Un estudio revela que los edredones nórdicos aguantan más tiempo el olor de los pedos


Un estudio de la Universidad de Cuenca, patrocinado por Fabada Litoral, acaba de revelar que los edredones nórdicos aguantan mucho más tiempo el olor a pedo de los que se lo tiran dentro. El estudio, a cargo de los doctores Rubén Tosidad y Penélope Dorreta, ha convulsionado toda la comunidad científica por tal magno descubrimiento y ha hecho que las ventas de nórdicos hayan bajado una barbaridad. Aunque no descartan que sea porque es casi verano y hace más calor.


Los resultados se obtuvieron a través de una muestra de unas cincuenta personas que accedieron a formar parte de este estudio. Metieron a las mismas personas en la cama con edredones nórdicos, con sábanas solamente, con sábana y manta, etcétera; y llegaron a la conclusión después de arduos meses de estudio que el edredón nórdico era el que mantenía más rato el olor a pedo.


“Fue un tema difícil conseguir que la gente se tirara pedos” – comentaba el doctor Tosidad. “Al principio los dejábamos tal cual en la cama y sentían tal presión por peerse que al final terminaban cagándose del esfuerzo”. “Fue una experiencia complicada” – apostilló la doctora Dorreta. “Porque al principio creíamos que todos los ropajes mantenían el mismo tiempo el olor, pero luego nos dimos cuenta que uno de los voluntarios se dejó los calzoncillos cagados debajo de la cama de pruebas, nos hizo perder mucho tiempo”.


Por lo visto, después de conseguir el patrocinio de Fabada Litoral dieron con la clave para obtener los resultados esperados. “Con un bote de fabada antes de los experimentos todos mantenían un nivel similar de pedosidad, esta palabra me la he inventado; pero nos gustaba decirla en el estudio” – nos explicó el doctor Tosidad. La clave del experimento consistía en mantener durante un rato cronometrado el edredón completamente cerrado después del pedo para acto seguido levantarlo y notar si quedaba olor o no.


Al parecer, el récord mayor lo consiguieron con un edredón nórdico de un señor de Burgos llamado Valeriano Ventoso que consiguió que un pedo suyo aguantase cinco horas debajo del edredón nórdico proporcionado por la universidad. Cuando levantaron el edredón se murió el canario que estaba en la habitación, entonces lo vieron claro.


No nos pudimos ir de la universidad sin preguntarles a los encargados del estudio el por qué de esta investigación. “Pues mire, nuestro objetivo básicamente es comer cada día; tenemos una plaza fija en la Universidad de Cuenca y tenemos un doctorado, hay que publicar algún estudio o algo, que sino nos quitan la plaza. Además, sirve a los diarios en verano para publicar alguna noticia, que en estas fechas ya empiezan a no saber con qué rellenarlos.


Aquí uno de los que contrataron para el estudio, que no desconecta en casa:


5 dicen la suya

  1. 05/07/2012

    […] que levantara la axila para comprobar su olor corporal no notaba nada extraño y los potajes de judías hacía semanas que los había abandonado. Sin embargo cada día le costaba más contactar con sus […]

  2. 02/12/2013

    […] llama el hombre – se materializó en un pedo con solera. Sabedor de la gran capacidad de los edredones nórdicos para aguantar el olor de los pedos, gracias a un estudio publicado en esta misma casa, aprovechó […]

  3. 10/01/2014

    […] hay de lo mío, creía que éramos colegas”. Así pues, la manta ha desaparecido y el olor a pedo acumulado durante años ha salido a la luz. Y joder lo que […]

  4. 23/01/2014

    […] complicación y las leyendas que había leído en internet sobre el drama de cambiar la funda a un nórdico le empezaban a parecer infundadas. Pronto se le borraría la sonrisa de la cara. Al cabo de un par […]

  5. 23/07/2014

    […] conocida ahora como Excreter University tras la publicación de este oloroso estudio. Por lo visto oler los pedos – moderadamente, eso sí – ayuda a las células a mantenerse vivas y lozanas. Las […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.