El parchís y su estrategia

parchis_dados

Un día que lleguéis tarde a algún sitio con vuestra pareja probad a decir que habéis estado “jugando al parchís”. Probadlo. Vuestros amigos pensarán ipsofacto que habéis estado dándole al “teto” como si no hubiera un mañana. Nadie se cree que puedas haber estado jugando a este centenario juego de mesa. Data desde el siglo XVI; inventaron el juego unos ociosos monarcas de la India que precisamente usaban el juego para camelarse unas bellas e inocentes damiselas.

Pero es posible, sí. Hoy en día se puede aún jugar al parchís. Al de verdad. En serio. Que no tenga que estar todo el post especificando, mal pensados. El parchís sigue divirtiendo cuando juntas a varias personas: es fácil de aprender y en cuanto que empiezan a volar los cuchillos de traición engancha una cosa mala. Yo compré una versión que hay para iPad en HD, ojo, EN HD. Que dices, ¿es necesaria la alta definición para el parchís? Yo es que ya no sé si esperar a la versión 4K y en 3D: fichas que parece que vengan hacia ti, trepidante.

El caso es que me compré el jueguecico para esas esperas tontas en compañía en algún aeropuerto, estación de tren o esos ratos tontos antes de la hora de quedar en la que te sobran un ratito y te da tiempo a echar un p…parchís rápido. En serio, vale ya, no me miréis con esa cara, he dicho parchís. Jugando a este juego me dí cuenta de que ganaba bastantes veces. La mayoría, para ser exactos. Y me dí cuenta de que a pesar de ser un juego en el que el azar tiene mucho que decir, no hay que dejar la estrategia de lado. En el parchís también se piensa. Así que me dije, ¿y si explico mi estrategia ganadora del parchís? ¿Y si de repente os explico un montón de obviedades que igual ya habíais tenido en cuenta pero con gracia y salero? Pues ahí vamos, os explicaré cómo ganar al parchís.

parchis_o_mueves_o_te_la_comoPongámonos primero en la situación en la que los dados son medianamente favorables. Que esto del parchís tiene mucha gracia cuando no te sale un 5 ni dibujándolo en el dado. Y tened en cuenta que no son estrategias válidas y fundadas las que consisten en soplar el dado deseando muy fuerte “que salga un cuatrojesusito que salga” o cualquier tipo de superstición que se base en rituales. “Si ahora levanto la pierna izquierda, alzo el brazo derecho y rozo el dado por la esquina de la mesa saldrá un 6” no funciona y además tus amigos te tomarán por loco. Vamos allá, ahora sí.

1) Primordial: no hacer prisioneros. Si tenéis oportunidad de matar a una ficha, matadla sin dudarlo. Masacradla. Nadie se acordará de aquella vez que le perdonaste una ficha, siempre te matarán. Así que sin duda cargátelas todas siempre que puedas. Aquí no vale lo de tolmundo é güeno. El parchís en este sentido es como trabajar en una multinacional: si pueden te putearán, no por nada; pero por si acaso. Si tienes varias opciones para matar oirás cosas que jamás creerías que oirías: “¡No! ¡No me la comas a mí! ¡Comésela a él!” Cosas que pasan.

2) Arriesgar siempre la ficha más alejada de la meta. Almas de cántaro, si tenéis fichas en zonas seguras y tenéis que mover por huevos alguna y podéis elegir, siempre-siempre-siempre escoged la más lejana de la meta. No hay prisa y si te han de comer alguna que sea la rezagada.

3) No hagas puentes excesivamente duraderos, aprended de Calatrava. Sobre todo si tienes fichas en casa aún. Que alguno hace puente, acumula fichas masacrándose entre sí a sus puertas y si no saca un seis ahí se queda la partida. Con fichas luchando en el foso delante del puente, dos fichas que no se mueven ni para atrás y otra en casa aburrida llorando desconsolada mirando esos cincos que no sirven para nada. Mal. Además en algún momento tendrás que mover y esas fichas que esperan matarán la tuya por Ley de Murphy y Ley de la Justicia Universal Divina.

4) No dejar nunca una ficha en la salida de casa de un rival si el rival tiene una ficha ya ahí. Es decir, no te metas donde no te llaman porque como saquen un cinco ya sabes con lo que rima. Si no tienes más remedio, reza a la virgen. El parchís es un juego que saca mucho nuestro lado mariano.

5) Coloca las fichas, si puedes, a cinco pasos de tu rival si tiene fichas en casa aún; o a 6 si no las tiene. Son números que jamás podrá usar para matarte. Y mucho ojo con quedar a tiro de 10 o 20 que a veces no nos damos cuenta y vemos como otro se monta un combo de comer fichas y se da un empacho a tu costa.

Todo juego tiene su versión alcohólica. Lo que me preocupa es el niño.

Todo juego tiene su versión alcohólica. Lo que me preocupa es el niño.

Todo esto aderezado de usar todo lo que puedas para ganarles a los demás según vaya la partida. Vigilar no meterte en zonas con muchas fichas que la probabilidad dice que es más posible que les toque un número con el que te coman y demás consejos de sentido común. Eso sí, lo que jamás os voy a recomendar es hacer trampas:

– No mováis las fichas de dos en dos cuando los demás se despisten. Gritar “mirad un burro volando” hace siglos que no funciona como táctica de distracción, si es que algún día funcionó; pero usarlo está feo.
– No aprovechéis que la gente mira para otro lado para avanzar las fichas más cercanas a tu zona. Siempre hay alguien que se sabe las posiciones de memoria. Y sino, ¿donde está la ética? Hay que ganar con honor.

Y principalmente no os toméis el parchís como algo personal. Que los hay. Está muy mal visto, eso sí, que en un momento de pasión se le vaya a alguien la pinza tras sacar varios seises seguidos y volver a empezar de cero muchas veces y se lance contra la mesa al grito de “el parchís es míoooooo” y destroce el tablero. Mucho cuidado. Con una aplicación HD esto no pasa, eso sí. Que hacer trampas requiere conocimientos de informática, hackeo y demás y ya no está al alcance de todos. Aunque siempre puedes tirar el iPad al suelo y pisotearlo y luego ver la cara del dueño del aparato encenderse poquito a poco. Hasta que te mata. Piensa que si va a juicio un juez le absolverá. Que lo sepas.

Así que ya sabéis, si queréis ganar al parchís porque en el mundo parchisil se mueve mucho dinero y las apuestas están ya por las nubes, ya sabéis lo que tenéis que hacer. Seguid estos consejos y rezad muy fuerte. Y si la partida va muy mal, siempre os quedará darle la vuelta al tablero: allí estará la oca.

P.D: Si queréis poner de los nervios a vuestros amigos probad esto: en una reunión en la que alguien proponga jugar al parchís, al instante decís “Jesús”. Parchís. Jesús. Cada vez. Si queréis quedaros solos en la vida es muy útil. De nada.

Di la tuya

  1. 06/03/2015

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Un día que lleguéis tarde a algún sitio con vuestra pareja probad a decir que habéis estado “jugando al parchís”. Probadlo. Vuestros amigos pensarán ipsofacto que habéis estado dándole al “teto” como si no hubiera un mañana. ..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.