Cómo hacerte entender en un bazar chino

Ah, los pasillos del terror

Ah, los pasillos del terror

Hay que comprender a los chinos que montan negocios en España, aproximadamente el 90% de los bares de tapas o los míticos bazares de toda la vida; si un español montara un bazar español en China me gustaría ver cómo se hace entender con ellos. Pues lo mismo aquí. Son idiomas tan distintos que cuando consigues encontrar algo complicado en el bazar de tu barrio parece que se haya hecho la magia. Y ahí estás tú mirando al dependiente con cara de sorpresa: “¡Sí! ¡Era esto! ¿Cómo lo has sabido?” Y él te mira con cara de nada, medio sonriente como diciendo: “No tengo ni puta idea de lo que dices, pero compra y calla”.

Es la maravilla de la alianza de civilizaciones en una tienda que siempre te hace algún apaño. Siempre hay algo útil para el hogar. Lo difícil es encontrarlo entre esa maraña de cajas y objetos de todo tipo. Así que no tienes más remedio que preguntar y hacerte entender de alguna manera con alguien que no entiende ni papa de castellano. Y seguro que con los años que llevan aquí tienen hijos que saben perfectamente español, lo que pasa es que a esos los mandan a la universidad. Y sino, igual hasta disimulan porque el intentar hacerse entender para encontrar una maldita grapadora forma parte de la idiosincrasia del establecimiento.

Así que, ¿cómo conseguimos encontrar lo que necesitamos en un bazar sin necesidad de tirarnos toda la tarde buceando por los pasillos y siendo observados por un niño pequeño entrenado en el arte del desconfiar de ti? Pues tenemos varias opciones.

– Usar el castellano: Aunque los dependientes de los bazares chinos dominan poco el idioma de Cervantes, tienen pequeñas tablas de palabras clave que les hacen reaccionar. Relacionan esas palabras clave con pasillos concretos de la tienda y normalmente aciertan. Además, nosotros para intentar hacernos entender en vez de hablar castellano normal, vamos soltando palabras inconexas hasta que el muchacho te contesta: “Oye, qué le voy a hacer si yo, nací en el Mediterráneo, háblame con artículos y preposiciones, no en indio” A veces pasa.

– Chillando muy fuerte: Si no funciona el castellano a palo seco o en versión india con palabras clave, siempre puedes chillar. Muy fuerte, además. Es posible que el muchacho siga sin entender una mierda de lo que dices, pero se enterará toda la tienda e igual hay otra persona por allí que te dice: “¡Sí! ¡Lo que buscas está en el pasillo en el que estoy yo!”. Es un poco como el comodín del público.

– Hacer gestos con las manos: Si juntas el chillar muy fuerte con gestos con las manos suele ser infalible. Lo peor es hacerte entender con las manos cuando tienes que explicarle que estás buscando una muñeca hinchable para una despedida de soltero. Abres los brazos para simular la hinchazón, te pones las manos delante del torso para expresar los pechotes de la muñeca y juntas el índice y el pulgar de una mano para simular un agujero y con el índice de la otra simulas el acto amatorio. Si ya es poco digno comprar una muñeca hinchable, hacerlo en un chino realizando gestos es casi peor que entrar en Gran Hermano.

– En chino: Si sabes el idioma es lo mejor que puedes hacer. De algo tenían que servir tus clases de mandarín cuando te dijeron que aprender chino era el futuro. Igual aprendiste dos frases inconexas, pero suficiente para practicar en el bazar. O quien sabe, para encontrar trabajo en uno de ellos.

Y ya sabéis, si tenéis algún problema a la hora de aclararos con los dependientes pensad en cómo sería vuestro bazar Paella Alegre en Pekín y cómo conseguiríais hacerle entender a Chi Huan del barrio de toda la vida donde están los escurridores o las pinzas de tender. Sin usar gestos. El horror.

7 dicen la suya

  1. JeSs dice:

    Hace poco tiempo que aterrize en España, y obviamente al primer lugar que me llevaron fue a un bazar chino!! Me vi perseguida por un pequeño e inocente (?) niño por casi toda la tienda, yo pensando que el guaje solo queria jugar y mi marido que me dice alaaa es un espia del bazar pa ver que no te lleves nada en los bolsillos..o sea? me sorprendio y mucho sabelo. Muy buen post! Saludos

  2. JeSs dice:

    No se porque, se me copio la direccion de un blog que no era mio…bueno o si …ando recien despierta, todo puede ser! aqui le dejo mi blog nuevito por cierto, por si quiere pasar. Ahora si saludos!!

  3. Helenita dice:

    ¡Saludos! Al contrario de lo que comentas, a mí siempre se me ha maravillado la precisión, o memoria fotográfica más bien, de los dependientes de estos bazares. No articularán una frase en castellano, pero pregúntales por el más recóndito chisme de su tienda, y fijo que te dicen dónde se halla, estantería y pasillo exactos. Son unos profesionales de lo suyo ;)

  1. 13/06/2016

    […] entenderte con una gran parte de la población mundial. Aunque haya gente que abogue por aprender chino como idioma del futuro, la verdad es que estoy seguro que no conocéis a nadie que esté […]

  2. 13/02/2017

    […] con esto, desgraciadamente. Vemos conceptos en la factura que hasta hace nada nos hubieran sonado a chino. Potencia contratada, consumo por horas, tarifa de peaje, impuesto de la electricidad, derecho de […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *