El día que casi me ahogo de la manera más tonta

casi me ahogo

Si me hubiera pasado con esto, lo tenía bien merecido por buscármelo

Si alguien sabe bien cuánto se la juega cada vez que pega un bocado a un alimento este es George Bush Jr. Una galleta aparentemente inofensiva estuvo apunto de cometer un magnicidio que, todo sea dicho, pudo haber salvado miles de vidas en Irak o Afganistán. Cualquiera puede pasar por este mal trago, nunca mejor dicho.

Sin ir más lejos, una noche fría de Octubre acudí a un restaurante de la capital gerundense a disfrutar de unos maravillosos manjares en buena compañía. Había ido varias veces a aquel restaurante y todo parecía la mar de normal. Pedí una pizza, ingenuo de mí, pensando que no me haría daño y que además estaría buena. Y sí, estaba buena, pero aunque parezca mentira las pizzas también pueden ser muy malaputa. En un descuido, mastiqué su corteza crujiente y un trozo pequeño pasó antes de tiempo tras la lengua, alcanzó la epiglotis y el muy hijo de puta se quiso ir para la traquea. ¡Sálvese quien pueda!

Empecé a toser primero tímidamente para no dar la nota en el restaurante y poco a poco, conforme se iba encendiendo mi cara del color del culo de un mandril saliendo del Arny, me puse a toser más y más fuerte. Mis amigos y compañeros de mesa me miraban estupefactos. Con cara de: “Pues no se está ahogando el tío”. Y yo seguía debatiéndome entre la vida y la muerte con un trozo de pizza en la boca y las lágrimas saltando a borbotones: “Mira que si voy y me muero aquí con una maldita pizza, qué manera más tonta, joder”. A esto que de repente vi la luz. Al final del túnel. Me cagué vivo, oiga.

Y allí estaba yo, intentando regurgitar el puñetero trozo de pizza a base de esputos de diversa consideración haciendo un concierto que mantenía a todo el restaurante en vilo. Había alguno que sacaba la cámara de vídeo por si montaba una snuff y se sacaba una pasta en el mercado negro. Pero yo seguía a lo mio y la luz me llamaba. Oía una voz al fondo y una mano que me indicaba el camino. Una luz cegadora que no me dejaba ver un pijo y la voz dulce me decía: “Veeeen, veeen para acá mocetóooón” Y es que el cielo está lleno de beatas salidas y dicen mocetón. Y seguía: “Veeeen, veeeen” Y grité: “¡Coño déjame en paz que no ves que me estoy ahogando! ¡No puedo!” Y se apagó.

Volví al mundo consciente viendo como mis amigos debatían si era bueno o no dar palmadas en la espalda para desatascar el estropicio. Ya había quien apuntaba al boca a boca o a usar la maniobra de Heimlich, ojo al tecnicismo, y sacar el demonio que llevaba dentro. También animaban con pompones de cheerleader: “¡Tose! ¡Tose más! ¡Tose por tu madre!” Mientras debatían y hacían perfomances raras yo me moría, claro. Pero por desgracia para las beatas yo conseguí hacer un esfuerzo extra, tosí para que lo oyeran hasta a tres kilómetros a la redonda y saqué el maldito cacho de pizza que quedó clavado en la mesa cual estrella ninja. Así que mientras me secaba las lágrimas, pedí disculpas a mis compañeros de mesa por el espectáculo que había dado y sobre todo les di las gracias por su ayuda inestimable. No movieron un dedo. ¿Nadie grita hay un médico en la sala cuando es necesario?

Claro que no, porque absolutamente todos los comensales de mi mesa, excepto yo, eran estudiantes de Medicina. Cómo está el tema de los recortes que llegan hasta la Universidad

10 dicen la suya

  1. fossie dice:

    Chico, parecia el programa ese de 1000 maneras de morir.

    Me alegra que no pasara a mayores pero a tus compañeros de mesa dales un capón… vaya médicos!!! estamos apañados!!!

  2. morri dice:

    Jajajaja, estaban pendientes de qué hacer, si actuar o no; o si podía salvarme por mí mismo. Por lo visto los ánimos surtieron efecto. Pero se pasa mal, la verdad. Empecé a hacer coña en cuanto recuperé el habla, pero se pasa mal.

  3. jane dice:

    Morri, ni se te ocurra seguir esas luces de mal agüero, ni aunque te llamen mocetón, que aquí te tenemos en alta estima. A masticar bien, a no hablar ni reírse mientras se come y a mandar a tus amigos a un cursillo de técnicas reanimadoras.

  4. morri dice:

    Guardaré tus recomendaciones como oro en paño :P A ver si practican la maniobra de Heimlich por si vuelve a pasar, no es plan.

  5. Rocio dice:

    Interesante, yo también estudio Medicina y una de las cosas por las que nos regañan a menudo es porque no actuamos rápido y preferimos pensar en la teoría.

  6. opendoor dice:

    Morri, me “matates” con este cuento. Ni modo de pensar la escena, de verdad que fue muy gracioso (lamento decirlo así, pero no encuentro más cómo decírtelo).

  7. edgar dice:

    No puede ser morri, a punto estuvo el universo de alinearse y finquitar tu existencia, si en caso hubieras dejado este mundo — Bankia no quiera —, habría hecho un sacrificio, como homenaje para ti, habría abandonado el mundo cibernetico… por una hora, y como bonus track me habría creado una cuenta en Facebook

    Nota: “…Así que mientras me secaba las lágrimas…”, jajajajjaja esta frase casi me mata XD!!

  1. 08/11/2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Si me hubiera pasado con esto, lo tenía bien merecido por buscármelo Si alguien sabe bien cuánto se la juega cada vez que pega un bocado a un alimento este es George Bush Jr. Una galleta aparentemente inofensiva estuvo apunto…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *