Los programas de cocina

El mundo del humor es un mundo complicado. Por todos lados sale gente que pretende hacer monólogos, que quiere hacer reir, que cuenta chistes, que dice tonterías, en fin, que hay mucha competencia. Está muy difícil hacerse un hueco entre tanta gente buena que intenta triunfar en el mundo del humor. Mirad Arguiñano, que al final se tuvo que meter a cocinero.

¿Qué tienen los programas de cocina que tienen que tener a un tío chistoso? Pues no se sabe. Arguiñano, mucho antes de que apareciera el Club de la Comedia, reinventó el formato televisivo del programa de cocina, cargándose de un plumazo viejos formatos como el programa con nombre sugerente llamado: “Con las manos en la masa”. Que tranquilamente también pudiera haber sido un programa de paletas, llamado mejor, “Con las manos en la argamasa” en el que nos enseñaran como hacer una buena mezcla de porlan con gres y nos explicarán el por qué hay tantas latas de coca-cola y colillas de cigarro en las paredes maestras de los bloques de piso. Pero entonces no estaba tan al día el país con las cosas de la construcción y no hubiera triunfado.

A lo que iba, Karlos Arguiñano reinventó la televisión el día en el que apareció en pantalla con una ristra de platanos de Canarias a modo de peluca. Desde ese día nada fue igual en la televisión, ni siquiera en la vida de las personas españolas, ¿quién no tiene un primo pequeño que apareció al día siguiente con uvas en la cabeza? Yo no. Ese día nació el cocinero-showman y desde entonces nadie es capaz de seguir una puñetera receta de un programa de cocina. ¿Por qué? Porque te quedan dudas. ¿Echo el aceite antes o después del chiste de “mistetas”? ¿Troceo la cebolla porque me crece la argolla o echo pimiento porque da más alimento? Ya no ves igual la cocina leches.

Yo lo primero con lo que alucinaba pepinillos, nunca mejor dicho, con los programas de cocina era siempre cuando empezaban a explicar las recetas, paso a paso cómo las hacían. “Ahora cogemos una pizca de tomillo, le ponemos un puñado de sal y le añadimos unas gotas de aceite”. A ver, ¿una pizca, un puñado y unas gotas cuanto es? ¿Cuánto has echado ahí que no se ha visto? Que hay gente que le han dicho: “echa un puñado de sal” y coge un puño entero lleno de sal y ala, padentro de la cazuela. Y luego todos los comensales con taquicardia. Es como aquel que le dijo a la novia: “¡Te voy a echar un polvazo!” Y le echó el bote entero de Ariel por encima. Gente sin luces hay en todos los sitios oigan.

Además, lo fácil que lo ponen todo. Yo no sé si es cosa de los vascos que hacen las cosas atodaostiajoder, pero es que hay una analogía clara entre dos de los programas hechos por vascos más famosos de la televisión: Bricomanía y la cocina de Arguiñano. En ambos programas dicen: “Y ahora lo metemos en el horno y andando” “Y ahora pintamos la balda y andando”. ¡Y en un momento lo tienen hecho! ¡Un, dos, tres, ya! Un golpe de cámara, no te has dado cuenta y todo está hecho. Y claro, tú en tu casa no puedes ir tan rápido, ni siquiera para apuntar los ingredientes. Los ponen en pantalla cinco segundos y andando. “Quinientosgramosdepimiento, mediolitrodeaceite, cuatrocabezasdeajo, zas zas un dos tres ya y si no lo has visto te jodes”. Pero claro, si pudieras apuntarlos bien entonces no venderían ni un solo libro. Ahí está el truco.

Y Arguiñano ha creado escuela, ahora todos los cocineros tienen como una especie de necesidad imperiosa de hacerse los graciosos. De contar chistes y reirse solos o de sacar a una maruja a que cocine y decirle cuatro groserías: “No tenga miedo de meterla ahí dentro, la sal mujer”. “Aaayy, que me verá mi mariiidooo, aaaiiii”, chillando por supuesto, que las marujas tienen siempre una cosa en común, chillan. Lo que pasa es que no todos tienen gracia y la cosa se convierte en un espectáculo de vergüenza ajena que puede llegar a extremos insostenibles. “Aayy, mujer, que está la sartén que arde, ¡y el mango!”. Y la maruja a gritar: “Iaajajjjaaa, juaaaa juaaa”. En fin, digno de ver.

Y así está la parrilla de la televisión llena, supongo que de ahí vendrá el nombre; en la que cada cadena tiene su cocinero propio que explica a la audiencia cómo guisar comidas tan raras que nadie puede hacer. Porque precisamente nadie tiene un horno ultrarápido como el de Arguiñano que en un minuto te ha cocinado un plato a no ser que sea de sopas Maggy o algo así. La duda final es: ¿Por qué esta moda de cocineros chistosos? Si están más forzados que la sonrisa de un político. Si no están tan colgados como Arguiñano es como poner a Urdaci a hacer monólogos… Oh, vaya, eso también lo han hecho.

17 Respuestas

  1. Mazarbul dice:

    A mí lo que me preocupa no son los cocineros “Arguiñanos”, sino el cocinero este de la Primera o La Dos (ni sé seguro en qué canal sale ni me importa, realmente no veo la televisión desde hace mucho tiempo) que se trae invitados al programa y tiene restaurantes en Whasington D.C., ¿no habéis visto que siempre cocina con un jersey o una camisa, çy sin arremangarse?

    Hombre, por favor, un poco de higiene XD A saber qué criarán las mangas después de una hora de cocineo.

  2. morri dice:

    Pues este hombre no lo he visto, sólo falta alguno que le eche de condimento un pelillo, ese mítico pelillo que aparece siempre cuando ya te has acabado la mitad del plato…

  3. maerbale dice:

    yo sí que he visto al cocinero que dice mazarbul…cocina sin arremangarse y sin ponerse mandil ni ná!

    lo de Arguiñano ya es caso aparte, he oído de todo; que si presenta los programas drogado, borracho…no me extrañaria lo más mínimo xDD eso sí, a las marujas (incluyo a mi madre ¬¬) les encanta

  4. Alberto Lara dice:

    vamos a cocinar vámonos vámonos–
    es esa la sintonia del cocinero que decís.
    Y se llama Jose Andrés…
    la verdad es que le falla bastante la higiene.. que va el tío y se pone a comer con los dedos delantela cámara ¡¡

  5. ojos oceánicos dice:

    un voto a favor de arguiñano que no sólo nos entretiene con sus chistes sino que también nos canta y baila por el mismo precio. Es el hombre orquesta.
    yo prefiero seguir sus recetas aunque en las comidas tradicionales tipo lentejas. las cocina un poco raras…
    y tiene página web para los que no nos da tiempo a apuntar los ingredientes: con media pizca y cuarto de mitad de puñado.

    bikos

  6. Elperroladrador dice:

    Lo que me he reido con esta frase:

    Karlos Arguiñano reinventó la televisión el día en el que apareció en pantalla con una ristra de platanos de Canarias a modo de peluca.

    jajajajajaa muy buena. Esperando tu próximo artículo

  7. morri dice:

    Maerbale: Sí sí, Arguiñano triunfa que no veas, yo creo que es de serie ese hombre ya está así de mal.

    Alberto Lara: Sólo le falta rascarse los huevos antes de batir los de gallina.

    Ojos Oceánicos: Eso es verdad, ahora con la proliferación de las webs se pueden conseguir las recetas en Internet, pero antes… Antes era otra cosa oye.

    Elperroladrador: Muchas gracias ^^

  8. jose dice:

    arguiñano es grande, tan grande como ramonchu o la campos. tan fundamental en nuestra tele como chris rock en la de usa o la típica niña de mirada fija y profunda en el cine iraní, que con sus ojos te cambia la percepción de la vida y cuando acaba la peli vas a comprar un jersey de cuello alto y a la pelu a que te pongan un flequillo recto a dos milímetros de los ojos.

    en canal sur también tenemos nuestra ración -jeje- de cocineros televisivos chistosos. lo malo es que sus chistes consisten en parecerse a gazpacho el de los fruitis con el hiperandalucismo. ¡arsa, ole! qué salero que tienen. plas plas plas, tacatacatá, y ya está hecha la ensalada y olé.

    lo de los albañiles es verdad. una vez fuimos a ayudar en una obra de un amigo. quería cerrar la terraza y para ello había que tirar un tabique doble de ésos. en el hueco del tabique encontramos hasta un puto condón usado.

    Aquel día echamos al punto limpio doscientos sacos de escombros. Sólo se permiten diez al día, pero le compramos al encargado una cerveza.

  9. el surrealista dice:

    Por fin!! Por fin encuentro a alguien q no le guste Arguiñano!! Weno ahora que te he encontrado, yo tengo un plan. Matemosle. Asi sencillo, rapido y para toda la familia. Como dice el. Bueno no esq nos lo vayamos a comer (q seria una opcion pero no quiero q pienses mal de mi) simplemente le matamos y ale. No se…le metemos la cabeza en el horno, le trozeamos la…ejem, la cebolla. Algo pero q sufra para q sepa lo q es q se te indigeste la comida al oir sus chistes. Mi madre lleva la vida atormentandome con el… fijate que llegue a pensar en matarla, pero luego pense q era mucho mejor matarle a el q era al q odiaba realmente, mi madre solo era una victima mas… Bueno, espero tu respuesta, mientras ire afilando los cuchillos de picar verduras…

  10. morri dice:

    Jose: Y tanto que es verdad lo de los albañiles, a mí me lo contó un amigo que trabajaba de paleta ocasionalmente y no veas la de cosas que tiraban ahí xDDDD Y eso no lo recoge nadie…

    El surrealista: Primera norma del asesino de personajes públicos: No hacer públicas tus intenciones. Aparte, yo le pondría el mejor chiste de la historia de los Monthy Python que con eso muere fijo: http://elmundoestaloco.blogspot.com/2006/08/el-mejor-chiste-de-la-historia.html

  11. Dalia dice:

    A mi me encantan los programas de cocina, pero no cocino nada, con ver me calma el hambre(aunque con lo que cuentan mas bien vomitaria).
    Me gustan mas los programas de postres, me fascinan, adoro los postres. Aunque el cocinero del mundo de Beakman es un asco total, al programa no le alcanzaba con la rata Lester y lanzaron ese segmento. Bueno…todo por bien de la ciencia, algo aprendi.

  12. Anonymous dice:

    Arguiñano es un vividor, alguien que con cara llega relativamente alto y triunfa en un segmento de la poblacion con bajos niveles culturales, (no quiere decir tontos) las marujas (que por cierto estas si que cocinan de lujo), lo facil y lo simple para la masa, chistes faciles para mentes faciles… lo peor enchufo a su hermana, la vida es para los listos que se aprobechan de los demas, estamos rodeados de gente asi, Maria Teresa Campos, Ana Rosa Quintana (le escriben libros plagiados para “marujas”), Ramontxu humor como Arguiñano, el que vea la tele … y esos programas que se joda, a los tontos cuero, la ignorancia hace la felicidad, a mi me parecen todos muy malos

  13. Estefanía Guidotti dice:

    es que ya no saben que inventar para la televisión

  14. jose dice:

    Pues Anónimo, con el perdón de morri, no sé qué haces leyendo un blog de monólogos en lugar de alimentar tu espíritu con Bukowski o Sartre, que se ve que es lo tuyo.

  15. Silent-Control dice:

    No se supongo que matar el rato en el trabajooooo, puto listo, creo que es incuestionable, que si la masa es estupida,, mierda para la masa y no me diras que no,, ehhh porque ahora me vas a decir que Arguiñano es un erudito, y vamos hace chistes cojonudos, como los morancos, o no se… es un humor para gente determinada, que pasa que no tienen cojones a poner redes a la hora de arguiñano verdad… ??? Desde el punto de vista racional de Sartre seria imposible que existiese una tele como la que hay…

    El anonimo soy…

  16. El murmullo de las cucarachas dice:

    Pues nosotros tenemos tambien un cocinero en nuestro cutreblog y nos hizo un pollo con cocacolaaaaa… que buenooooo… ricooooooo..es poco… aunque la verdad creo que se lo comió el perroooo..
    http://elmurmullodelascucarachas.blogspot.com/2007/04/pollo-con-coca-cola-cuca-receta-en.html

    Y sabes porque todos tienen un cocinero en sus teles??..por que es lo mas facil de hacerrrrr!!!!!… cada dia son más vago sen las putas telessss!!!!

    y saludos…. que se te lee desde las cucassssss….

  17. srecepty.ES dice:

    Me encanta karlos Arguiñano. En mi sitio http://www.srecepty,es también cuelgo recetas de él.

    Saludos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.