblo estaba unido por una sola causa luchando contra el Gobierno que mandaba los antidisturbios a dispersarlos. Se empezó a gestar algo. Algo importante. La Revolución Don Balón.

Un mes después de la prohibición del fútbol

Así fue como los medios extranjeros empezaron a llamar al movimiento Rojo surgido de la Ley Fuera de Juego como popularmente fue conocida. La población había conseguido adoptar estrategia de guerrilla para luchar contra los cada vez más diezmados antidisturbios. Muchos de ellos, simpatizantes de la revolución, terminaron desertando de la policía y se unieron al pueblo. A pesar de todo, algunos lanzaban pelotas de goma, sin contar que la turba enfurecida contaba con Iker Casillas de su parte y las paraba todas.

Se apoderaron de los estadios

Los manifestantes empezaron a organizarse y llegaron a armarse con balones de fútbol y otros balones medicinales que eran lanzados a la policía en un acto violento a la par que simbólico. La prensa lo calificó de justicia poética, excepto La Razón que día tras día publicaba una nueva poesía en honor al presidente del Gobierno. La situación empezaba a ponerse fea, con varios heridos de consideración entre los manifestantes y la policía que se veía incapaz de contener a la población entera que rabiaba por la falta de su deporte favorito. Un señor secuestró a Messi para que al menos “diera toques de balón en su casa”. La desesperación ya era máxima.

Los estadios fueron invadidos para acoger a todas las personas sin hogar del país. Muchos se ofrecieron como voluntarios para cuidar el césped para que aguantara bien mientras duraba la prohibición. Los convirtieron en bastiones inexpugnables donde ni siquiera el ejército podía entrar. La situación se había ido de madre y como no volviera pronto el fútbol, la normalidad no iba a ser posible en todo el país.

Dos meses después de la prohibición del fútbol

– Eshta shituación es inshostenible Shoraya. Me han dado un balonazo al shalir a hacer un mitin.
– Me acaba de escupir, señor presidente.
– Como shi no eshtuvierash acoshtumbrada ya, picarona. Como decía, esh inshostenible. El fútbol debe de volver a sher permitido.
– ¡Pero no queda dinero en las cuentas! ¡Algo tenemos que hacer! ¡No pagan!
– Eshtá todo penshado. Los niñosh imparesh que she vayan preparando.

Y las calles, de repente, volvieron a estar en silencio. Un silencio solo interrumpido a partir de las diez de la noche, cuando de repente varias voces acompasadas se desgañitaron gritando GOL.

6 dicen la suya

  1. andrea dice:

    seria la hostia prohibir el futbol,la gente tendria mas tiempo a hacer cosas constructivas,no mirar gilipolleces y dar gusto a los que pagan milliones para que un tio corra a por una pelota,vaya pasatiempos

  1. 15/05/2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Boca del presidente, Presidente, Despacho, Moncloa, Madrid, España, Europa, Mundo, ya vale; año 2014 – Bueno, y con eshte decreto que obliga a los hijosh paresh a shacrificarshe para dar de comer a la familia, creo que ya no …..

  2. 24/05/2012

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos La Revolución Don Balón elmundoestaloco.com/2012/05/la-revolucion-don-balon/  por hunteel hace […]

  3. 17/05/2013

    @Lorcadas @antonio_lorca Ya se está preparando lo que profetizaban aquí, no sé si lo conocíais: http://t.co/EyxuHUu6mC

  4. 08/09/2013

    […] que siempre tiene la cabeza en las nubes”. Te lavas las manos y ya puedes seguir viendo el fútbol […]

  5. 09/01/2014

    […] Por no hablar de que ya ningún amigo quería darle un abrazo al celebrar los goles de su equipo de fútbol. Para evitar su problema se realizó otra intervención, eso sí ya con otro médico, y parece que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *