La gente que está todo el día asomada al balcón


“Otra vé la frejca esa con un novio nuevo, qué juventú”

Si algún día paseando por la calle has tenido la sensación de sentirte observado, o has sentido que te perseguían, no te preocupes, no eres un paranoíco: simplemente has pasado por delante de un asomabalcón. No hay mejor espía en todo el CNI que un asomabalcón vocacional. Ya sabeis lo que dicen, la gente que hace las cosas por hobby tiene una dedicación mucho mayor que los que trabajan en ello profesionalmente.


El problema que tienen es que no son discretos. Es decir, que para ser espías serían descubiertos muy fácilmente. Lo bueno que tienen es que no les puedes decir nada. Están en su casa, pueden hacer lo que quieran. Si se asoman al balcón y cotillean con la vida de todo el vecindario no puedes hacer nada para evitarlo. Y cuando digo nada, es nada. Si intentáis poneros todo el bloque unas máscaras del Pato Donald antes de entrar para que no os reconozca será inútil. Seguro que sabe diferenciaros por vuestra forma de andar, por la ropa o incluso por vuestra huella calórica. Se las saben todas.


Tampoco se puede denunciar a la policía que hay un señor o una señora que te mira. “Oiga, policía, que me está mirando” ¿Qué delito es ese? Ninguno. A no ser que estés en la ducha de tu casa y que él desde su balcón usando un palo y una cuerda abra la ventana y te mire con un telescopio. En ese caso, sí. Es delito… Y merecedor de una habitación con todos los gastos pagados en un selecto manicomio. Así pues, ellos se mantienen posando en su balcón, apoyados en la barandilla o bien en la repisa de la ventana escrutando las calles y los vecinos. Se posan ahí, todo el día, en invierno y en verano. Les da igual. Sólo les falta ponerse unos barrotes y gritar “Peeepe, hijo de puuuutaa, crruuuaaa” para ser completamente la evolución de un loro.


Son ese tipo de personas que se saben la vida completa y milagros del barrio entero. Y si la gente que se lo sabe todo no está asomada al balcón, es precisamente porque le compran la información a los asomabalcones. ¿No os habéis encontrado con gente que te suelta la lista de novias que ha tenido alguien, los novios que han tenido sus ex’s, las novias de los novios de las ex’s, los líos entre ellos y hasta las veces que va al podólogo la abuela? Si no fuera por los asomabalcones nada de esto se sabría con tanto detalle. Tienen informes exhaustivos en casa de las entradas y salidas de cada persona del bloque, con horarios, esquemas y árboles de relaciones. El paraíso para todo cotilla.


La pregunta es: ¿esta gente no tiene vida propia? Yo creo que el único momento en el que puedes salir de casa sin ser vigilado debe de ser entre las cuatro y las seis de la tarde: están demasiado ocupados viendo Sálvame. Eso sí, en cuanto termina se levantan ipsofacto y se lanzan al balcón a ver qué es lo que pasa y qué se han perdido. Una vida fascinante y vibrante. Todo pasión y desenfreno, ahora un señor calvo que pasea el perro, ahora una chica con una carpeta, ahora alguien haciendo la compra… Un subidón. Si al menos, qué se yo, se posara un ovni sobre el bloque vecino, tendrían algo más interesante qué contar.


Y es evidente que si pasa algo importante allí están ellos. Seguramente en otra vida habían sido vigías de torretas. Por Ley de Murphy el ovni pasaría por delante suyo a la hora del Sálvame, pero no; ellos lo pillan todo. ¿Quienes, sino, creéis que graban los videos caseros que salen en las noticias? Si no fuera por ellos las noticias de sucesos estarían vacías y nadie llamaría a la policía. Aunque no se sabe muy bien en qué orden hacen las cosas. Si llaman a la policía y luego graban, o al revés. Siempre he tenido dudas. Eso sí, ellos tienen su cámara en la mano y dejan para la posteridad el salvamento de un gato en un árbol o la pelea entre dos vecinos por el Barça – Madrid. Por eso, y por mucho más, Telecinco no sería nada sin estos fantásticos asomabalcones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.