Cómo espantar a un ligue de una noche

Cómo decírtelo, lo nuestro sólo
ha sido cosa de una noche.
Loca. Muy loca.
Los domingos por la mañana pueden ser muy conflictivos si al despertarte, giras la cabeza y te das cuenta que anoche ligaste con un descendiente de los abismos más profundos de Mordor. Un giro de guión loco muy habitual en una comedia de humor de sobremesa de Antena 3, pero es domingo, qué queréis. Sea de Mordor o de Rivendel, tienes claro que ese ligue es de una noche y la cosa se ha de terminar ipso facto; pero no sabes cómo decirlo. Esa persona se ha puesto un pelín cariñosa y va a ser complicado decirlo de forma suave, así que no hay nada como asustar para que salga huyendo y se vaya diciéndote: “Tranquilo, ya te llamaré yo”. Y no vale asustar con una careta de orco que a lo mejor te toma por un familiar y se queda.
Así pues, os traigo frases y situaciones que pueden ser completamente infalibles para espantar a alguien de por vida. Aunque si a alguna de ellas os responden de forma inesperada podéis ser vosotros mismos los que gritéis por la ventana socorro sacadme de aquí por la gloria de vuestra vida. Como mínimo.
No se quiere girar.
Por si acaso.
Por ejemplo puedes atacar directamente con esto: “¿Por qué no echamos otro polvo ahora sin condón? Quiero tener un hijo contigo. Ahora.” Ten en cuenta que una persona normal huiría, pero puede que no hayas ligado con una persona normal. Así que esta versión contiene sus riesgos. Te puede decir “¡ven pacá mocetón y tengamos gemelos!” O bien ser ella la que te quiere asustar y te diga: “Tranquilo amor de media noche, ya me encargué de pinchar los condones antes de acostarnos. Seremos muy felices los tres. Muá.” Y por tu mente pasa la película de tu vida con anuncios de Dodotis intercalados.
Hoy que es el día de la madre se puede aprovechar para usar el factor mamá. Ya que aún no puedes usar el fantástico “mi madre cocina mejor que tú” que siempre puede ser respondido con un “pues cocina tú so vago” ; ya que quieres espantar a ese ligue de la noche anterior, qué mejor que decirle esto: “A mi madre le encantarás en cuanto te la presente, vamos, está aquí, en la habitación de al lado”. Y despiertas a tus padres y los das a conocer a todos despeinados, con legañas y con mala leche. Para acabar lo rematas con un “Ala, ya te puedes poner la ropa interior e irte” y no verás más ese ligue.
Si todo esto no funciona siempre puedes usar la carta de las enfermedades venéreas. Como por ejemplo: “Me alegro que el herpes no se haya notado, hubiera fastidiado todo el polvo”,  “¿Notas un picorcín, cariñín?”  o “¿Sabías que la sífilis sigue existiendo? Pues pronto lo sabrás” Seguramente no vuelvas a saber nada más de esa otra persona… Al menos hasta el día de la vista oral del juicio por susto de muerte. La cosa puede volverse en tu contra si resulta que es ella la que te había ocultado cierta información primordial. Y encima se ofrece a hacer guardias en el hospital mientras te curas. 
El auténtico experto
en echar ligues
Si aún así, tu ligue sigue manteniendo las ganas de estar al lado tuyo, a lo mejor resulta que es el amor de tu vida. O es una auténtica tarada. Puedes probar a compararla con alguna ex: “Me ha venido a la mente mi ex, aquella que tenía esas tetas tan bonitas, mmm, y me hacía uffff, no te ofendas, tú no estás mal pero ella… Uf” Si eres chica puedes probar con: “Mi ex, aquel sí que tenía un pollón como mandan los cánones, ay, qué recuerdos de cuando me pusieron puntos en la boca”. Esta opción es un poco cruel, porque os mandarán a la mierda; pero luego querrán hacer que cubráis los gastos del psicólogo.
Sino, puedes esperar a la hora de comer, seguramente os habéis despertado tarde y se empeña en que comáis juntos, cuando te pregunte cómo te gustan las patatas repite sutilmente: “Con mucha SAL, de la marca DEAKÍ, ¡SAL DEAKÍ!” Como dejándolo caer. Ya que no puedes afrontar fácilmente el momento de echarla, utiliza el ingenio. ¿Que te pregunta como te gusta el café? SOLO, MUY SOLO. ¿Que cómo te gusta el entrecot? HECHO. De hecho te ECHO. Quizá no entiende nada. Quizá gritas mucho. Quizá se va. Quizá en este punto estás más tarado tú que ella.
A estas alturas el objetivo debe de haberse cumplido. La otra persona ha huido. Tú has quedado o bien como un loco, o bien como un enfermo; pero al menos no has quedado como un cabrón. No se puede tener todo.

9 dicen la suya

  1. jane dice:

    ¿Y si simplemente le dices "Fue bonito mientras duró. Adiós. Cierra la puerta al salir"?

  2. morri dice:

    Mucho mejor Jane, ¡pero no da para un post entonces! :P

  3. Najat Talha dice:

    jajajajajaja alomejor si es tu alma gemela… aunque las posibilidades de que eso ocurra… xDxD me he reido bastante.

  4. Calintz Jerevian dice:

    Lo mejor es ir a su casa y cuando acabe el momento locura sexual salir de estrangis, como el maestro Barney Stinson dicta… xD

  5. morri dice:

    Najat Talha: Me alegro de que te haya gustado! ^^ Una alma gemela una noche loca difícilmente, pero cosas más raras se han visto!

    Calintz Jerevian: Y dejar una nota con el nombre de Ted Mosby. "¿Quién es Ted Mosby?" Es infalible.

  6. mantenimiento informatico madrid dice:

    hola.
    Yo no sabria que hacer.
    1 saludo

  1. 10/07/2013

    […] no es que sea aquí la mejor persona del planeta, a lo mejor algún ex-ligue opina lo contrario; pero si puedo evitar el asesinato de un bicho casero como una mosca lo evito. […]

  2. 10/01/2014

    […] que si los humanos hiciéramos lo mismo” Pues no os creáis. La gente sale los sábados para ligar y a ciertas horas de la noche hay más de uno y más de dos meando por las esquinas. Y vomitando, […]

  3. 26/06/2014

    […] puede que seas de esos a los que les entra la paranoia. Imaginad por un momento que os lo dice un ligue de discoteca de una noche. En pleno acto sexual te suelta: “¿Y si es niño qué te parece […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.