Sólo salgo un rato y después para casa


“Oye, tu amigo ese que no iba a salir está colgao eh”

Hay días que uno no tiene ganas de salir, que simplemente no apetece o que tienes faena que hacer al día siguiente. Esas cosas que suceden a veces un sábado por la noche, no tienes ganas. ¿Para qué? Se está bien en casa, vagueando, calentito o durmiendo. Pero al final decides salir un rato aunque sea por hacer vida social. Entonces, cuando te diriges a tus amigos les dices: “Ey, que solo salgo un rato y después para casa”. Ese día acaba con una fiesta de tres pares hasta las siete de la mañana y una resaca de campeonato. ¿Por qué?


Es probable que universidades canadienses estén estudiando este fenómeno del “solo salir un rato y para casa”, pero aquí en El mundo está loco, sin subvenciones estatales ni nada por el estilo nos lanzamos a la busca y captura de la VERDAD. Sí, la VERDAD, en mayúsculas. Que nos hará ver qué fascinantes conexiones neuronales suceden en los cerebros de las personas que dicen no salir y terminan vomitando por las esquinas mientras cantan el vino que tiene Asunción no es blanco ni tinto ni tiene color. Las dos cosas a la vez es un auténtico espectáculo porque algún amigo dirá: “El vino que tiene Asunción no sé, pero el que bebiste tú tiene tropezones, colega”.


Sí, es asqueroso, no lo imaginéis. Borrad esa imagen de vuestra mente. La cuestión está en saber si esas personas son sinceras o no. Si lo dicen porque de verdad no quieren salir y lo que no tienen es fuerza de voluntad; o por el contrario lo que les pasa es que les gusta hacerse de rogar. “Vaa, vengaa, saaal, que mañana será otro díiaaa” Y acaban saliendo. Al día siguiente hablan con algún colega que le pregunta: “¿Qué tal?” Y él: “Pues nada, aquí de resaca” “¿Resaca? ¿Tú no decías que no ibas a salir que tenías que hacer no se qué y no tenías ganas?” “Ya, pero es que me lían”. Me lían. Esa es la frase.


Uno se imagina a los amigotes con enormes cuerdas liándolo y abriéndole la boca obligándole a beber. “¡Bebe! ¡No querías salir pues ahora saldrás por mis huevos! ¡Ahora hasta las 7 de la mañana no te soltaremos! ¡JO JO JO JO! ¡Te tenemos!” Esos amigos malvados líapersonas que no tienen piedad de los planes que pueda tener su colega al día siguiente. Sí, los amigos pueden ser muy traicioneros, si siguieramos las palabras al pie de la letra del personaje “solosalgounrato” podríamos imaginarnos a esos colegas tan obsesionados con que él salga que le pondrían una pistola en la cabeza mientras le obligan a alcanzar el coma etílico. Ay, la amistad.


Evidentemente esto no pasa, estas personas se autoengañan o pretenden engañar al personal a pesar de que no tengan razones para ello. ¿Qué más nos da si salen o no? Es como aquellas personas que antes de un examen te dicen: “Lo llevo fatal, sólo estudié ayer y me van a follar tío, me van a follar” ¡Y saca un 9! ¡Maldita sea, un 9! ¿Por qué mienten? ¿Quién narices se cree que sólo estudió el día anterior? Pues son el mismo tipo de persona, que no necesariamente tiene que ser la misma, ya que la resaca matutina y los nueves en las carreras están un poco reñidos. Pero eso sí, es la misma personalidad. ¿Qué necesidad hay de mentir?


En general, a mucha gente le habrá pasado. Un día es un día se suele decir. En algún momento de nuestras salidas nocturnas nos ha pasado algo parecido, pero hay gente que lo hace por defecto. Es su frase habitual. Y no queda más opción que pensar que no es que les falte personalidad para anteponer los planes del día siguiente a la fiesta del sábado, sino que lo que les gusta es hacerse los remolones. Al final se acostumbran a que les líen. Y por qué no decirlo, cuando a alguien “le lían” lo que le hacen es invitarles a cubatas. “Vaa, tómate otro, ya te invito yo” Y las fiestas gratis que se montan. Todo tenía sentido, ésta era la VERDAD. Los que dicen esto lo que quieren es salir gratis, ni más ni menos. Así que, queridos lectores, si os encontráis que alguien os dice esto desconfiad; y si sois uno de ellos, ¡os he pillado malandrines! ¡Que os las sabéis todas!

8 dicen la suya

  1. Sarinha dice:

    Jajaja, qué gran verdad, punto por punto!! Yo reconozco que lo he hecho muchas veces. “Bueeeno, salgo un poco, pero me vengo en el último metro (1.00a.m.)”. Y al final acabo viniendo en el primero de la mañana (6:30a.m.). Y es que yo creo que ya que sales, pues hay que darlo todo, no?? jajaja. La ultima vez que me pasó esto fue en Nochevieja, que no me apetecía salir porque hacía un frio de carallo. Dije: “bueeeno, me doy una vuelta a ver que hay, y me vuelvo para casa”. Pero por lo visto, lo que habia era divertido, porque llegué a casa a las 10 de la mañana, ya desayunada y todo, jajajaja.
    Un besito!!

  2. Amoradicta dice:

    jajajajaj pues si, a mi con lo de las fiestas no me ha pasado pero estos que sacan 9s y dicen que no se saben nada que van a suspender que no estudiaron… pfff, muchos muchos muchos, me fastidian massss… son todos unos mentirososo!

  3. TEMPLARIO dice:

    Jaja, bueno, pues a mi me ha pasado solo una vez en que no queria salir, me convencieron y me terminaron pagando todo. Ah!!, pero es que la mayoría de las veces son mis amigos los que me han hecho esto a mi, asi que en realidad fue un pequeño desquite, después de todo se vale, no?

    Respecto a lo de los 9, pues siempre me ha ocurrido que estudio a ultima hora, de hecho comienzo a estudiar unas 4 horas antes del examen y aun asi apruebo como con 8 o 9; aunque claro normalmente no lo presumo, solo me pasa y ya. Así que cuando alguien me dice algo así, yo normalmente le creo.

  4. Lamia dice:

    Lo que me paso a mi la otra vez fue que mis amigos me arrastraron a una fiesta y pase unas dos horas aburrida y enojada con ellos –
    ENTONCES – DECIDI OLVIDARLO Y DIVERTIRME – y ahi fue cuando el tequila y el ron empezaron a llegar a mi lugar ->
    Recuerdo que fue una locura terrible – tome como nunca y al principio solo me divertia organice una carrera de ebrios en la calle y termine en el piso porq no podia ir en linea recta – despues la pase jugando –
    * Y al dia siguiente desperte en una casa que no conocia – aparentemente despues de mucho jugar vomite el resto de la madrugada y unos amigos me llevaron a su casa y cuidaron de mi –
    La mitad de la noche no la recuerdo
    * Y hasta hoy me molestan con lo del vomito
    * Todo esto causado por obligarme a salir cuando no queria

  5. morri dice:

    Sarinha: ¡Claro que sí! ¡Ya que has pasado el primer momento de frío, ya hasta la tantas! ¿El día de nochevieja qué te dijeron? ¿Sarinha ven pronto? Y tú dijiste: pronto claro, a primera hora de la mañana.

    Amoradicta: Siempre hay alguien que lo hace, no falla.

    Templario: Claro, hoy por ti mañana por mí. Al final el saldo de invitaciones entre amigos tiende a 0. Y lo de las clases, yo también estudiaba el día antes y aprobaba con 9’s, pero en el bachillerato e inferiores. Ahora acabando como estoy una ingeniería, te puedo asegurar que no se puede hacer lo del día antes y sacar un 9. Ni un 5 en asignaturas obligatorias.

    Lamia: Si no lo recuerdas es que no pasó XD Dile a tus amigos eso, que a lo mejor se lo inventaron todo… Quién sabe.

  6. Darío Mersuna dice:

    ¿Y qué hay del que te da la brasa y no es capaz de asumir que NO, que no vas a salir? Me flipa como nos tientan:
    1- nuevos garitos q visitar.(hay que ir tío!)
    2- pib@as q te gustan que vas a ver esa noche(por que lo dice él)
    3-Colegas “GUAYS” que van a venir y nunca se presentan

    Grandes mentiras de nuestros colegas(otro post Morri?)

  7. morri dice:

    Darío: Pues sí, no es mala idea, podría ser un post nuevo perfectamente. Me lo apunto para posibles nuevos posts ^^

  1. 01/09/2015

    […] más locas son aquellas que empiezan con alguna de estas mentiras. Sí, era mentira, y tu solo salías un ratito a tomar algo y luego para casa… Y acababas a las 9 de la mañana de empalme comiendo churros con un señor de Burgos que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.