La Operación Lorza ya está aquí


“¡El tanga del verano pasado ya no me va!”

Hay que planificar con tiempo. Lo dicen los expertos. ¿Expertos en qué? No lo sé. Para estas cosas se mencionan los expertos, así a secas, y nos quedamos tan anchos. ¿Y qué es lo que hay que planificar? – pensaréis. ¿La búsqueda de trabajo? ¿Tener un hijo? ¿Viajar a Marte a buscar marcianos? NO. Algo mucho más importante para el devenir de muchas personas en este país: La Operación Lorza. Antes conocida como la Operación Bikini, pero por ser un poco más fiel a la realidad la he renombrado a la lorza, que si no parece una operación de voyeurs en la playa: “¡Fotografía a esa del bikini rojo! ¡Rápido! ¡Verde2 en su flanco derecho la buenorra del bikini verde pistacho!” “I got it! Roger that!” Y no. No es plan.


Así pues llamaremos Operación Lorza a todo ese tipo de cosas que hace la gente cuando ve acercarse el verano, la hora de ir a la playa y mostrar su cuerpo serrano a la vista de los vecinos. Y como ya estamos casi en abril, es primavera y empieza a hacer buen tiempo, la gente sale de casa y vemos la calles repletas de personas que corren. Corren y corren. El otro día yo iba por la Diagonal de Barcelona y vi gente correr (y no estabas tú); y conforme iba paseando me iba cruzando con más y más personas corriendo. Y yo me giré, les miré y me dije: ¿Dónde irán con tanta prisa? A lo que volví a girarme para seguir sobre mis pasos y vi un monstruo gigante, de siete cabezas y nueve ojos, en tanga de leopardo venir hacia mí: “¡¡¡Sooooyygghh el bikiniiii de los veranooosss pasaaaadoooghhhssss!!!” ¡¡Corred!! ¡¡Corred insensatos!!


Y eso que yo no llevo bikini. La gente me miraría raro, todo sea dicho. Pero oye que vi aquello y salí corriendo detrás. “¡Hay que estar preparados para el verano!” – gritaba la gente. “No hables, ¡que luego te entra flato!” – soltaba otro. Siempre que corres alguien dice eso. Y allá que iba la manada de corredores de fondo, de fondo-nes, que atravesaba la Diagonal escapando de ese monstruo aterrador que les persigue en sus más horrendas pesadillas. Doscientos metros más adelante, el monstruo les alcanzó, se les comió con patatas, los devoró y no dejó ni las raspas. Al día siguiente, levantándose de la cama, otro monstruo, el de los remordimientos pasados, no paraba de recordarle la tarde anterior punzándole con pinchos en las piernas, los brazos y hasta en la punta del pelo. El horror.


Pero esto no termina aquí. La Operación Lorza es una operación solo apta para masoquistas empedernidos. ¿Por qué ir a correr y hacer deporte gratis cuando puedes pagar por un gimnasio? Así “te obligas”. “Pago y así me obligo a ir” – es la frase más habitual. Es como aquel que se compra un pantalón tres tallas más pequeño porque “así adelgazaré para ponérmelo”. Y el pantalón en el armario, durmiendo, soñando con el día en el que podrá ver por fin la luz. Pero eso no es suficiente, hay que ir al gimnasio y empezar por lo más suave: las clases de spinning. El monstruo de las agujetas se relame en casa, esperándoles en la puerta, saboreando su momento… Cómo disfruta el joío los días de Operación Lorza.


Porque esto dura días. Un par, para ser exactos. Después de un palizón de spinning de una hora pedaleando terminan caminando por la calle haciendo el gesto de pedalear. Que parecen Pedro Picapiedra que se olvidó el troncomóvil en casa… Y con unas agujetas qué ríete tú del primer día de acupuntura. Así que no les queda otra que si quieren perder peso para la época veraniega tienen que pasarse a las fantabulosas y maravillosas Dietas Milagro. Que se llaman así porque después de hacer una de esas es un auténtico milagro seguir vivo.


Son dietas que parecen patrocinadas por disidentes de algún tipo de regimen dictatorial. Solo les falta anunciarlos con Aminatou Haidar: “Y mirad qué figura me ha quedado para este verano después de todo con mi dieta ‘quince días en la frontera'”. Al tiempo. Estas dietas consisten en no alimentarse, y así cualquiera. Te dicen que pases todo el día con un bol de cereales en el cuerpo. Solo hay un animal en el mundo que puede aguantar con tan poca comida, y es el perro de Chocapic, que con un puñetero cereal corría que se las pelaba. Pero que nadie pruebe eso en la Operación Lorza o terminará por los suelos. De una forma u otra, con esta operación, siempre terminas tirado en el suelo.


Todos desisten, solo unos auténticos guerreros consiguen alcanzar el peso soñado. Los demás abandonan. Bikinis y bañadores quedarán apretados. Entonces irán a la playa, verán el ambiente y se darán cuenta que la playa no es precisamente campo abonado de la belleza. Entonces se miran, piensan en los meses de sufrimiento anteriores y gritan al viento: “¡¡A Dios pongo por testigo, que jamás volveré a pasar hambreee!!” Y suena la música de Lo que el viento se llevó y un scratch a los diez segundos con la imagen de esas mismas personas, un año después, corriendo, de nuevo, delante del maldito monstruo del bikini de los veranos pasados…

8 dicen la suya

  1. The LadyMissJo dice:

    El momento de probarse el bikini es horroroso, luego una vez que van avanzando los días como te acostumbras, pero el primer día de playa, buf, yo me siento súper incomoda.
    Qué divertido tu post!

    http://www.ladymissjo.blogspot.com

  2. lopillas dice:

    jajja, eso se va curando con la edad ya ves, algo bueno tiene que tener…
    pues que no miren!! Con lo rica que está la playita.
    Besote y a disfrutar

  3. Lee (Doctor Muerte) dice:

    Todo sea por la maldita vanidad :(
    Al final siempre vuelben a caer en las garras de don comida, asi es un loop duradero, hasta la contemplacion de la vegez, o hasta que alguien les diga:

    "Eh, pero que ridiculo te vez con eso puesto, no tienes verguenza!"

    Como siempre Morri, gran post!

  4. Small Blue Thing dice:

    Jo, pues yo tengo una boda este verano y no he bajado más de dos kilos… cuando tendría que bajar 20. Yupi.

  5. morri dice:

    The LadyMissJo: Muchas gracias :D

    lopillas: No te creas, hay mucha gente que tiene ya una edad y llega el verano y se ponen a correr por el paseo, para prepararse para el verano. Y quizá deberían irse preparando, pero para el verano de dentro de cinco años, por lo menos. Besos ^^

    Lee: Muchas gracias ^^

    Small Blue Thing: Madre mía, ¿no te sale más a cuenta comprar otro vestido o lo que sea? Veinte kilos de aquí a verano como no sea con la dieta Aminatou no hay manera.

  1. 05/02/2012

    […] Ole vosotros. La mayoría ha votado en masa a la opción “Estoy siempre perfecto/a”. Ni dietas ni nada. 61 personas han votado esta opción, así que con ellos no hay nada que hablar. Con ellas […]

  2. 10/01/2014

    […] según qué máquina no es excesivamente variada y todo lo que tiene no es apto para dietas ni operaciones bikini. Absolutamente todo lo que puedas encontrar ahí engorda. Bueno, técnicamente como se suele decir: […]

  3. 07/07/2014

    […] los pantalones y terminas enrollándotela en la cintura de tal manera que parece que tengas una lorza extra. ¿A quién vais a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *