Las comuniones


Como muchos sabréis, esta época de Mayo y Junio, en la época más primaveral, es el espacio temporal más dado a ciertas celebraciones, como pueden ser: las bodas… Y las comuniones. De las bodas ya he hablado más de una vez y no tienen más misterio, hay dos personas que se casan, que deciden vivir juntos durante un tiempo indefinido como los contratos de las ETT’s. Es decir, muchas promesas de futuro, firmas un contrato infernal, y a los pocos días te ves en la calle sin un duro.


Pero en fin, no vengo a hablar de las bodas. Sino de las comuniones, que es como casarte, pero con el Altísimo. Es el momento cumbre de todo católico que se precie ya que es el momento en el que te comes la Santa Hostia, con perdón, y te haces inmortal de alma. Eso es la teoría de la comunión, así a grandes rasgos. Pero… ¿Los niños saben todo eso? Es más, ¿los padres lo saben? Y aún diría más. ¿Le importa a alguien de todos lo que la hacen?


La verdad es que la gente no hace la comunión por sus creencias en Dios o en la Iglesia, o en ambas cosas a la vez. Que suelen ir de la mano. Aunque las iglesias todos los días están lleeeenas de gente, los que hacen la comunión no es que sean muy “practicantes”. Que es lo que dice todo el mundo: “No, yo soy católico, pero no practicante”. Es como decir: “Yo fornico mucho, pero en realidad me mato a pajillas”. Pero bueno, no vamos a entrar en lo que cree la gente y lo que no. O también otra frase típica: “Yo creo en Dios, pero en la Iglesia no”. Que es como decir: “Yo creo en los elefantes, pero no en las trompas”. Lo mismo.


Los niños, que son los grandes protagonistas de la historia, hacen la comunión por una razón clara: Los van a colmar de regalos, tanto, tanto, que no van a caber en casa. “Manolito, ¿tú crees en Dios?” Y Manolito responde: “Sí, mucho, mira cuantos regalos me han dado…” Digamos que esta sería la esencia real de estas celebraciones litúrgicas. Los regalos no suelen variar mucho, te regalan 20 estuches con escuadra, cartabón, transportador de ángulos y compás…


Luego, treinta relojes despertador, alguna cadenita, algún reloj, esto ya abunda menos… Y luego te suelen regalar un álbum de fotos con un niño de rodillas rezando, para guardar las fotos del gran día. Cuando eras niño y veías por fin un sobre con dinero suelto para que te compraras la consola anhelada, entonces era cuando llegaba tu felicidad… “Por fin alguien sensato…” Pensaban todos.


Pero no todo en la comunión son los regalos, pensad que antes de hacerla tenías que ir a catequesis. Ojo, dos años de catequesis. Un lugar idílico en el que te enseñaban canciones como “Mans a les mans”, te aprendías el Credo, los diez mandamientos y hacías dibujitos. Ahí se suponía que aprendías lo que era la religión católica y en realidad los niños estaban esperando la hora de irse preguntando todo el día: “¿¿Y los regalos quee…?? ¿Cuando vienen?” Ya se sabe, los niños…



Después de pasar esa época infernal en catequesis, por fin llegaba el día de confirmar tus creencias, en una misa de la cual los niños pasaban, los padres se emocionaban y el momento cumbre consistía en que te daban una hostia. En el buen sentido de la palabra, a ver si os pensáis que el cura iba pegando tortazos a diestro y siniestro… Aunque algunas caras que ponía según lo que hacían los niños, era de: “Uy si os hubiera pillado 30 años antes…” Pero bueno, salimos vivos.


Además, las vestimentas que llevábamos todos eran dignas de estudio. Las niñas iban como si se fuesen a casar, con unos trajes de princesa de cuento que te tiraban para atrás. Todos los niños: “Ay que ver, que buena se está poniendo la Tere”. Y otro: “Sí, mira, parece que le salen las tetas”. Qué le iban a salir, con 8 años, los niños ya estaban hormonados antes de la pubertad y todo. Y luego estaban los trajes de los niños, con el clásico marinerito que era una auténtica putada para el susodicho. Porque no se ha visto traje más hortera que el de marinerito de la comunión, las comparaciones con Cateto a Babor, son odiosas.


Una vez acabada la ceremonia de la iglesia y ahostiados, nos íbamos a la fiesta. La fiesta más grande que puede tener un niño, es como un cumpleaños pero a lo bruto. Vamos, el equivalente a las despedidas de soltero cuando eres mayor. Pero claro, sin stripper y con ganchitos. Una fiesta rodeada de niños, mezclando coca-cola con fanta naranja y fanta limón, todo junto, mojando el ganchito dentro del vaso, mojando hasta las gambas, que ahí es donde se inventó el cóctel de gambas… Y luego todos en esa borrachera de felicidad se hinchaban a comer y beber hasta que no se podía más.


Y en fin, esto era la comunión, por lo menos en mi época… Ooh, que mayor soy. Después de hacer la comunión, todos los niños se comprometen a ir a misa cada domingo, sin faltar, y portarse bien y católicamente para toda la vida… ¿O no?

14 dicen la suya

  1. Anonymous dice:

    Me ha llegado al alma tu descripción. Bravo. Hace dos semanas justo fue la comunión de mi prima y… vaya tela. La mía fue más humilde, en casa. La de ella en un cacho de restaurante del 15 con cada pijada… dios!! jajaja.

    De verdad… bravo, qué arte a la hora de comentarlo.

  2. morri dice:

    Muchas gracias ^ ^

  3. elizabeth dice:

    Si si, yo me comprometí a ir a misa cada domingo durante el siguiente mes (junio), luego ya era veranito y ya se sabe que la playa tira más que una ostia, jeje

    Ciertamente la comunión que describes es de nuestra época (hace 10 años aprox.); ahora los niños reciben como regalos iPods para escuchar las canciones de iglesia, PSP para jugar con Dios, ordenadores portátiles para escribir el diario personal de la 1º comunión…. Es otra historia!

    Ni que decir que yo hice la comunión por la fiestorra de después. No veas como quedó el vestido de “mini-novia” en el parque de atracciones!!!

    Saludetes, Morri! ;)

  4. Misslucifer dice:

    Dices “O también otra frase típica: “Yo creo en Dios, pero en la Iglesia no”. Que es como decir: “Yo creo en los elefantes, pero no en las trompas”. Lo mismo.”

    Yo no soy creyente ni muchísimo menos, pero me parece que estás equivocado, creer en Dios es compatible con no creer en la Iglesia, y por eso mismo, lo es ser catolico y no practicante.

    Que ambas cosas sean muy parodiables es otra historia :-P

  5. morri dice:

    Se ha “tecnologizado” la comunión Elizabeth, hasta ahí ha llegado xD

    Miss Lucifer, quizá debería haber puesto “Yo creo en Dios, pero en las religiones no”, que así quedaba más claro jajaja Que yo creo que si tu crees en un Dios que te inventas tú todo el mundo creería en una imagen que se inventa, con lo cual, credibilidad: nula.

    Todos a adorar el monstruo del spaghetti volador entonces.

    Saludos. (P.D: Sí, es parodiable, pero no se pueden herir sensibilidades, si no ya hubiera hecho yo otro tipo de posts).

  6. Anonymous dice:

    dices en el comentario: “Que yo creo que si tu crees en un Dios que te inventas tú todo el mundo creería en una imagen que se inventa, con lo cual, credibilidad: nula”
    pues en mi opinion (aunk soy ateo convencidisimo, asi k no tngo muxa idea tampc xD) al fin y al cabo todo el mundo kree en su propio dios, no seria el 1º cristiano convencido k oigo decir: no pero eso d k la lujuria es pecado es 1 tonteria…xD. dice 1 frase famosa k los humanos inventamos dioses pork necesitams kreer k nuestra vida no es tan vana, y en mi opinion cada creyente (sea de la religion k sea) tiene su propio dios, adaptado a su propia forma de pensar, y de entender el mundo y la etica, aunk 1 persona asegure ser kristiana, seguro k su idea d dios no es ni parecida a la del papa… y x cierto, toavia no he conocido a nadie d menos de…60 años k hoy en dia krea en la iglesia jeje
    x lo demas wenisimo tu blog, lo leo desde hace tiempo y me he enganxao xDD tienes 1 don para encontrar las peculiaridads t cada cosa

  7. mateo dice:

    ejem ejem. perdona que lo diga, pero los que creen en alá, también creen en diox, asi que la idea de ”yo creo en diox, pero no en la iglesia”, puede ser totalmente válida
    :P

  8. morri dice:

    Sí, aquí en los comentarios ya lo he dicho, que quizá debería haber dicho, “creo en Dios, pero no en las religiones”, que sería la frase correcta, pero vamos, como se hablaba de la católica por eso creí mejor ponerlo así.

  9. mateo dice:

    vale, ya puse de donde saqué lo que copié de TU blog, pero esque es tan bueno…
    …y lo que seguiré copiando jiijiijjijj

  10. La Princesse dice:

    Además de lo que ya has dicho, en mi época, que será la misma mas o menos, era la moda de regalar la típica bola del mundo con luz por dentro. Un objeto decorativo a la par que práctico como pocos existen…

  11. morri dice:

    Siiii la princesse!!! La has dado!! Jajajaj, se me había olvidado completamente, pero tenía que haberla puesto XDDD
    Qué grande la bola del mundo con luz interior, para que pudieses seguir estudiando los paises por la noche incluso! XDDDD

  12. La Princesse dice:

    Y… (esto ya es muy friki)recuerdo que tambien me regalaron un juego consistente en una especie de platos de plástico con elástico por detras para meter la mano y velcro fosforito por el otro y una pelota tipo rugby pero blandita de los mismos colores fluorescentes (Rosa y verde, estilo rotuladores).

    No se si esto era la moda unicamente en mi colegio pero el caso es que entonces era lo más y por supuesto, como cualquier articulo de este tipo que se precie, acabó olvidado pocas semanas despues.

    Aaaay… la infancia. Ese mundo lleno de tópicazos y cosas cutres con el que se podrian llenar libros y libros… Al menos con la mía.

  13. sindy... dice:

    bueno… por lo menos estamos de acuerdo en que “las primeras comuniones” no se deberian realizar cuando estamos hechos unos niños o por lo menos.. cuando no tenemos la suficiente conciencia de lo que estamos haciendo…aunque creo que otros … jamas la tendran bueno…entonces que te pregunten si quieres ser bautizado… cuando eres todo un be be .. si quieres en realidad esa relgión…?

  1. 18/10/2012

    […] común con esta. Yo he visto críticas que eran capaces de retrotraerse a detalles del vídeo de la primera comunión de su primo segundo. “[…] Con movimientos de cámara que recuerdan el convite mientras los […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.