Las canciones infernales que se enganchan a tu cerebro

El Rey Loco oía voces en su cabeza: "Mercadooona, Mercadooona"

El Rey Loco oía voces en su cabeza: “Mercadooona, Mercadooona”

Hay una cosa que odio de ir al Mercadona y no es la señora que se cuela en la cola con la excusa de que solo lleva una cosa y tiene prisa. Jubilados con prisa, quizá el misterio más insondable del universo. Lo que decía: no es eso. Lo que más me jode de ir al Mercadona es lo que te está pasando a ti ahora mismo: que no puedes parar de cantar en tu cerebro la maldita cancioncita. Mercadooona, Mercadoooona. En bucle. Y juro que este espacio no está pagado por esa cadena de supermercados.

Porque es terrible el impacto psicológico que tiene esa canción en nuestros cerebros. Ya ni me imagino a los pobres trabajadores de allí. Todo el día cantándola. O se hacen inmunes creando una especie de crostra cerebral o no sé como lo hacen. Debe de estar al nivel de manipulación mental de máquinas míticas como el Polybius. ¿Quién fue el compositor de esa melodía tan extrañamente pegadiza? ¿Hicieron algún pacto con el maligno? ¿Fue el teclista de Camela?

Por alguna razón, las canciones que más odiamos son las que más se enganchan al cerebro. Quizá es por la mera repetición de patrones o porque nuestras neuronas a veces disfrutan del placer de trolearnos. Como cuando la simple mención a las pulgas nos da picores o la lectura de síntomas de enfermedades chungas en internet nos termina llevando al médico. “Ej que Yahoo Respuestas me ha dicho que tengo fistriburcitis de floripondier” El cerebro a veces toma entidad propia y juega con nuestra propia consciencia. Y por eso canto “sueño contigo ¿qué me has dado?” con la simple mención de Camela. Seguro que a ti también te pasa.

Algunos expertos tratan de encontrar una explicación a este horrible problema que nos tortura cuando tratamos de concentrarnos en una tarea complicada. La realidad es que aún no han encontrado el por qué. Me imagino a esos estudiosos investigadores canadienses tratando de encontrar la explicación a este problema cerebral mientras tratan de sacarse de la cabeza la canción del Mercadona. Terminarán pidiendo – por caridad – una buena lobotomía. Me apiado de ellos. Y de vosotros. Que sé que no os sacaréis la canción en todo el día.

2 dicen la suya

  1. Ana dice:

    Y la de Rebeca? Duro de pelar, duro de pelar…. A su lado la de mercadona se queda en ná. Ufff ya está otra vez. O_O

    • morri dice:

      La verdad es que pudiera haber hecho un listado rápido de canciones horribles que se enganchan como una mala cosa, pero al final decidí no torturaros a base de saturación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *