¿Por qué las salas de espera solo tienen revistas del corazón?

revistas sala de espera

¡Horreur!

Si algo aprendemos en esta vida desde que nuestro corazón empieza a dar los primeros latidos es a esperar. Para todo. Incluso para nacer. Te tiras nueve meses envuelto en tu líquido amniótico con ganas de darte una ducha de lo pegajoso que estás, pero has de esperar. A formarte del todo y eso. Que no es plan salir con una oreja menos o con el sexo indefinido, como Josmar. Y durante nuestra vida seguimos esperando. A que nos salgan los dientes, a que nos aparezca la barba o a que nos atienda el dentista. ¿Pero qué hacer mientras esperamos?

Para las cosas de la vida lo mejor es paciencia y dedicarse a vivir. No me imagino a alguien en un sofá, ahí, esperando a que le salga el bigote. “Niño, ves al cole” “Que no mamá, a ver si me va a salir el bigote en mitad de clase y me va a confundir la profe con Juan y Medio” “AAayyy, ¡que me ha salido un hijo tontooo! ¿Por qué a míií?” Drama absoluto. Pero para las esperas, ejem, relativamente cortas como en un dentista tenemos otras opciones. Por ejemplo: leer las revistas que nos dejan a nuestra disposición. El Hola, el Pronto, el Semana, el Lecturas, su puta madre. Amén.

Todo son revistas del corazón. ¿Qué pasa que sólo las marujas van al dentista? Uno entiende que en las peluquerías lo único que haya son ese tipo de revistas, porque al fin y al cabo es un lugar muy dado al cotilleo. Mientras la señora se arregla su cardado siempre puede ir criticando las estrías de la famosa de turno que hayan pillado en la playa. “Mira como está ESTA, la guarra esa, mira la otra guarra ahí, aish, Pepa, qué asco, mira qué barriga más fofa, les quitas el maquillaje y…” Y la que está diciendo eso es una señora de 150 kilos con más tobillo que cabeza. Deberían tener una sección en esa revista que se llame “Pues anda que tú” o “¿Pero tú te has mirado en el espejo, guapa?”.

Como véis, en una peluquería esto es normal. ¿Pero en un dentista? He ido a varios en mi vida y en todos ellos había revistas del corazón por doquier. ¿Por qué están ahí? ¿Es porque son más baratas? ¿Es para que tengamos una excusa para chafardear cuando lo comentemos con los amigos? “¿Te has enterado que la Pantoja tiene un hijo oculto con Paquirrín, que es sobrino de la Duquesa de Alba y tiene parentesco con Sonia Monroy?” Que no es por nada, pero vaya engendro sería eso. Y claro, tus amigos te miran con cara de: “¿Y cómo sabes tú eso?” Y ahí viene el dentista para salvarte: “Es que lo leí en la sala de espera de la clínica”. Equilicuá.

Algunas veces hay otras revistas. No creáis. Pero de hace eones. Alguien llegó al dentista con una revista de su casa, la terminó de leer y la dejó ahí. “Una National Geographic, qué bien. Vamos a ver” Y los animales que salen ya se extinguieron. Que yo vi una en una clínica que hablaba de dinosaurios, pero no de huesos; ¡estaban vivos! Habían hecho un documental y todo con Triceratops de cuando el National Geographic se grababa en Pangea. Lo que ahorraban en aviones en aquella época. Eso es lo más cercano a una revista no del corazón que he visto en una sala de espera.

Aunque cada vez más tenemos otras formas de distraernos mientras esperamos. Sin ir más lejos el mundo del smartphone, la tableta y hasta el futuro smartglass hacen que la espera sea mucho más liviana y entretenida. Ya no dependemos tanto de lo que haya en la sala, sino que tenemos al alcance de la mano todo Internet. Aunque alguno se habrá bajado el Hola al móvil, por costumbre. Las consultas también se modernizan y muchas tienen una tele. Con el Sálvame puesto… ¿Por qué? ¿POR QUÉ? ¿Por qué nos persiguen? ¿Qué les hemos hecho? O alguien me resuelve esta duda que me corroe o no duermo hoy.

5 dicen la suya

  1. guillermo dice:

    Si te sirve de consuelo en mi dentista también han puesto la QUO y la muy interesante…

  1. 03/05/2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¡Horreur! Si algo aprendemos en esta vida desde que nuestro corazón empieza a dar los primeros latidos es a esperar. Para todo. Incluso para nacer. Te tiras nueve meses envuelto en tu líquido amniótico con ganas de darte una …..

  2. 03/05/2013

    ¿Por qué las salas de espera solo tienen revistas del corazón? http://t.co/xUQNjhIEnd

  3. 04/05/2013

    España: El mundo está loco : ¿Por qué las salas de espera solo tienen revistas del corazón? http://t.co/c1piQ2flqb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *