¿Por qué son tan feos los uniformes de trabajo?


“Siempre preferí Burger King, peeeero…”

Lo confieso, tengo un trauma. Tengo un trauma con los uniformes que he tenido que llevar en varios veranos consecutivos trabajando en un supermercado. Seguramente diseñados por un ser malvado, como los que diseñan paraguas o pijamas del Lidl, los uniformes de trabajo son la cosa más fea que te puedes echar en cara. Y siempre son los de trabajos mal remunerados, que no conforme con pagarte una miseria pretenden que vayas al curro vestido con una camisa amarilla, con cuadros blanquinegros y un pantalón de tela hiperrompible para que cuando levantes una pata se te aireen los huevecillos. Eso cuando va justo, porque un pantalón de uniforme o te va en plan malla de bailarina o se te caen como si hubieras soltado un mojón mientras caminabas.


Todo hay que decirlo. No todos los trabajos te hacen vestirte así. Hay trabajos como los de oficinista en los que se lleva traje y punto. Dan sensación de ir arreglados, bien peinados, encorbatados y todo tipo de cosas buenas acabadas en -ados. Pero eso sí, tienen una pequeña tara: pueden ser confundidos con mafiosos, que siempre van en traje (blanco a poder ser); o mucho peor, ¡con un concejal del Ayuntamiento! Para que vean lo poco que se diferencia un mafioso de un político, que ni se preocupan de cambiarse las vestimentas para que no les confundan…


Al grano, como diría un adolescente mirándose al espejo. Estamos aquí para cuestionarnos por qué los uniformes de los trabajos son tan enormemente feos. Para empezar descartamos completamente la teoría de los diseñadores fracasados. Cualquiera puede ser un diseñador fracasado, ya sea por no tener la suerte necesaria o por no ser lo suficientemente gay. Hay un baremo para serlo, se comenta que diseñadores de moda heterosexuales han tenido que trabajar la pluma delante del espejo para poder ser admitidos en según qué pasarelas. Además, no es necesario ser un diseñador fracasado para hacer diseños horrorosos, los más famosos ya lo hacen. ¿Alguien no está esperando de una vez el diseño de Agatha Ruiz de la Prada para los uniformes de McDonalds? Si no fuera por los corazoncitos y las florecillas, nadie notaría la diferencia.


Así pues, yo tengo dos teorías para resolver por qué los uniformes son tan horrendos. La primera es por cuestiones económicas. Y no porque sean más baratos de hacer, serían igual de baratos hacerlos bonitos porque la tela sigue siendo una mierda pinchada en un palo. Es para evitar que una vez dejes el trabajo… Te lo quedes. Sí, así con un uniforme tan feo a nadie le da por reaprovecharlo para salir al campo, o para estar por casa o para ir a una boda. Qué sé yo. Al ser tan rematadamente horribles nadie en su sano juicio guardaría eso en su armario. Porque al abrirlo te asustas. En serio.


La segunda teoría es porque así es más fácil detectar al empleado en la tienda donde estés. Aunque la gente igualmente se pierde bastante. Te preguntan: “¿Trabajas aquí?” “No, me encanta llevar este traje verde caca llena de moscas porque es mi color preferido y coloco las botellas en los estantes porque me aburro en casa, ¿qué le parece?” Gente perspicaz hay en cualquier lugar. Con un uniforme chillón, con colores que no sabías ni que existían, en teoría es más fácil saber quién es el empleado y quién es el que compra.


No como en algunas tiendas de ropa que las dependientas van la mar de peripuestas y no hay manera de saber quién es la que trabaja allí. Que a más de uno le ha pasado. No es tan fácil de detectar y claro, algún iluso se ha encontrado buscando ropa y de repente se le acerca una de esas chicas monas y piensa: “¡Dios! ¡He ligado! ¡He ligado! ¡Y viene hacia mí! ¡Oh, señor gracias! Creo que he tenido una erección” Y aparece la chica y le pregunta: “¿Te ayudo en algo?” Y él: “¿En bajarme los pantalones? ¿Eh? ¿Eh? (Guiño, guiño)” Y ella: “No, imbécil. En elegir talla so salido. Y cálmate, que con esa erección no te vas a poder ni bajar los pantalones.” En esas tiendas también se detectan las dependientas porque es la que te mira con cara de asco cuando se te cae una percha. Infalible.


Hablando de salidismos, los uniformes de trabajo a los que me refiero en este post, sobre todo McDonalds, Pans & Company, supermercados de postín y demás tienen un calor sexual tirando a bajo cero. Vamos, que a nadie le pone alguien con camiseta amarilla y visera. No intentes ligar nunca con uno de esos uniformes. Sin embargo, uno de policía, triunfa. Mirad sino las despedidas de soltera. Que piensas, ¿por qué uno de Guardia Civil no? ¿Por qué esta discriminación a la benemérita? ¿No les pone a las mujeres un tricornio, unas gafas de sol y un bigotón? Se están perdiendo los machos de verdad.


También triunfan mucho los uniformes de bombero y de enfermera. ¡Pero es que no son uniformes de verdad! ¡Las enfermeras luego no van como salen las strippers! El problema no es del uniforme es que si van con un escote que deja poco espacio a la imaginación, una falda-cinturón y unos ligueros, pues leches, por mucho que vayan de blanco y se pongan una gorrita con la Cruz Roja en la frente… ¡Eso no es un uniforme de enfermera! Que luego vas con toda la ilusión al hospital y dices, bueno, estoy malo, pero al menos me alegrarán la vista las enfermeras. ¡Y luego no es así! Van con batas anchas, inocuas, sin sex-appeal. ¡Nos están engañando, señores!


En definitiva, como en todo hasta para los uniformes de trabajo también hay clases. Mientras menos cobras, más feo te vestirán

7 dicen la suya

  1. therwis dice:

    Lo peor es cuando no hay de tu talla. Yo aún tengo un par de polos-bolsadepatatas, menos mal que no me obligaban a ponérmelos (bueno si, hubo una semana que estuvieron muy quisquillosos, y yo era la única que lo llevaba ¬¬)
    y también tengo un blusón fallero, precioso. Que no podré reutilizar por el maravilloso logo de la empresa…

    Sólo por no pasar esa vergüenza, dan ganas de no trabajar.

  2. morri dice:

    therwis: Sí, lo de las tallas es lo peor por lo que digo al principio del post. O se te cae todo o a la mínima que haces un movimiento, rasss, rotura al canto. Son de telas tan buenas…

  3. Musa dice:

    Querido Morri, cuanto tiempo sin leerte.. (no tengo excusas creibles..)
    Yo creo ke los uniformes del curro son tan feos y grandes para que ni la más mínima hormona salga de nuestro cuerpo, imposibilitando así que nadie pueda fijarse en nosotros/as. Al trabajo se viene a trabajar! xD

    Un abrazo de Musa

  4. Iñaki dice:

    La verdad es que no controlo mucho del tema pero también me lo pregunté en más de una ocasión.

    Creo que los uniformes tienen muchos usos. Por un lado igualar/someter a los que lo llevan.

    Por otro pueden tener una utilidad, practicidad. Si es para vender pueden llamar la atención, generar respeto…

    Hay mucho marketing hay metido. Es un tema bonito y para ampliar/aprender.

  5. Ary_Anne dice:

    Pues a mí mi uniforme de enfermera me parece sesi xD
    Espérate a que termine la carrera, seguro que me enocontraré con más de uno que piense que tenemos que ir con el liguero a la vista bajo una falda que más podría ser un "cinturón"…
    ¡¡Y lo de la cofia!! Que horror…
    Creo que no profundizaré demasiado en ese tema… corro el riesgo de ahogarme y no es plan… Las cofias… puff…
    Grande Morri, como siempre xD

  6. morri dice:

    Musa: ¡Cuanto tiempo! La verdad es que comentaristas habituales de otras épocas de repente dejan de verse y uno no saber por qué. Si es que dejan de leer o pasan a no decir nada :) Me alegro de verte de vuelta ^^ Sí, supongo que así consiguen que los clientes no despistan al empleado intentando ligar… Un abrazo ^^

    Iñaki: Sí. Dependiendo del trabajo el uniforme puede tener muchos objetivos. El básico es el de diferenciar quién es el trabajador y quién no. Todo lo demás es accesorio creo yo, el uniforme no somete a nadie el pobre, los que someten son los que mandan.

    Ary_Anne: Muchas gracias ^^ Creo recordar que un hospital privado de Andalucia un jefe quería obligar a las enfermeras a ir con cofia y faldita y se lió la de San Quintín… Creo que el colectivo está muy sensibilizado con el tema. El porno ha hecho mucho daño XDD Saludos ^^

  7. xym40 dice:

    ahora que lo recuerdo, mi madre es enfermera… y su uniforme de curro parece un pijama azul xdd

    bueno, en serio: los uniformes son así de cutres porque lo que importa no es la estética, sino su funcionalidad, tienen que ser más cómodos, tienen que poderse identificar los empleados… y más, al menos eso creo yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.