Cómo disimular una erección espontánea

Aviso: Vaya, este post se me ha, ejem, alargado un poco.



A este no se le puede aconsejar nada

Los hombres deberíamos saber que tenemos dos cerebros: el primero está en la cabeza y el segundo es el que piensa de verdad. Sí, piensa porque tiene auténtica autonomía. Le da igual que tú estés pensando en un viaje del Imserso lleno de abuelas cantando canciones de Manolo Escobar que oye, si le da la gana, va a su bola y eso que se va para arriba. “Lalalalalaa, a mí me da igual, clonk” Bulto animado al canto. Como esta situación le puede pasar a cualquiera, para eso está este post.


Y cuando digo a cualquiera, quiero decir absolutamente cualquiera. Incluso al Presidente del Gobierno. Imaginenlo en su visita a Obama, va y saluda a la mujer de Obama y en vez de ponerse a hacer aspavientos como Berlusconi (que lo hace para disimular, no creais); va y le sobreviene una erección espontanea. A Zapatero, evidentemente, no le cambia la cara y la mujer de Obama dice: “Oh-my-God, señor presidente de España, ¡no pensaba que se alegraría tanto de verme!” O incluso le podría pasar al Rey. Aunque de eso estarían bien contentos los historiadores, con su afición a poner motes a los reyes. Así pues estarían Alfonso X El Sabio, Felipe IV El Hermoso y Juan Carlos I… El Empalmao. Perfecto.


No sólo puede pasarle a cualquiera, puede pasar en cualquier sitio. Ya puedes estar en clase aprendiéndote integrales o la historia de Filipinas que la cosa puede marchar hacia arriba sin pensárselo. O en el metro, mientras miras al infinito con cara de circunstancias y un señor oloroso te pide dinero. ¡Incluso ahí! O qué sé yo, mientras bailas con una de esas chicas a las que les gusta rozarse el culo por tus partes y… Un momento…


Así pues, si eres el Presidente del Gobierno o te has encontrado en una de estas situaciones alguna vez, querrás saber cómo disimular una erección. Por lo tanto, este post de ayuda social pretende dar unas pautas para que nadie note uno de estos embarazosos momentos. A no ser, que tengas una edad considerable, una impotencia galopante y una erección de este tipo sea tan celebrable que termines enseñando la titola por la calle con una gabardina gris. Todo puede ser.


La primera forma perfecta para ocultar una de estas reacciones sexuales es la de tenerla pequeña. Si la tienes pequeña nunca tendrás que disimular una erección porque nadie se dará cuenta. Lo malo es que nadie se dará cuenta aunque te bajes los pantalones, pero no se puede tener todo. En caso de tenerla demasiado grande y que incluso parezca que la tienes erecta sin estarlo, puedes reducírtela. De esta manera no sólo disimularás sino que además ganarás la estima de tus amigos. Ya mismo en la teletienda venden uno de estos aparatos. Jess Reductor: “Porque a mí, me gustan… disimuladas”.


Pero no hay que irse a estas soluciones salomónicas teniendo en cuenta que tenemos el ingenio. Lo tenemos, eso sí, en frío, de ahí a que os dé estos consejos. Así los retenéis en la memoria y en el momento en el que la sangre está concentrada en un solo punto no tenéis que pensar demasiado para disimular. Solo recordar. Por lo tanto la segunda opción es pegarse a la pared más cercana. O al suelo directamente. Te lanzas y empiezas a gritar: “¡No! ¡Policía, no! ¡Soy inocente! ¡Soy Testigo de Jehová! ¡Soy travesti! ¡Soy segurata! ¡Estoy embarazao!” Tus amigos pensarán que estás como una cabra, pero al menos no verán tu erección.


La tercera opción es llevar siempre un cojín a mano. Podría ponerse de moda, seguro que si David Beckham lleva cojines encima, la gente lo llevaría. Así pues, en caso de sobrevenirte la sorpresiva erección, allá que está tu cojín para salvarte. Todo hay que decirlo, quizá, de las formas de disimular esta sea la más descarada; pero no quiere decir que no sea eficaz.


Otra manera sencilla de disimular una erección es no ponerse de perfil. A veces, en los pequeños detalles, están las grandes victorias. Todos sabemos que vestidos y de frente, es más difícil diferenciar una cosa así… Ahora probad de poneros de perfil. Equilicuá. Alguien, incluso, podría estar tentado en colgar una toalla o algo así. Por eso está totalmente prohibido, en estos casos, el girarse bruscamente. Nunca sabes donde puede haber un jarrón. Si vives en una comedia americana estas cosas pasan.


Otra opción para los que no tengan miedo a quedar como auténticos colgados para salvar su reputación como personas que no están salidas es esta: agacharse y caminar saltando como una rana. De esta forma nadie notará la erección, las piernas lo taparán, y se distraerán un rato viéndote saltar. Si eres Rocco Siffredi, por favor, no lo hagas, porque todo el mundo pensará que estás haciendo salto con pértiga.


Hay maneras más sencillas de disimular sin tener que poner en riesgo tu reputación. Por ejemplo usando camisas hawaianas XXL. Bien, retiro lo dicho sobre la reputación. Este tipo de camisas tan anchas ocupan tanto espacio que te pueden llegar hasta las rodillas, de manera que sea imposible discernir si hay una erección o no. Y es más, es posible que no sepan ver ni siquiera si debajo de esa camisa hay una persona.


A estas alturas pensarás: “Bien, ¿y si me ocurre en un lugar en el que esté tapado y tenga que destaparme?” Bien pensado. Por ejemplo, te puede pasar dentro del agua del mar o en clase. Si estás en esos sitios lo mejor es esperar. Si tus amigos te presionan di que está muy buena el agua o alguna excusa así. Si lo que están es gritándote porque un tiburón viene para devoraros… Bueno, ha habido hombres que han muerto por una felación algo carnívora y este es uno de esos casos. Por tal de no salir y que le vean la erección… Si te pasa en clase puedes simular que sigues cogiendo apuntes. Desconfiad de todas esas personas que cuando la clase entera ya ha recogido, siguen escribiendo en sus libretas. Desconfiad.


Y para acabar… Oh, sí, por fin, ya se acaba el post. Para acabar nos queda la opción de intentar rebajarla antes de que la cosa se ponga peor. Vale que la erección ha sido espontanea y no estabas pensando en nada de sexo, pero pensar en algo asqueroso tiene que funcionar. Probad con Carmen de Mairena limpiándose el culo mientras chupa una mosca gigante. Si por alguna razón eso no te hace rebajar el asunto… Necesitas un polvo urgentemente.


Estos han sido los briconsejos de hoy. Ahora nadie podrá detectar esos momentos de tensión pantalonil y podréis tener erecciones espontaneas sin miedo ni pudor. O no.

11 dicen la suya

  1. Sex Shop dice:

    Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  1. 11/01/2012

    […] en el semáforo y que le pregunte: “Oiga, bella mujer, ¿a usted cómo le gustan las pollas?” Y ella: “No sé qué dirán las demás, pero a mí, a mí me gustan grandes” Me […]

  2. 26/02/2013

    […] eróticas escritas por y para mujeres, aunque muchos hombres la disfruten de tapadillo y con un cojín encima del pantalón. […]

  3. 11/03/2013

    […] “¡Pues ahora mismo no! ¡Ve tirando y ya vuelvo!” Porque los bañadores no disimulan, amiguitas. Pero lo normal cuando se habla de hacerlo en la playa es en la arena. Con todo lo que […]

  4. 26/08/2013

    […] mostró lo que viene a ser su parrús y él utilizó su herramienta de prospección para sacar al monstruo que tiene […]

  5. 08/10/2013

    […] ese problema siendo joven. Pregúntale a un chaval de 22 años y te dirá que mejor no contar las erecciones diarias, sino los momentos de flaccidez. “Hoy se me ha puesto blanda 5 veces”. El caso […]

  6. 11/01/2014

    […] incorpórese con la lengua y en la próxima intersección introduzca su pene convenientemente erecto y muévase por el amor de Dios, MUÉVASE” El GPS trae frases incorporadas como “más […]

  7. 29/07/2014

    […] Extender no era suficiente para él puesto que el muchacho dispone de un pene de 7 centímetros en erección. Suponemos que en estado flácido su pene es una pipa sin […]

  8. 26/08/2014

    […] estaba ahí. Sí, alguien decidió que era una buena idea invitarlo a la despedida. La incomodidad aumentó de tamaño en poco tiempo y al notarlo la chica se dio la vuelta y agachó la cabeza para acercarse al […]

  9. 09/06/2015

    […] Cómo disimular una erección espontánea […]

  10. 20/01/2016

    […] a Obama. ¿Tienes los títulos correspondientes? Pregúntele a Obama. ¿Tienes disfunción eréctil? Pregúntele a Obama, ya verás que te dice que no; chato. Y así […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *