Preparar la casa antes de irse de vacaciones


“Cariño, teníamos que haber limpiado antes de irnos”

Hoy empieza la operación salida. Sí, hoy es el día en el que operan a la ninfómana del pueblo. Emm, me pasan una nota hecha a base de letras de revista: “cOmo vUElvAs a HaCer un ChiSTe aSí, prEpáRAtE pAra sUFriR”. Bien, no sé si me ha dejado esta amenaza el Departamento contra el buen gusto chistil o uno de esos fanáticos de los nicks del messenger potencialmente ilegibles. A lo que iba, hoy la gente se va de vacaciones, es uno de agosto y es el momento de marcharse a otros pueblos, ciudades o lugares de vacaciones como Punta Cani. Y no, no me he equivocado, están a punto de cambiarle el nombre a la isla.


El caso es que antes de irse de vacaciones la gente planifica todo lo que va a hacer; pero no todos planifican su vuelta a casa. Muchos no son conscientes de que dejar durante unas semanas o un mes la casa vacía puede provocar colonizaciones de cualquier tipo de bichos. Y no, no estoy hablando ni de okupas ni de chorizos. Que tiene que ser la pera, te vas de casa unos días de vacaciones y vuelves y hay un montón de gente tocando la flauta y olorcillo a cigarro diferente: “¡Pasa hermano, como si estuvieras en tu casa!” “Pues claro, como que es la mía. ¡Venga! ¡Todos ahuecando!”. Y allá que van todos al sonido musical de la flauta y los cascabeles. Menosmal que no se dedican a robar por las noches, ¿os imagináis un jipi entrando con sigilo por la noche? “Clinc clinc clinc” “¡Mierda! Otra vez el cascabel” Nadie necesitaría alarmas.


Pues bien, la gente habitualmente no se encuentra con estas cosas; pero más de uno, por no limpiar antes de irse de casa, se ha encontrado con colonizaciones masivas de bichos de verdad. Hubo un hombre que volvía de vacaciones con su mujer, maletas en mano y souvenirs panderetiles, y al intentar abrir la puerta se encontró con un piquete de las cucarachas. “¡A las barricadas chicas! ¡No dejéis entrar!” Y allá que empujaban todas a la puerta. Al final acabó durmiendo en la calle. Por no hablar de aquel que fue a entrar a casa después de vacaciones y le abrió la puerta una bola de pelusa del desierto. “Buenas tardes señor Ramírez, bienvenido de nuevo, ¿un café?” Por lo menos era servicial, algo bueno tenía que tener.


Sí, queridos lectores, es algo que hay que tener en cuenta cuando uno se va de casa durante unos días. Hay que dejar la casa bien preparada, y por lo menos, bien limpia para que cuando vuelvas la mierda acumulada de las últimas semanas, o meses, no se junte con la dejadez de la soledad caseril. Así pues, en estas fechas las parejas ponen a punto su casa y se dedican a limpiar. Se preparan como en la guerra, con cascos y fregonas en mano se dividen la casa: “¡Tú el flanco derecho cariño! ¡Yo cuidaré la retaguardia!” “¡Déjate de retaguardia salido! ¡Estate a lo que tienes que estar y limpia que siempre lo tengo que hacer yo!” “¿Tú? ¡Pero si siempre te escaqueas so fresca!” “¡Habló el trabajador, será el tío jeta! ¡Que llamabas a tu madre para que te lavara los calzoncillos cuando yo no estaba!” “¡Eso es mentira! ¡Sólo era para que me lavara las camisas! ¡Al menos mi madre es más limpia que la tuya!” “¿Quéeégghh?” Y esta es la historia de un bonito divorcio. Luego dicen que las parejas se rompen en vacaciones, y no: se rompen antes de irse. Al final se van para no perder el dinero de la reserva claro. Son esas parejas alegría-de-la-huerta que ves sentadas en los bares sin dirigirse la palabra.


Pero no sólo de limpiar vive el hombre. Ahora con el pavor a que la casa quede completamente desvalijada durante el tiempo de vacaciones, los ciudadanos preparan sus casas para que nadie crea que se han ido. Sobre todo los ladrones. Preparan un sistema de encendido automático de luces en horas clave. “Y ahora enciendo la tele, y ahora la lámpara; y alehop, ahora el dvd” Y ya ves a los okupas en la casa: “¡Joder! ¡Ya me ha vuelto a desvelar el sueño el capullo este encendiendo la tele!” Ese tipo de comportamiento parte de la premisa de que los ladrones de casas son tontos. “Llevamos dos meses preparando el asalto a esta casa, hemos vigilado todas sus entradas y salidas, conocemos hasta las veces que se levantan a mear por la noche, pero hoy justo que vamos a entrar, ¡mierda! ¡Está la luz encendida! ¿Y si no se han ido? Mejor lo dejamos” Seguro que hacen eso.


Hay tal paranoia por el miedo a los robos que un telespectador aficionado al telediario de Telecinco decidió llevarse el mobiliario entero de vacaciones. “¡Así seguro que no me lo roban!” Los vecinos le preguntaban: “¡Qué! ¡Vecino! ¿De mudanza en pleno agosto? Así me gusta, a tostar los muebles al Sol” “Noo, nos los llevamos a Marina d’Or para que no nos los roben en vacaciones” Y allí los ves en el hotel intentando meter el armario de la tele. “Cariño, como no cojamos la suite todo esto no cabe en una doble normal” “Que sí que sí, un poco de hueco y entra todo” “Cariño, en serio, ¿era necesario traerse el piano de cola?” Si habéis visto películas, siempre que hay una mudanza hay un piano de cola. Nadie hace mudanzas sin piano, todo el mundo tiene uno en casa. Y es más, si haces mudanza con un piano de cola, se cae a la calle de la grúa. “¡Te lo dije Paco! ¡Te dije que se caería!” “¡Pues así seguro que no nos lo roban!” La paranoia no tiene límites.


Al final, resulta que es más estresante irte de vacaciones que quedarte en casa. ¿No se suponía que las vacaciones servían para relajarse y olvidar los problemas del invierno? Pues no, hay veces que las vacaciones dan más trabajo que la rutina. ¿Quién no se propone leerse tres libros, acabar de hacer el jersey de punto de la abuela o montar una maqueta? Cuánto jaleo para unos días de descanso.


Posts relacionados:


[Las retenciones]
[La moda de irse a Punta Cana]

7 dicen la suya

  1. Anonymous dice:

    Bien, estoy convencido que dejando un Macaulay culkin en tu casa, permanecera segura. Lo conseguis dejando un caminito desde la calle hasta dentro de tu hogar, en lugar de galletas pones estupefacientes, cuando esta adentro, poom!(ruido de la puerta xD). Asunto solucionado. Morri fijate si te inspira para hacer un post lo del 7 de agosto, que segun los Nostradamus actuales sera el fin del mundo XDDD. Saludos.

    Juan L.

  2. morri dice:

    Juan L: Sería una buena opción, el chico siempre supo como mantener a ladrones a raya. Poniendo películas a todo volumen más los petardos conseguía echarlos. Un crack. Lo del fin del mundo pues lo apuntaré a ver si sale algo. Cada año se acaba el mundo, qué estrés que tienen siempre esta gente.

  3. Boro dice:

    A mi eso seguro que no me pasa. No me voy de vacaciones.

    Aunque para que salgan “bichos” no hace falta irse fuera de casa unos días…

    Uy! Me voy que a mi madre le está sonando el móvil y no lo oye. xDDDD

  4. morri dice:

    Boro: Sí, como se despiste uno un poco con los sprays antimosquitos la casa se puede llenar en un pis pas.

  5. Kitina107 dice:

    Hola!
    Hace meses que leo tu Blog, me río muchisimo con todas tus entradas, FELICIDADES, es un blog Buenissimo =D

  6. morri dice:

    Muchas gracias kitina107 ^^

  7. mudanzas en madrid dice:

    la foto que tienes de portada da un miedo que no dan ganas ni de salir de vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.