Objetos míticos: Las pelotas de Nivea


Recupero la serie de objetos míticos de nuestra infancia para hablaros del balón de Nivea, no es por hacerles publicidad gratuita, pero estas pelotas marcaron la infancia de muchos chavales de las costas de toda España. Supongo, por lo menos en mi pueblo caían balones, eso está claro.


Era impresionante, de repente, en mitad de una mañana soleada en pleno agosto. Los cuerpos tostándose al Sol cuales pollos al ast vuelta y vuelta, y un pequeño avión, o helicóptero, o pájaro, o Superman; aparecía de repente en el cielo lanzando balones al agua como el que saca churros. A cascoporro. No eran balones normales, no. Eran balones de Nivea, esos balones que no los cogías, sino que los abrazabas.


El caso es que no caían en la playa, no. Caían en el mar. Y bien lejos, que algunas veces caían en la boya, y dices, ahí va a ir tu padre mamón. Pero siempre había alguien que iba, era el típico que se tiraba al agua y nadaba. Hasta el infinito, que te preguntas, ¿donde irá? Pues a buscar un balón Nivea, David Meca empezó así. Eso cuando no había peleas entre padres heroícos que querían sacar una pelota para sus hijos. Son los mismos padres que se pelean por un caramelo en la cabalgata de Reyes, y los mismos que si pegan a su hijo en el colegio van a pegar al padre del niño agresor. Pues esos. Menudas luchas por un balón con el que se podía jugar a… Se podía jugar a…


¿Se podía jugar a algo con los balones de Nivea? Es decir, aparte de abrazarlo y tirárselo a otra persona a la cara y darle con el pitorro en el ojo. Que por cierto, ya es difícil con lo grande que es la bola, que te dé con el pitorro, pero bueno, pasar pasa en las mejores familias. Aparte de eso, ¿eran útiles para algo? Porque jugar a fútbol va a ser que no, necesitarías una portería increíblemente grande, que la playa da, pero vamos, con lo que vuela la pelota… A basket menos, a ver como metes eso en la canasta. ¿Y a golf? Pues imaginaros por un momento a Tiger Woods jugando con una pelota de Nivea, cómico sería un rato, pero no metería la bola ni desinflándola.


Eso sí, la pelota de Nivea servía sobre todo para ir pasándola de mano en mano por toda la playa, y a ver donde llegaba. Al final acababa sus días con algún gracioso que la pinchaba con un granito de arena, o lo que fuese. Pobre pelota Nivea. Quien tuviera una ahora.


Otros posts de la serie:


[La BH California]
[Los plastidecor]

8 Respuestas

  1. pepo_c dice:

    De aquí proviene la famosa frase “tengo la cabeza como un balón de nivea”.

  2. Sara dice:

    Lo peor de todo era cuando estabas tranquilamente tumbada y la pelota se iba volando y tenías que salir corriendo detrás de ella.

  3. tunena dice:

    vaya feo el pepe este xD yo con estos balones tuve mis primeros juegos eroticos sin saberlo, daban pa muxo…. y mu bonito el pollo con el bikini, t ha faltao mi patata… “foio con patatas”

  4. josera dice:

    ¿Y lo bien que te lo pasabas cuando tenías que hincharlo porque se quedara flojo? Yo me acuerdo que con el tamaño que tenía, era media hora soplando que al final te quedabas…

  5. morri dice:

    Cuando acabé el post pensé que me faltaba lo de soplarla jajaja, pero al final no sabía donde meterlo XDDD

  6. Felipe dice:

    ohhh q clásico la pelota de nivea :D
    siemper la llevaba a la playa pero los ultimos años ni la hinchaba, aún así no podía faltar en la bolsa de la playa :)

  7. Anonymous dice:

    Estoy DESESPERADA por encontrar una pelota de nivea, dónde puedo encontrarla???

  8. Checo dice:

    Yo tengo una pelota de nivea. Y si la verdad eran inservibles pues no se podia jugar con ellas, ni volibol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.