Phubbing: el arte de pasar de tus amigos

¿Qué es el phubbing?
Dices mientras clavas en tu smartphone nueva generación chachiguay-S tu pupila azul.
¿Qué es el phubbing? ¿Y tú me lo preguntas?
Phubbing… Eres tú.
Gustavo Adolfo Becquer, apócrifo

morreo phubbing

“Morreándome con la Vane, ¡flipa nen!” Ya no hay paciencia para publicarlo en Feisbu

Eres tú, sí. Quizás no te has dado cuenta, pero lo has hecho alguna vez. Es la enfermedad del siglo XXI: el phubbing. Os lo traduzco en román paladino a la taza, phubbing es lo que de toda la vida del Señor se ha llamado simplemente “mala educación”. Se produce cuando quedas con un amigo en un bar y le prestas más atención al bip bip del móvil que a lo que te está contando esa persona física, y también táctil, que tienes al lado. Y eso, queridos amigos, está feo.

Hoy en día vemos situaciones como esta muy a menudo. Hay una frase que normalmente sugiere todo lo contrario a lo que se quiere decir, es: “A ver si un día quedamos”. Bueno, en jerga analfabeta es “haber siun % kdamos”. El símbolo del porcentaje está ahí porque es una idea que planto y a ver si se expande. A partir de ahora usaremos el logo de los supermercados para decir día. Inciso hecho, al tema. Normalmente cuando se dice “a ver si quedamos” nunca se queda y nunca os veis. El caso es que a veces eso se cumple y quedáis. Tenéis muchas cosas que deciros aunque hayáis agotado los temas y los emoticonos por Whatsapp. Pero resulta que vais al bar, no tenéis nada que deciros y os ponéis a hablar con Whatsapp con otras personas, ¡para quedar otro %!

madre phubbing

“¡Tu hijo!” “Sí, espera que me están felicitando por Whats”

Debe de ser una atracción magnética y en cada bip, ding ding, “dale a tu cuerpo alegría Macarena” o sea lo que sea que tengáis en el móvil, no tenéis más remedio que cogerlo y contestar. Sin embargo, la otra persona se puede quedar con la palabra en la boca. “Pero tío, te estaba terminando de comentar lo de la enfermedad de mi abu…” “Un segundo, un segundo, que me acaban de enviar una foto graciosísima en el chat de grupo” Después de esto, un juzgado podría absolverte si usas una katana para destrozar el móvil y las manos de tu amigo de un solo tajo. Por justicia y por habilidad con la katana, claro. +5 de fuerza.

Hasta tal punto ha llegado la situación que hay bares que prohíben la entrada de móviles. Los tienes que dejar a la entrada y luego te los devuelven. Bueno, en según qué zona de la ciudad igual dejas el móvil en la entrada y a la salida te dan un Tamagotchi, pero allá tú. Otros incluso realizan juegos como poner todos los móviles en el medio de una mesa redonda y el primero que lo coja paga las copas. Todas. Incluso si son de cristal de Bohemia.

Aunque hay casos tan extremos que nadie considera la situación de mala educación porque absolutamente todo el grupo mira el móvil. Es el phubbing en grupo, que parece algo cochino, pero no. En realidad podría uno pensar que se mandan un mensaje al chat de grupo para decirse: “¡Chicos, ¿quedamos en un bar para ver nuestros móviles allí todos juntos?” Y así se divierten. Luego se pasan tanto tiempo mirando al móvil que cuando se cruzan a sus amigos otro día por la calle no se conocen. “¡Ey qué pasa!” “Esto… Me suenas de algo, ¿te tengo en el Facebook, no?”. El futuro era esto y no nos avisaron.

4 dicen la suya

  1. 13/01/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: ¿Qué es el phubbing? Dices mientras clavas en tu smartphone nueva generación chachiguay-S tu pupila azul. ¿Qué es el phubbing? ¿Y tú me lo preguntas? Phubbing… Eres tú. “Morreándome con la Vane, ¡flipa nen!” Ya no hay pacienc..…

  2. 14/01/2014

    […] Phubbing: el arte de pasar de tus amigos […]

  3. 09/02/2014

    […] es cojonudo. Por eso se ha popularizado y por eso lo usamos diariamente con nuestros magníficos smartphones. Lo que no han sabido solucionar estos maravillosos ingenieros es: ¿Por qué siempre lo metemos al […]

  4. 24/12/2014

    […] último momento. Es el chiste escatológico de hoy. Perdón. Así pues, estos tuiteros haciendo un phubbing que está perfectamente aceptado y es totalmente entendible, nos han informado a todos de las […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.