Dormir la siesta


Siempre he considerado la siesta una pérdida brutal de tiempo, ¿por qué dormir cuando se pueden hacer tantas cosas durante el día? Pero en verano, no sé si por el calor o por los madrugones del trabajo o por ambas cosas acabo echándome alguna que otra siesta. Si se puede. Las siestas lo que tienen es que requieren una fuerza de voluntad extra. A ver quien es el guapo que cierra la ventana en verano y más con el calor apremiante que estamos sufriendo ahora. Que una cosa es que te moleste el ruido de los vecinos y otra muy distinta despertarse en forma de pollo a l’ast remojado. “¡Ëshele má caldito, má caldito!” Que el mundo de los pollos a l’ast se merece post aparte también.


Total, que dormir la siesta se convierte en el máximo de los privilegios sólo dado a aquellas personas que hacen jornada intensiva o esos vagos que no trabajan y encima duermen la siesta. Yo tengo una amiga que está de vacaciones y duerme quince horas. Que a veces la confundo con el gato y le acaricio la barbilla. “¿Te pongo pienso?” Pero qué va. Es mujer mujer y duerme por la noche, se levanta a las 12 y luego se vuelve a dormir a las 4. “Eesss que tenía sueeeñooooaaaooohhhhhhaaahahhhhh” Bostezo kilométrico que además es pegadizo. Dos minutos hablando con ella y caes en un sueño profundo. Ni con Anthony Blake oigan. Que por cierto, ¿Anthony Blake como dormía la siesta? ¿Se autohipnotizaba? “Un, dos, tres, ¡duerme la siesta! ¡Ya! Ahora eres un perro” ¿Luego como se deshipnotiza a sí mismo?


En fin, dudas que surgen así al instante. La siesta en general es un privilegio humano y que además inventamos los españoles. A ver si se creen que somos tontos como los japoneses que para hacer una huelga trabajan más. Nosotros inventamos la siesta, y los días festivos. A ver quién es el guapo que dice que no es católico cuando le digan que luego hay que quitar el puente de la purísima, el del Pilar y la Semana Santa. ¡Todos católicos! ¡Y practicantes! Que siempre he pensado, ¿católicos practicantes? ¿Ponen inyecciones rezando el Padre Nuestro? Total. Que me voy del tema, la siesta la inventamos nosotros porque nacimos cansados y vivimos para descansar.


Después de comer nos invade una morriña que es como una red invisible que nos atrapa y pesa tanto que hace caer los párpados hasta el suelo. Hay gente que dice que se le caen los ojos, pero bueno, si hay gente con ojos de cristal no voy a ser yo quien me meta con ellos. El caso es que cuando caemos en la cama empezamos a pensar, oooh, dormir la sieeesta. Que alegríiia. Esto es gloria bendita, dormir la siesta es el súmum, dormir la siesta es… Entrar en el cielo, dormir la siesta es una orgía orgasmática de los sentidos… Es… Es cagarse en la puta madre del vecino que pone a toda ostia Bisbal, Bustamante y la madre que parió a Camela. No olvidéis que es verano y lo del pollo a l’ast y todo eso. ¡A ver quién cierra las ventanas!


Pero es que eso no es nada. Tenemos a nuestros amigos de Jazztel o de Tele2. Qué majos que son. Sí, ya hablé de ellos no hace mucho dandoos ideas para responderles en esos momentos de jolgorio. Mi padre el otro día fue despertado en mitad de una siesta profunda por esos afables, dicharacheros y bondadosos teleoperadores que con una voz pizpireta nos recomiendan cambiarnos a su magnífica empresa de mierda. Mi padre, afablemente, dicharacheramente y bondadosamente con una voz pizpireta, pero la mar de pizpireta, les mandó a tomar por culo a su madre, a su tía, a los muertos de Chanquete, la abuela de Heidi, el perro de Ricky y la novia de Popeye. A todos juntos con el teleoperador. Y es que la siesta es sagrada.


¿Cuándo aprenderán a que no se debe molestar a nadie cuando está en la siesta? Los gritos más grandes siempre se han oido después de escuchar en plena siesta: “Niño, ¿estás dormido?” ¿¡Coño qué espera!? ¿¡Que sea sonámbulo y conteste: “Sí, estoy dormido, rrrooonkf”!? ¿Hay alguna razón para que las madres nos despierten de esa forma tan cruel? Quizá es para evitarnos el bochorno supremo de recibir las visitas en plena siesta. Os podéis imaginar la situación. Te despiertas amnésico perdido de la siesta, porque la siesta tiene eso, que no te acuerdas ni donde estás. Un día me desperté tan zombi que pensaba que llegaba tarde al trabajo, que era por la mañana, me desperté, me puse el uniforme y cuando miré el reloj me cagué en la madre de Einstein y en su teoría de la relatividad.


Pues bien, te despiertas amnésico, mirando para el frente con los ojos hechos bolas de legañas y ojeras, con los pelos mirando para Burgos y Badajoz, la salivilla por el lado, en calzoncillos medio empalmado por un sueño erótico y la espalda echada para alante. ¿Y que te encuentras en el comedor? Las vecinas tomándose el café de la tarde mientras miran A tu lado. ¿Es eso imagen? ¿Es sana la siesta? ¿Es bueno oir los gritos de las vecinas escandalizadas recién despertado? ¿Hay vida después de la siesta? Y es que después de una siesta en condiciones lo que hay que hacer es pegarse una ducha, despejar la cabeza y mirar primero si hay visitas en casa. Que es la hora del café.

9 dicen la suya

  1. maerbale dice:

    mi siesta de casi 3 horitas diarias es sagrada XD. además es que con el calor me pongo vaga, eso implica tirarme en la cama, y de ahí a quedarme dormida sólo hay un paso, jeje.

    por cierto…qué es el “pollo a l’ast”?

  2. morri dice:

    Maerbale: Eso es verdad, el calor chafa y provoca más siestas de las habituales, pero… ¡3 horas! ¡Madre mía!

    Los pollos a l’ast son unos pollos que les meten un palo por el culo y los asan mientras dan vueltas junto a muchos otros pollos más y se venden que no veas los domingos que la gente no tiene ganas de cocinar. Aparte de que están muy buenos. Pensaba que había por toda España pero a lo mejor es cosa de los pueblos de playa de por aquí. Vete a saber.

  3. María* dice:

    supongo que lo de pollo a l’ast es mas de sitios como cataluña y valencia…
    en el resto se llamaran pollos asados simplemente:P

    yo soy de siesta tambien… a ser posible todos los dias al menos una horita…

  4. maerbale dice:

    claro que aquí también hay pollos a “l’ast”…pero como dice maría, simplemente les llaman pollos asados, jeje

  5. vicenta la truculenta dice:

    lo que es horroroso en las sobremesas de verano es estar un poquillo borracha y no tener donde echar una tumbadita de por lo menos media hora…. aggg, miedo me da pensarlo…

  6. morri dice:

    María, Maerbale: Pues sí xDDD Aquí les llamamos a l’ast, será eso del hecho diferencial xDD

    Vicenta la truculenta: Es un problema eso, no hay nada mejor para la resaca que una cabezadita, siempre y cuando no sea encima de algún transeunte de la calle…

    Por cierto, ¿detrás de vicenta está Ozeluí :O ?

  7. Anonymous dice:

    sinceramente sabiendo como voy ultimamente yo kreo k si me exara la siesta ya no me despertaria asta el dia siguiente. Bueno no, me despertaria a la hora de cenar!!

  8. Anonymous dice:

    Seré yo más rara que nadie, porque no tengo costumbre de echar la siesta… es más, cuando por alguna razón la he echado, juro que será la última porque me despierto de un mal humor que te cagas, con fatiga y más cansada que antes… Así que decido aprovechar el tiempo y eso, hacer otras cosillas…
    De todas formas yo soy de dormir poco, me acuesto tarde, me levanto temprano… en fin, a veces me gustaría dormir aunque fuera un solo día como tu amiga, pero es que… ¡No puedo!!! Xfa, pregúntale como lo hace…
    Por cierto, aquí en Cádiz los llamamos pollos asados, aunque dicho en catalán también se entiende. ;)

    Salu2,

    Susana.

  9. Anonymous dice:

    Viva la siesta!

    P.D: En melilla tb es Pollo a l´ast aunq no se si b se ecribira asiXDD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.