La gente que hace cola para nada


Ultimamente se ha puesto de moda la manía de hacer cola frente a las puertas de una tienda para comprar cualquier cosa. Antes eran sólo las rebajas, en las que marujas del mundo armadas con coderas, puños americanos y tarjeta de crédito arrasaban la puerta del Corte Inglés. Ahora en un espíritu consumista a más no poder, las masas de gente se apoderan de las puertas de las tiendas a la mínima novedad. Como por ejemplo fue en su momento la PlayStation 3.


Sí, queridos lectores, la PlayStation 3. Nada más y nada menos que 600 eurales del ala para una consola con un sólo mando y sin ningún juego. «Anda niño, juega con esto». «Pero… Papá, esto no trae ningún juego» «¡Pues yo que sé, hazla botar y juega a basket, por 600 euros para algo tiene que valer!». Todo esto viene a que hoy venía leyendo una revista de consolas llamada Hobby Consolas, publicación que compro desde que me tocó la Wii. Una revista muy maja que es como las revistas del corazón o las porno, pero en videojuegos. Es decir, mucha foto y poco texto. Yendo al grano, vamos. Curiosa la relación entre revistas del corazón y porno, la verdad es que los textos llegan a ser más pretendidamente tórridos que en las apodadas X. Bueno, tampoco lo sé muy bien porque nunca me he parado a leer un texto de una revista porno… Pero creo que algo así era.


En las revistas del corazón pasa eso. Yo se lo digo a mis amigas lectoras de este tipo de pseudopublicaciones. Les digo, hijas, ¿no véis que no os toman por chicas a