Una presentadora española se opera para recuperar la virginidad

"Acercaos jovencitos, acercaos, que no muerde. O sí, jijiji"

“Acercaos jovencitos, acercaos, que no muerde. O sí, jijiji”

Lo presento así con el enigmático titular para muchos de los lectores que me leen desde Centroamérica y Sudamérica no se queden con la cara de: “¿Leticia Sabater? ¿Y esa quien es?” Y probablemente vivían mucho mejor antes de saberlo. Os pongo en antecedentes: en España teníamos varios programas infantiles como “A mediodía, alegría” o Con Mucha Marcha donde aparecía la ínclita presentadora virgen de nuevo por poco tiempo. En ese programa nos enseñó a aquellos que éramos niños por aquel entonces lo que significaba la vergüenza ajena. Ya desde bien pequeñitos. Posteriormente, no tuvo demasiado éxito en los programas que presentaba y se dedicó a ir de sarao en sarao, cantar canciones horrendas con maromos cachas a los lados y comer muchos pol… Polvorones.

La mujer pues tiene cierta fama, digamos, de no hacer ascos a un polvo. Hasta contigo, eh. Inténtalo un día que igual cae. Que no pasa nada, cada uno es libre con su cuerpo de hacer lo que quiera, más faltaría. Digamos que es un poco la Paris Hilton de andar por casa. En cierta manera no sabe qué hacer para salir en las noticias y en sitios como El mundo está loco, pero lo ha conseguido. Por fin sale en este blog. Ya de ahí solo puedes ir hacia abajo. El caso es que la muchacha asegura que se ligaba a hombres con mástiles en vez de penes que dejaban a su pobre y estrechito chichi compungido y dolorido; y claro, se ha tenido que rehacer la vagina para ensancharla un poquito para que le quepa hasta el extintor de la salida de emergencia.

Aprovechando que estaba ahí abierta de patas el médico le dijo: “Oye, ¿y te gustaría recuperar la virginidad?” Lo típico que pregunta un médico cuando ve un parrús por el que puede pasar un tren de mercancías, porque seamos serios, una mujer con este historial ¿seguro que va a ensancharse la vagina? ¿No estaría reduciendo el tema? Que igual cuando te entran de dos en dos, eso termina dándose y los muchachos que la conseguían calzar – que ya son ganas – veían que su cimbel podía bailar la Macarena dentro. No es plan. Así que igual mi teoría no va desencaminada y lo que hizo fue ponerse todo en su sitio y aprovechó para cerrar todo a cal y canto. Empezar de nuevo. Qué bonito.

Ahora no sabe a quién entregar la flor, la pobre. Tan virginal, coqueta y cándida. Ahora tiene que ser alguien especial, porque no se le olvidará nunca. Porque por lo visto, según cuenta en una demencial entrevista, ella cree que perdió la virginidad al caer de un columpio. Porque lo de “no me acuerdo mucho, eran tantos y estaba tan borracha” igual queda feo decirlo en público. Así pues, por si alguien está interesado en desflorar a la Leticia Sabater que sepa que va a tener algo pocas veces visto fuera de un convento: una cuarentona con el chichi intacto. Bueno, es un decir.

Di la tuya

  1. 05/06/2016

    […] de serie B que según contó a los medios de su país estaba hablando en serio. A lo mejor es como Leticia Sabater y se reimplantó la virginidad y está usándolo como reclamo masculino. A lo mejor solo intenta […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *