El concierto de Bunbury y curiosidades conciertiles

El sábado pasado acudí al Palau Sant Jordi a ver en concierto a Enrique Bunbury. Presentaba el nuevo disco Hellville Deluxe y decidí ir junto a unos amigos para verlo por fin en directo. Aún no lo había podido ver. La llegada al Palau Sant Jordi fue toda una odisea, yo había estado por la tarde en Barcelona y me tenían que venir a buscar a Plaza de España, lugar de fácil acceso. Pues bien, por poco llegamos tarde al concierto porque tengo un amigo que si hubiera inventado el GPS, la gente preferiría seguir usando un mapa cartográfico del siglo XV para guiarse. Con eso lo digo todo.

A pesar de todo, como todos los caminos llevan a Roma, llegamos. Llegamos a Roma. Después de visitar el Coliseo y cenar un poco de pasta nos volvimos y aparcamos el coche. Por suerte no había cola para entrar porque la gente hace cola a las siete de la tarde. Total, para al final poder meterte delante del todo igualmente. Siempre funcionará el truco de llevar dos cervezas para un supuesto amigo: “Perdón, perdón, gracias, perdón, cuidado con la cerve… Ostras, perdón, ya te traeré el KH7” Y ya puedes verle las pestañas a Bunbury. O sino, si vas con un colega, mirar para el frente mientras gritas: “¡Allí, allí están! ¡Vamoos!” A pesar de que sonara a falso, nosotros sí teníamos gente colocada en primeras filas donde poder colarnos.

Desde allí podríamos sentir en primera persona lo que es un perdigón de nuestro cantante favorito… Y el de todas las personas que tienes detrás cantando como posesos. Porque en los conciertos la gente canta, o lo intenta. Yo tuve a un tío un rato detrás que gritaba como un loco todas las canciones de tal manera que creía que de un momento a otro Bunbury iba a parar y decir. “Eh tío, calla un poco que no me oigo a mí mismo” Qué portento.

Entrando al trapo en las canciones del concierto, Bunbury cantó la mayoría de canciones de discos anteriores. En total cantó 24 y aquí podéis ver la lista de todas las canciones: [Lista de canciones de Barcelona] Sólo había cinco del nuevo disco. Bunbury lo dio todo en el escenario, menos su cuenta corriente, y fue un concierto espectacular. La banda ya no era la misma, Bunbury dejó el Huracán Ambulante y se trajo nuevos músicos. Por eso mismo las canciones sonaron muy distintas, pero muy bien versionadas; todas llevadas al estilo rockero clásico. El cantante definió el concierto como un concierto de rock, de patillas, un concierto contra Gillette. Palabras textuales.

Todo eso fueron las canciones, el espectáculo en el escenario. Pero había muchas más cosas que podían llamar la atención a todo hijo de vecino. Las cámaras de fotos, por ejemplo. Cuando me iba a dar cuenta tenía móviles y cámaras a los hombros que no sabía de donde salían. Tan tranquilo mirando al concierto y cantando como un loco y al girarme me encuentro un móvil. “Anda, ya ha llegado la Navidad y alguien me da un regalo” Y no, parece ser que mi hombro es un buen sitio para posar una cámara, pero prefiero no llamarme trípode que sonaría a fantasma.

También tuve a una chica al lado que no conocía de nada, pero de vez en cuando levantaba el brazo para saludar a Bunbury. “Holaaa, estoy aquíii, yujuu” Como si de repente el cantante por un momento parara la música y se bajase: “Ei hola, qué tal, dos besos, mua mua, ya estás saludada eh, ahora sigo con esto de cantar” Supongo que lo haría para que ella pudiese decir: “¡Me ha mirado! ¡A mí! ¡Me ha mirado!” Debe de ser que si te mira un cantante durante un concierto hay que adorarte. Alguno no se conforma con saludar sino que grita cosas cuando la sala está en silencio. Bunbury se va a dirigir al público para decir alguna cosa para animar la gente y alguien salta: “¡Canta una jota!” Verídico. Lo mejor hubiera sido que la hubiera cantado y se hubiera quedado con todos.

De todas formas, lo que más curiosidad me provoca es el tema de los bises. ¿Por qué le llaman bises si está todo previsto? En todos los conciertos lo hacen. Sale el cantante y dice: “Bueno, esta es ya la última y nos vamos eh, que estamos cansadicos” Entonces acaban, apagan las luces, salen los técnicos a hacer como que recogen y la gente grita: “¡Otra otra!” Y vuelven y dicen: “Bueno, ya que insistíiis, pues cantamos más” Lo que pasa es que yo si fuera cantante profesional tendría cierto miedo a que un día dijese: “Bueno, la última y ejem, nos vamos” Y la gente, dijese, pues vale. Y se marchan a su casa sin gritar ni otra ni nada y cuando van a volver no hay nadie. “¡Ostras! ¡Que no hay nadie tú! ¡Se han ido todos sin los bises!” Menuda cara se le quedaría al cantante. Por eso mismo desde aquí, pido que se acabe la farsa de los bises. La gente ya pide lo de otra con poca convicción.

Resumiendo, un muy buen concierto. Desde aquí recomiendo a todo aquel que le guste Bunbury y no ha ido a ningún concierto suyo que vaya a la voz de ya que lo disfrutará. Al que no le guste Bunbury también, a lo mejor le coge el gustillo y todo…

P.D: Soy muy vago para hacer fotos y llevarme la cámara a los sitios. Es una tarea pendiente de esas de propuestas de año nuevo. Así que gracias por las fotos a Laura Domingo, que sí que hizo fotos del concierto y han servido para ilustrar este post.

P.D.2: Por cierto, ya podéis votar en el concurso de 20 Minutos o en el de Bitacoras.com o en ambos si así lo deséais para que gane algún premio. Para votarme en el 20 Minutos clickad aquí y votadme si estáis registrados: [Premios 20 Minutos] Y para el de bitacoras.com es aquí: [Premios Bitacoras.com] Gracias por adelantado.

12 dicen la suya

  1. Anonymous dice:

    LOOOOOOOOOOOOOL????????

  2. Orlando dice:

    Me atrevería a decir que eso que cuentas le pasa a Ramoncín, que nadie le pide otra.

  3. mamarracha dice:

    envidia… mucha envidia… y nada sana… muerte y destrucción corren por mis venas… jummmmmm…

  4. morri dice:

    Orlando: Bueno a Ramoncín no es que no le pidan otra, es que ni siquiera van a verle. Y puede dar gracias, porque cuando van le terminan tirando tomates…

    Mamarracha: ¡Calma! ¡Calma ante todo! ¡Debería venir a la web con armadura!

  5. Silvia dice:

    Yo estuve en el concierto que hizo en Zaragoza y estuvo muy muy bien. Es un genio este hombre, cada vez que lo veo me gusta más.

  6. morri dice:

    Silvia: Es un crack en el escenario. Por cierto, con la canción que da nombre a tu blog se salió. Sacó hasta las tripas cantando. Buenísimo.

  7. Silvia dice:

    Ya lo se ya…en el concierto de Zaragoza la bordó…de hecho fue despúes del concierto cuando decidí el nombre del blog. Me dejó cao.
    A ver si después de la polémica con el nuevo disco no se nos raya y dice que ya no canta más.. :)

  8. morri dice:

    Silvia: Espero que no lo deje, lo que pasa es que en Buenafuente exageró un poco con lo de que lloraba. Y además, está acostumbrado a que lo pongan a parir siempre. Hay unos cuantos periodistas que están a la que saltan con él, o lo odias o lo quieres, no hay término medio.

  9. Dhaunae dice:

    Yo iba a ir al de Madrid, pero me pusieron una cena de trabajo justo esa noche, qué le voy a hacer…

    Aunque, después de ver la lista de canciones del concierto de Barcelona, me arrepiento tanto de no habérmelas arreglado para ir…

  10. morri dice:

    Ostras Dhaunae, ¡cuánto tiempo! Pues sí, deberías haber ido :P Fue genial el concierto. El tío es que se esfuerza al máximo cuando está en concierto. Pero bueno, al próximo a ver si puedes ir. ¡Saludos!

  11. Anonymous dice:

    te acuerdas cuando dijo: lo más bonito que me han dicho nunca, gracias.

    qué le dijeron? jajajaja lo de no pedir otra pasó hace tiempo en un pueblecito de por aqui, la gente no estaba acostumbrada a escuchar conciertos…. y salió así de mal.

  12. morri dice:

    Sí, me acuerdo. No sé qué le dijeron, creo que estaba al otro lado del escenario de donde yo estaba y no lo pude oir. Quedará en misterio jajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.