Formas de ponerse (mal) la mascarilla

mascarilla fatal

Desde hace unos meses estamos en la llamada “nueva normalidad”. Viene a ser algo muy parecido a lo que antes conocíamos como “normalidad” con la diferencia de que vamos todo el día con una mascarilla y nos hacen tener remordimientos, continuamente, si vamos a visitar a nuestra familia. En estos tiempos hemos aprendido que existen distintos tipos de mascarilla – si me llegan a preguntar hace un año por las FFP2 habría pensado que es algún curso puente entre formación profesional y la universidad – y sobre todo, y muy importante, a colocarnos una. ¿Sí? ¿Seguro?

Lo que, a priori, parecía una tarea fácil y sencilla, ha resultado no serlo tanto. Las instrucciones dejan lugar a pocas dudas: con la mascarilla has de tapar nariz y boca para evitar que el aire que exhalas vaya a parar a las vías respiratorias de los demás y también para que el aire exterior se filtre un poco antes de llegar a las tuyas. Pero a la vista de los acontecimientos, y a lo que nos solemos encontrar por la calle, han surgido maneras creativas de colocarse la mascarilla que, digamos, no parece que vayan a servir para el propósito con el que fueron creadas. Acompañadme en este paseo por el “nuevo costumbrismo“.

ayuso mascarilla barbilla

Barbilla: Lugar adecuado para ponerse la mascarilla si tienes branquias. La evolución de la especie humana ha tenido algunos saltos y hay personas que en vez de respirar por la nariz o la boca, lo hacen por el cuello. Desgraciadamente no han hecho mascarillas especiales que lo tapen todo, por si acaso, pero hay unos ciudadanos que han preferido salvaguardar sus branquias antes que la nariz. Es la posición preferida para los fumadores, que algunos han decidido que su salud les preocupa lo suficiente para comprarse una mascarilla de 7 euros; pero no tanto a largo plazo como para dejar de fumar.

Nariz por fuera: Hay memes que ves por internet que una vez vistos, no puedes “desver” (permitidme esta traducción imposible del “unsee” en inglés). Uno de ellos es el que equipara el dejarse la nariz por fuera de la mascarilla, solo la nariz, con ponerse unos calzoncillos y dejarse la polla por fuera. Cada vez que veo a alguien por la calle con la nariz fuera de la mascarilla, me lo imagino con la polla saliendo del pantalón, cual pájaro de cuco dando la hora. Ni que decir, que el efecto de la mascarilla se pierde por mucho tapón de moco que tengas en la pituitaria.

mascarilla frente

Diadema: Esta es la opción para aquellos a los que les preocupa más que no les moleste el flequillo en los ojos que la salud pública. Como con la mascarilla puesta no puedes soplar hacia arriba y apartar esos molestos pelos de tu vista, siempre te la puedes subir hacia arriba y dejar la frente despejada. La frente y todas tus vías respiratorias, claro.

mascarilla codo

Codera o muñequera: Ideal si vas en moto y quieres que en caso de caída se salve el codo de un posible contagio con el suelo. Si la llevas de muñequera procura no ponértela en el brazo donde llevas el reloj porque además de no cuidar de tus pulmones, tampoco sabrás a qué hora ha pasado. Eso sí, puede evitar que se te llene el reloj de roña o que le contestes a alguien con la frase “son las carne y hueso a punto del pellejo” que está muy manido. Ahora con decir que son “las mascarilla en punto” te modernizas.

Antifaz: Útil si quieres dormir en el avión, inútil si quieres salvarte del contagio. Tengo serias dudas que una mascarilla quirúrgica, de todas formas, sea capaz de evitar que la luz llegue a tus ojos con la misma capacidad con la que no deja que tus gotículas de saliva salten a los demás pasajeros. Si ya quieres alcanzar el súmum del “todo mal“, puedes ponerte el antifaz de dormir en la boca y la mascarilla de patito en tus ojos. Te tomarán por caracono o algún tipo de excéntrico de alto nivel, pero ya se sabe que antes muerto que sencillo.

Pendiente: ¿Quién quiere piercings hoy en día? ¡Eso ya está desfasado! Lo que se lleva ahora es una buena mascarilla quirúrgica colgando de tu oreja. Si tienes branquias, lo malo que tiene, es que solo te taparía una. Por el tímpano no se conocen aún casos de contagio, pero aún así podrías salvarte por un solo lado. Es importante que si quieres salvar tus oídos de traerte el virus, debes ponerte una mascarilla a cada lado y así parecerías una flamenca sanitaria. “La FFPrruquita2”, por ejemplo.

hombre mascarilla ropa interior

Ropa interior: Esto ya es nivel extremo. Sobre todo si eres de los que se deja la nariz por fuera, en cuyo caso esto llevaría el meme a la realidad con graves consecuencias para los ojos de los demás. También es una manera de ir a la playa de forma segura y a la vez sexy. Te quedarán menos marcas que con un tanga, muy probablemente. Si vas a ir con pantalones por encima, siempre te puedes poner la parte de tela en el culo y así es probable que tus pedos no salgan al exterior. Te lo agradecerán tus compañeros de ascensor.

Desde El mundo está loco, no obstante, recomendamos encarecidamente a los ciudadanos de a pie que se pongan la mascarilla de la forma correcta. Con el alambrito hacia arriba, la parte azul hacia afuera y tapando la boca y la nariz. Si todos la llevamos correctamente, las probabilidades de contagio bajan y esperamos que pronto podamos llevar una vida “anteriormente conocida como normal” y no esta “nueva normalidad“. Cuidaos mucho.

2 dicen la suya

  1. Ana dice:

    Ay madre… A mí también me cuesta no reírme cuando veo a alguien con la nariz por fuera.
    Cuídate tú también y ya nos irás contando más cosas de la boda !

    • morri dice:

      ¡Gracias! Sí, tengo muchos temas pendientes y anécdotas de la preparación de la boda por contar, ¡a ver si vuelvo a coger el ritmo de escribir y pongo todo al día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.