Un hombre cambia de sexo para ligar con una lesbiana


Un hombre de 28 años, natural (azucarado) de Córdoba, se cambió de sexo la semana pasada para poder acostarse con una lesbiana. “Me enamoré profundamente” – declaró a los periodistas locales que fueron a asistir su salida de la clínica. Prosiguió: “Cuando me enteré que ella era lesbiana, no me lo pensé dos veces. Además, era lo que siempre me había puesto más cachondo de las pelis porno”. La noticia tuvo un gran eco en la ciudad, ya que el personaje, era muy famoso por aquellos lares. Hasta la fecha era conocido por el nombre de José Nosgrandes, y ahora se hace llamar Maite Tuda. Ya ha hecho los cambios pertinentes en el registro civil.


José no hubiera cambiado jamás su sexo si no hubiera aparecido su amor verdadero. “No, yo no había deseado nunca ser mujer” – afirmó. “Es más, lo que más me está fastidiando desde que me he cambiado de sexo es esto de mear sentado, si vierais según qué tazas me entenderíais”. Una señora del fondo asintió con fruición mientras agitaba un bote de Hemoal. A la pregunta de si echaba de menos su aparato reproductor masculino contestó: “A ratos sí, pero he cambiado mi manía de tocarme los huevos todo el día por la de tocarme las tetas, y como me he hecho lesbiana me pongo cachonda perdida, fíjate”.


El drama llegó cuando por fin pudo acercarse a la mujer de sus sueños. José lo había hecho todo por amor a una sola mujer, estaba seguro de que era ella la elegida. Pero no tuvo en cuenta lo más importante: avisar primero a la interesada. Cuando se acercó a la chica de sus amores comprobó como ella lo miró primero con estupor para luego descojonarse asombrosamente en su cara. Maite Tuda se quedó sola en la calle, mirando al cielo, tocándose las tetas; un vicio que había cogido… Los periodistas consiguieron abordar a la lesbiana que había enamorado a José/Maite y le preguntaron qué había pasado. Ella contestó: “Pero que yo no soy lesbiana ni ná jodé, dejarrrme en paá. Que el tío ese e un pesao y vino en la discoteca a desirme cuatro cosas y como no me dejaba en pá le dije que era lesbiana y me di un pico con una amiga. Y yastá nen”. Palabras duras, sin duda.


Así pues, el pobre José quedó marcado de por vida por una operación de cambio de sexo que no sirvió para nada más que para tener unas protuberancias anti estrés en el pecho. Fue una víctima más de las chicas que se hacen pasar por lesbianas en la discoteca para quitarse a los tíos pesados de encima. José eso no lo sabía, y por amor cometió una locura que no olvidará jamás.

4 dicen la suya

  1. camila dice:

    de película este tio es un huevon en toda la extensión de la palabra, jaja pobre marica home cambiarse de sexo sin gustarlo , pero yo creo que se le acabo el romance cuando los medios hablaron con la verdadera chica nadie cuerdo se acostaría con una persona cambiada de sexo, no aparte este hombre le falto quitarse la barba yo también quisiera ser mujer mas la excitación se reduce ademas no es una vagina original solo dejan un roto hay encuerado con la piel del chimbo eso es repugnante, no se creo que solo tendría el rostro los pechos y las piernas de Nancy Ajram, y bueno pues pagaría pa comerme una sucia y ya.

  1. 09/01/2014

    […] sexualidad y quiso probar el sabor a sucedáneo de pene para ver si era lo suyo. O es que se creía lesbiana, no lo sabemos muy bien. El padre ha debido quejarse, ha saltado la voz de alarma y finalmente han […]

  2. 09/05/2014

    […] seguro que muchas de vosotras, chicas, os estáis replanteando vuestra sexualidad. Sí, si eráis lesbianas os habéis pasado ahora mismo a la heterosexualidad. Ellas lo dicen en su canción: “Yo soy […]

  3. 16/06/2014

    […] […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.