Aprender a tocar la guitarra para ligar

guitarra infalible

Infalible

En algún momento de nuestra vida nos da la sensación de que estamos perdiendo el tiempo y que tenemos que aprovecharlo en hacer cosas productivas. Que no vas a ningún lado pasándote la tarde viendo reposiciones de Hombres, Mujeres, Bíceps y Berzas. Las épocas de cambios son proclives a ellas y una de ellas sin duda es la adolescencia, época de cambio por excelencia. Aparecen las primeras inquietudes artísticas y las ganas de ser alguien. Y también las pajas. Así que para saciar todas esos nuevos picores muchos deciden pasar a la acción y apuntarse a un curso de guitarra. El instrumento ligón por antonomasia.

Quizá el único curso que consigue un gran porcentaje de personas que lo terminen. A excepción, probablemente, del de CCC. Cuántos chavales se habrán apuntado a aquel curso en el que, oh, además te regalaban la guitarra. Si juntáramos todas las guitarras que acumulan polvo en armarios de toda España podríamos llegar muy probablemente a la Luna. Y luego pegarnos una hostia del copón en caída libre porque a ver quien hace estable una montaña de guitarras una encima de la otra. Ojo cuidao con eso.

Muchos le ponían buenas intenciones, pero aquel que conseguía ligar antes de aprenderse el primer acorde mandaba a tomar por saco la guitarra. Era hora de tocar otra cosa. Sin embargo, muchos o bien le cogían el gustillo a esto de tocar cuerdas; o bien tenían unos objetivos mucho más ambiciosos en el mundo del ligoteo. Todos sabemos que por alguna razón inexplicable un chico normal detrás de una guitarra de repente se convierte en alguien sumamente atractivo para una gran cantidad de chicas. Pones al feo de los Calatrava detrás de una guitarra y se te convierte en Mick Jagger. No os digo más.

Guitarras. Así es como funcionan.

Guitarras. Así es como funcionan.

Eso sí, si toca bien. Probablemente una de las cosas menos sexys del mundo sea alguien desafinando a muerte con una guitarra eléctrica. Ya se sabe que en el mundo del ligoteo dar pena nunca suele ser una gran estrategia. “Mira nena, mira como toco el Suit chai o main Ññuuiui ñigoogooogoooooo groroooiiiii. Que parece que acaba de encender el Spectrum y ha puesto a cargar una cinta. Y claro, la chica cae rendida a sus pies porque estaba bueno y daba igual lo que hiciera. Esto pasa. Pero sino, poner morritos y dar penilla no funciona jamás de los jamases.

Así pues si un chaval en plena efervescencia hormonal adquiere cierta habilidad con la guitarra, se monta un grupito y empieza a tocar en bares tiene altas posibilidades de generar el llamado “efecto groupie“. Es aquel chaval que pasaba desapercibido ante el mundo femenino, pero es subirse al escenario y ponerse a rasgar cuatro riffs de guitarra apañados y conseguir el descenso automático de bragas. Y ya si consigue sacar un disco, entonces es evaporación de bragas. Esto puede pasar.

Y entonces cuando el chico en cuestión se harta de probar todas las groupies a su alcance, que según el éxito del grupo puede ser de una a cientos, se echa novia que se convierte ya en la novia oficial del grupo. La que hace promoción y todo. Que en cierta manera, hay quien ve esto como un cierto interés no solo sexual, sino también económico. Es una inversión a largo plazo: si se hace famoso ella ya estaba ahí. Lo que pasa es que cuando se hace famoso las groupies se multiplican por mil, adquiere todas las ETS posibles del mercado y termina con una modelo. Oh.

¿Y no hay chicas guitarristas? Pensaréis. O digo yo que pensaréis, que tampoco tengo poderes telepáticos. Todavía. Pues bien, sí las hay. Pero poquitas. Y yo me pregunto por qué. ¿Por qué hay tan pocas guitarristas mujeres? ¿Será porque no les hace falta para ligar? A no ser que quieran ligar con chicos rockeros. Una chica guitarrista llama mucho en esos ambientes. Y es que es casi exótico. Puede que ahí esté la clave…

P.D: Seguramente muchos estaréis pensando: “Este post fijo que es un poco autobiográfico y toca cuatro acordes en guitarra” Que por otro lado sería más que suficiente para ser guitarrista de Estopa. Pero no. Yo me hice un blog.

6 dicen la suya

  1. 08/04/2013

    Aprender a tocar la guitarra… Para ligar http://t.co/XSmAxqPE3V

  2. 08/04/2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Infalible En algún momento de nuestra vida nos da la sensación de que estamos perdiendo el tiempo y que tenemos que aprovecharlo en hacer cosas productivas. Que no vas a ningún lado pasándote la tarde viendo reposiciones de H…..

  3. 08/04/2013

    Aprender a tocar la guitarra para ligar http://t.co/GCGmKeMQ0u

  4. 29/05/2013

    […] De todo. Se puede hacer de todo como con los smartphones. Aunque algunas tengan una duración de la batería que deja mucho que desear. A simple vista parece lo mismo, pero te compras una tablet de 100 euros y por algo será que vale eso y no 400 como las otras. No todo es margen de beneficio: las de 100 euros se llaman tablets porque tienen una pantalla así finita y se lleva de un lado para otro. Pero quizá serían más útiles y menos frustrantes si las usas de bandeja para llevar canapés. Le pones una app llamada CanappÉ que deje la pantalla de color metálico y a llevar el sushi que aprendiste hacer en un curso de esos que te apuntas para intentar ligar. […]

  5. 14/06/2013

    […] a llamar “culottes tejanos”, pero esto es tema para otro día. Como muchos pensáis en ligar, ¿qué menos que ofrecer una información contrastada y fiable para saber en qué países hay más […]

  6. 10/01/2014

    […] al nombre artístico de Manuélson, toca la guitarra como talento puro, aunque no sé si empezó a tocarla para ligar, y canta así de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.