Secarse las manos en un lavabo público


A algunos les ponen tele
porque saben que tienes para rato

Todos nosotros en algún momento de nuestra vida hemos regado al señor Roca o liberado al monstruo que todos llevamos dentro en un lavabo público. Una vez realizada alguna de estas escatológicas tareas, nos hemos lavado las manos. ¿Todos? Puede que no. Que a veces sale alguien de dentro de una taza… Bueno, del habitáculo, no de dentro en sí, que no estamos en Trainspotting. Total, sale alguno con el papel de water colgando del pantalón y ni se lava las manos ni nada. Luego se encuentra a un colega y le da la mano: “¡Qué pasa tío!” “Ostras, tienes las manos mojadas” “Sí, es que acabo de salir del lavabo” Y el pobre incauto piensa que es agua.


Porque lo normal al salir de un lavabo es tener las manos mojadas porque no hay nadie que tenga los santos huevos de secárselas en condiciones. Es el sino. En tu casa tienes tu toalla, pero si en un lavabo público ponen una no es lo mismo exactamente. Yo fui una vez a un bar donde tenían una toalla en el lavabo. Fui a secarme las manos y me mordió. En serio, me mordió. Peor fue un amigo mío que se lavó la cara y ahora le llamamos El Portugués. Le tuvimos que hacer un par de agujeritos en los ojos y en la boca para que pudiera seguir su vida, eso sí, como un toallero andante.


Por suerte no todos los lavabos públicos tienen toallas para secarse las manos. Te las puedes secar también con unas toallitas de papel que salen una a una de un expendedor. Que eso está muy bien. Sacas una, se queda mojada enseguida, absorbe… Pero estaría mucho mejor que hubiera. Es decir, el expendedor está, pero otra cosa es que haya toallitas. Realmente creo que esos expendedores son en realidad objetos de decoración. Como la cadena del water. Sí, porque cuando uno entra a un lavabo público y levanta la tapa, es para pensar que la cadena es un auténtico adorno.


Pero sin duda el elemento secante de un lavabo público más interesante es el secador de manos eléctrico. ¿Alguien, alguna vez, ha conseguido secarse las manos con ellos? Pones las manos debajo y ves pasar el tiempo. Esos secadores no secan, lo único que hacen es empujar las gotas. Y terminas viéndote a ti mismo animándolas: “Vaaamos, hacia fuera de la mano, sí, venga que puedes, ¡ánimos! La gota de la izquierda adelanta a la de la derecha y síiiii, ¡casi secado!” Pero sales igual: con las manos mojadas.


Porque para colmo hay dos tipos de secadores de manos eléctricos: los de botón y los que detectan tu presencia.


Los que detectan tu presencia son muy modernitos, no hacen apenas ruido y quedan muy cucos, oish, o sea, en un bar de diseño. Pero tienen un problema, la detección es, siendo generoso, justita. La situación suele ser la siguiente: pones la mano cerca del secador, no se enciende, miras hacia ambos lados, miras la máquina, ¿no habrá botón y no lo he visto, no? Vuelves a poner las manos y parece que se enciende, estás tan cerca del secador que te quema el aire, bajas un poco las manos y se para, vuelves a subir y te quemas, bajas y se para, vuelves a subir y te quema, bajas y se para… ¡A la mierda salgo con las manos mojadas!


Los de botón están muy bien porque duran los suficiente para que tus manos se puedan secar y permiten evitar al típico tío plasta de los lavabos públicos. “Sí, porque el otro día me fui a Lux… PRRORAOOOMMMMMMMM BBRRMMMMMMMMMM” Y tú pones a secar las manos mientras sonríes condescendiente: “Sí, sí, me importa una mierda y además ya no te oigo”. El problema sigue siendo el mismo, no seca nada, pero al menos puedes evitar situaciones incómodas y tienes más rato para secarte. Normalmente lo que pasa es que no tienes la suficiente paciencia y terminas abandonando el lavabo pasando disimuladamente las manos por los pantalones. “No se notará”. Y lo primero que verán todas las chicas del bar serán tus dedos tatuados en agua en el pantalón.


¿Queda, pues, algún reducto de esperanza para poder salir de un lavabo público con las manos secas? Pues sí. Se puede. Gracias al papel de water. No el que has lanzado sucio dentro de la taza, eso no sería muy adecuado. El rollo de papel de water es la salvación total a la hora de secarse las manos. Seca, hay rollo casi siempre y con suficiente cantidad para que no te queden las manos mojadas. Hay un ligero problema: a veces se pueden quedar trozos de papel pegados a la mano y terminas saliendo fuera con ellos. Con lo cual no sabes si es peor saludar a alguien con la mano mojada y que te mire con desconfianza, o saludar a alguien, dejarle el papel de water pegado en la mano y no te salude nunca más.


Por eso, al final, todo el mundo sale con las manos mojadas del lavabo.

Di la tuya

  1. 05/11/2014

    […] detección automática de movimiento terminan conteniendo más gotas en la tapa del water que los lavabos con luz con interruptor convencional. Al parecer, el hecho de que la luz se apague en un momento […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.