Series infantiles: Heidi


ATENCIÓN: Este post está lleno de spoilers. No, no lo he tuneado. Es decir, si no has visto la serie de Heidi y estás otra vez viéndola, hay gente pa tó, no lo leas, porque desvelo cosas de la trama que te van a fastidiar el final. Que nunca se sabe cuando la van a volver a poner, fijo que Cuatro lo pone de aquí a unos días, tiempo al tiempo.


Si hay una serie por la cual se han vertido ríos de tinta a diestro y siniestro esta es Heidi. Sin lugar a dudas. Por alguna razón aún no explicable por ninguna universidad canadiense, el fenómeno Heidi ha sido comentado en infinidad de lugares y ha marcado la vida infantil y mayoril de los niños del mundo entero. Y por alguna razón aún menos explicable Heidi ha sido motivo de cierto tipo de burlas y chistes sexuales que aún no se logra a comprender. ¿Hay algún motivo de erotismo incluido dentro de esa serie? ¿Cuando éramos niños nos ponía ver a Heidi en bragas y camisa de tirantes? Es más, ¿cuando éramos niños nos poníamos? Intentaré descubrir algo de luz sobre este y otros temas de esta mítica serie.


Para poneros en situación, Heidi es una niña huérfana que vive con su tía en Suiza. Su tía dejaba a Heidi con una mujer que estaba más sorda que una tapia para que la cuidase. Heidi estaba un pelín harta de escuchar siempre el Tomate a todo volumen, pero se acostumbró. “Señoraaa, ¡que si me deja ver los Pokeeemooon!” Y la mujer: “¿Qué? ¿Que si ya se me han frito los hueevohh?” Total, un follón. A su tía le sale un trabajillo en Frankfurt, capital de Salsichiera, un paraje muy bonito. Su tía no puede rechazar ese trabajo y como no puede llevarse a Heidi hace lo que todo hijo de vecino hace en cuanto puede: Se la encasqueta al abuelo.


Al abuelo, claro está, eso no le hace ni puñetera gracia, con lo tranquilo que estaba él en su casa con su perro como para que le metan follón con la niña. Pero no tiene más remedio que aceptar. Como la tía no le avisó en ningún momento el hombre no tenía ni un plegatín ni nada para la niña, así que la enchufa en la buhardilla a dormir encima de la paja (encima, no después de, que siempre pensáis mal) y se queda tan ancho. Ahí el hombre se le nota algo picajoso y resentido metiendo a la niña ahí en cualquier sitio, el abuelo estaba todo el día protestando y era un cascarrabias de cuidado. Tenía una voz tan grave que estaba apunto de morir.


Claro, no se puede comparar el ruido que le hace una niña jovenzuela de apenas tres años a lo que tenía él antes que era paz y bienestar. Sin ir más lejos tenía un perro, llamado Niebla, pero para que el perro ladrase se tenían que alinear los planetas. No he visto en mi vida un perro que antes de dar un paso ya ha bostezado siete veces. Ese perro no es que fuera vago, es que tenía sueño hasta durmiendo. Yo creo que soñaba que caminaba tres pasos, se echaba y volvía a dormir. Qué cosa. Claro, no te puede dar más ruido que sus ronquidos. Que no sé como serán los ronquidos de un San Bernardo gigante, pero deben de ser la repera en verso. “GRRrroooooiimmppfffkkkkfff”. Con el eco de las montañas se formaría una…


En fin, que aparte del perro por allí pululaba un niño que se llamaba Pedro, al que Heidi llamaba voz en grito imitando a Penélope Cruz en los Oscar’s. “Peeedrrooooo”. Era un niño travieso y que enseña a Heidi los misterios de la montaña mientras pastan las cabras. La cosa no tiene más sino fuera porque la gente ha intentando encontrar una especie de lío más allá de la amistad entre Pedro y Heidi. En declaraciones de ellos dos se supo que no hubo nada más que una bonita amistad. Y luego dijeron: “No más fotos, no más fotos” Mientras cogían un avión hacia Punta Cana de Luna de Miel…


De entre las cabras sobresalía una que era Copito de Nieve. Que yo la primera vez que lo oí mientras veía la tele, estaba girado y de repente oigo a Heidi: “Ven aquíiii, Copito de Nieeeveee” Yo me giré rápidamente pensando: “¿Qué leches hace el gorila del Zoo de Barcelona en la serie de Heidi?” Luego vi que era una cabrita pequeña a la que habían puesto el mismo nombre que a ese gorila simpático que siempre saludaba con tres pedos al público. Heidi, además, tenía costumbre de hacerse más amistades animales como Pichi, un pájaro que se posaba en la ventana redonda de su buhardilla y le cantaba al oído. Un día se escapó porque estaba harto de que la niña estuviese todo el día: “Canta, canta Pichi, canta con tu salero”. Y ya harto de cantar sin cobrar royalties se marchó en busca de conciertos más lucrativos.


Además, en la montaña Heidi se había hecho amiga de la abuela de Pedro, que era ciega. La abuela le daba consejos como nunca lavarse la cara con aceite hirviendo y cosas así. “Se te pega en los ojos y luego pasa lo que pasa”. La abuela de Pedro era muy buena persona y siempre hicieron buenas migas. Heidi era feliz en el campo, pero un día la tía que estaba en Fricandela la llamó y le dijo que tenía que ir a hacer compañía a una niña pija, y así podría estar con su tía. A Heidi no le hizo ni puñetera gracia, pero se fue a la provincia de Salchichiera patrocinada por Oscar Mayer para estar con la niña pija. Esa niña se llamaba Clara y era paralítica. No sé que tenían en esta serie por la gente con algún problema físico. Si hubiera sido una serie de personas normales, y no de dibujos, ya me veo al actor decir: “Me voy a trabajar en Heidi” Y tú: “Ostras, ¿qué te ha pasado?” O es ciego, o sordo, o paralítico, o manco o le falta una oreja. Madre mía. Todo el mundo jodido en esa serie.


El caso es que Clara no podía andar. Se hizo muy amiga de Heidi porque la niña si algo tenía era carisma, a todo el mundo le caía bien… Menos a la Señorita Rottenmeier. De ahí el patrocinio de Frankfurt, Oscar Mayer, Rottenmeier, todo tiene relación, ¡Rottenmayer! Total, que la mujer era una profesora mal follada que estaba todo el día de mala leche. Esta mujer con gafas y moño retorcido se dedicaba a darle clases a Clara y como Heidi no tenía modales ni nada se sentía frustrada constantemente. Aunque la niña se había hecho muy amiga de la pija echaba mucho de menos a su abuelo, las cabras, el queso que le enseñaba hacer, que todo el día comían queso, que pesadez; y también a Pedro. Total, que el padre de Clara le dice que se vaya a su pueblo que no pasa nada. “Anda, vete ya, y deja de preguntar cosas Padredeclara dime tú y todo eso, qué niña, todo el día preguntando”.


Así que se vuelve a la casa del abuelo donde le esperan con los brazos abiertos, que ya tenían agujetas y todo. Al cabo de un tiempo de estar allí resulta que Clara viene a verla y se queda un tiempo, con tal fortuna que pillan el momento en el que Clara, por fin, vuelve a caminar. Heidi obra el milagro: “Clara, levántate y anda”. Y anduvo. Vaya que si anduvo. Cosa que nos hace concluir un par de cosas: La niña Clara tenía más cuento que calleja y era una vaga que no quería caminar. O dos, Heidi en realidad es obra de la providencia y tiene poderes mágicos. Pero claro, si esa serie la hubieran creado ahora, ¿qué hubiera pasado? Pues que no se hubiera emitido.


Sí, sí. Tal y como lo leéis. Hubiera aparecido alguna asociación de personas de estas con mucho tiempo libre que velan por la inteligencia del público (cuando no suelen demostrar mucha) y dirían que Clara es un mal ejemplo para los paralíticos del país porque daría falsas esperanzas de que si te vas al campo te curas y caminas. Por suerte, en la época de Heidi, no había nadie que nos tuviera que decir que aquello era una serie de dibujos animados y que la realidad no es así. Ya lo sabíamos nosotros.


Fuentes usadas para recordar la historia (qué memoria la mía):


[Heidi]
[Heidi y sus amigos]
[Más heidi]
[Teacuerdas.com]

14 dicen la suya

  1. Nissae dice:

    Haré un inciso;

    En un capitulo van a sacrificar a Copo de nieve por que está raquitica y Heidi y Pedro caen por un barranco porque van a por una hierva especial pa la cabra, pero al final niebla los salva.

    Con ese sufrí mas de nana…

    Ah y mi abuela me borraba los de la señorita rotenmeller (así acabo antes) porque me daba miedo xDDD
    Que grande..

  2. Zuviëh dice:

    Tío, te has pasado esta vez con el post. Madre mía, que no se acababa…

  3. ojos oceánicos dice:

    Me ha encantado. Siempre me había preguntado por las connotaciones sexuales de esta serie y tampoco lograba recordarlo, aunque reconozco que yo no veía mucho estos dibujos porque me resultaba un coñazo la tontolaba de Heidi.
    Yo de pequeña era un traste de cuidado. jajaja

  4. maerbale dice:

    te has pasado con las conclusiones finales sobre la pobre clarita, jijiji…hijo, es que si en medio de tanta desgracia algo no sale bien…no como en “David el gnomo”, que menuda jartá de llorar cuando moría en el último capítulo XDDD

  5. morri dice:

    Nissae: Sí, si es que si se lo hubieran propuesto hacen un thriller que ni Hitchkock o como se escriba.

    Zuviëh: Es que escribo cada tantos días y hay que dar un poco de chicha. Además, contar una serie en dos párrafos no podía ser. Sino, siempre lo puedes leer en cómodos fascículos.

    Ojos oceánicos: Yo es que no le veo ni una connotación sexual, pero Heidi tiene la tira de chistes verdes.

    Maerbale: Algo tenía que salir bien, pero oye, como puede ser que una niña no pueda andar y se ponga un día y ande, o es milagro o es vaga. xDDD Yo de David el Gnomo me acuerdo aún menos xD

  6. Anonymous dice:

    ¿andó?

  7. morri dice:

    Merci anónimo, es anduvo, un lapsus.

  8. Lucía dice:

    Qué recuerdos, magnífico este post, muy divertido.

  9. morri dice:

    Muchas gracias Lucía ^^

  10. Mazarbul dice:

    Pues igual que tú, no le veo nada sexual a la serie. Es más, recuerdo que se escribió alguna tonteria explicando que el abuelo le proporcionaba drogas a Heidi y por qué, pero de lo que yo recuerde haber visto la serie cuando era un monico… ¿acaso la gente le tendrá mania a Heidi? =P

  11. morri dice:

    Mazarbul: Lo de las versiones sexuales son dignas de investigación, lo de las drogas era por la canción que oía el aire hablar y porque el cielo es de este color y tal, total, que daban por hecho que fumaba porros. No tanto como la niña del laberinto del fauno, pero casi.

  12. Anonymous dice:

    Hello , digan lo que digan muchas personas, es una de las mejores series que he visto, a mis 24 años me compre los dvd con todos los capitulos y disfruto viendolos. Son geniales!!!

  13. Anonymous dice:

    Heidi? Cascaras!! como decía Pedro.
    Muchas cosas podría decir de la série japonesa de Heidi. Pues se estrenó dos años antes de nacer yo. Ya de pequeño veía libros, tebeos, muñecas de Heidi y me gustaba, no sé, quizás seria porque mostraban ternura. Ya en el año 87, televisión española repuso aquella serie tan entrañable que marcó tanto a niños como adultos y la que volvieron a sacar marketing, lo cual la hizo ponerse otra vez de moda. Hoy en día ha resugido y se ha convertido en un clásico, se ha emitido en varios países y ha conllevado mucho éxito como en España. Soy un chico de 30 años y no me avergüenzo de decir que me gusta, digan lo que digan o comenten lo que comenten de la serie ya que ponen a los personajes en un lugar como si fueran unos frikis o unos locos. Para mí ver Heidi es como ver Blancanieves o la Bella y la Bestia o la casa de la pradera. Tiene su encanto, tanto en la animación como en el contenido, sobretodo su contenido oculto. Cada vez que la veo, es como si la entendiera más o hubiera algo nuevo en ella. Fué la primera série de Nippon Animation (en aquella época Zuiyo) que se emitió, ya que luego dió lugar a Marco, la abeja Maya o Vickie el vikingo y en los 80 con Dartacan o las aventuras de Willy Fog. Esta productora ha producido séries y películas entrañables (The World Masterpiece Theather). Su director Hayao Miyazaki, que hoy está considerado como el mejor del cine de animación japonés.

  1. 02/09/2014

    […] Por lo visto una noche de borrachera alguien le introdujo el vibrador de trece centímetros de largo y cuando se despertó por la mañana seguía allí. Pero ella ni le echó cuenta. Simplemente se dejó llevar por ese pequeño gustirrinín que permanecía en su cuerpo. No sabía de donde venía, pero le molaba. Cualquier traqueteo en el metro era una dosis de placer. Cuando salía a hacer running por las mañanas cantaba a los cuatro vientos: “Lalalalaaaaghh”. Ahí iba ella, a lo Heidi. […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.