Noticias locas (IX)

Un mes más, vuelve la sección de las noticias más locas que se hayan podido ver en las últimas semanas. El mundo nunca deja de sorprendernos, aunque parezca que no pueda haber una noticia peor o más absurda, aparece una nueva. Con lo cual, aquí llega el capítulo noveno de las noticias locas totalmente reales ligeramente manipuladas por aquello del espectáculo. Allá vamos.


Un futuro padre se pierde el nacimiento de su hijo al ser arrestado por sobar las tetas de una enfermera de camino a la sala de partos. El chico se excusó declarando: “¡Mi mujer no me deja tocárselas porque dice que sino pierde leche para el niño!” El hombre de 30 años, que se dedicaba a ordeñar vacas en sus ratos libres, terminó perdiéndose el nacimiento de su hijo por distraerse con la enfermera. El policía, después de detenerlo, declaró: “Después de ver la enfermera… Mire, entre usted y yo, le entiendo. ¡Vaya tetas!” Días después el propio policía fue arrestado por sobarle las tetas a esa misma enfermera en el parto de su hijo. “¡Ya está bien!” – fueron las últimas palabras de la chica antes de entrar en quirófano para una reducción de pechos.


Un dromedario ataca y mata a su dueño a mordiscos por no dejarle aparearse. Los dromedarios también pueden ser vengativos. Al parecer el dromedario estaba en época de celo y una de las dromedarias le acababa de guiñar un ojo. Como diciendo: “Ven acá pacá que te viá poné la joroba en su sitio” El dromedario macho se puso como una moto, pero el dueño no le dejó acercarse: “Ahora no, que es muy tarde para cariñitos”. Así que, ni corto ni perezoso, el dromedario se puso como una furia, lo asaltó, lo tiró al suelo y le empezó a morder y atacar hasta dejarlo en el sitio. Seguidamente se jincó a la dromedaria y se fumó el Camel de después del coito.


Detienen a una monja por conducir bebida tras emborracharse en una iglesia. Por lo visto la mujer se tomó al pie de la letra aquello de “tomad y bebed porque esto es el caliz de mi sangre”. Y tomó y bebió, y volvió a tomar y volvió a beber. “¡A ver shi ashí me conffierto en Criishtooo, ¡hip!” Por lo visto quería convertirse en el primer clon real de Cristo a base de beber vino Don Simón en copa de plata. Entonces se puso a conducir a toda hostia, cómo no, por las calles de Nueva York. Se encontró con unos críos por la calle y cuando intentó esquivarlos se empotró contra un árbol. La detuvieron mientras meaba detrás del árbol cantando el vino que tiene Asunción no es blanco ni tinto ni tiene color.


Un turista noruego pasa 11 días en Mallorca viviendo en la indigencia por no acordarse del camino de vuelta al hotel. Al parecer, cuando preguntaba por el hotel a los transeúntes, éstos se hacían los suecos. Oddjborn Fallet, que así se llama el hombre, salió de su pueblo por primera vez en dirección Mallorca. Podía disfrutar de sus primeras vacaciones. Pero una noche él y su amigo tomaron un par de cervezas, quien dice un par dice siete u ocho, y mientras uno entraba en el súper el otro se puso a mear detrás de un container. El que estaba meando era Oddjborn y desapareció. Once días después lo encontró el guía del viaje, como una gamba a la plancha, después de haberse quedado en la playa por no poder encontrar el hotel.


Sin huellas dactilares no hay dinero, dijo un banco a un hombre sin brazos. Aunque parezca el chiste cruel de “no hay bracitos, no hay galletitas” esto pasó de verdad. Bank of America declinó abonarle un cheque a un hombre porque no podía poner sus huellas dactilares al ver que llevaba prótesis en los brazos. Pudieran haberle ofrecido alguna alternativa, pero no se la ofrecieron. El hombre declaró: “Estuve tentado de sacarme la churra y gritarles si querían que les dejase una muestra de ADN, pero al final me contuve”. “Gracias a Dios, hubiera tenido que ser yo quien extrajese la muestra…” – acertó a comentar la mujer con cara de espanto.


Y estas han sido las noticias locas de estas últimas semanas. Hay de todo, como en botica. Así, podremos seguir afirmando que el mundo está loco sin ningún tipo de duda. Así son las cosas, y se las hemos contado con mucho morro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.