La gente desaparece de internet el fin de semana


Algo pasa, algo ocurre en Internet cuando llega el fin de semana. Es como si se parase, como si no tuviese una continuidad dentro de los días de fiesta. ¿Por qué cuando hay más rato libre es cuando menos se accede a Internet? Ahh, ahhh, qué buena pregunta eh. Pues no se sabe, es un misterio en toda regla, de todas formas, podemos sacar ciertas conclusiones después de darle al seso un poco. No mucho que luego el cerebro se cansa y no es plan…


Podríamos pensar que el fin de semana la gente decide irse de vacaciones unos días, en concreto dos, para relajarse de su jornada laboral. Pero no hay operaciones salida todos los fines de semana y las cuentas macabras de la DGT, que manía con contabilizar los muertos. “Van a haber 100”. Y seguro que si ocurre lo que predicen, gritan: “¡Viste! ¡Acerté!”. ¿Para cuando un miapuesta.com con cifras de fallecidos en las carreteras españolas?


En fin, que no sería un motivo claro, ya que no todo el mundo tiene dinero para irse en fin de semana a otros lugares que no sean sus domicilios particulares. Así que podríamos pensar en que la gente sale a la calle, a tomar algo con sus amigos, con sus parejas y deciden que estos días no se conectan a Internet. Pero… No te tiras todo el día por ahí. A lo mejor un ratito por la tarde, pero… ¿Y por la mañana? ¿Todo el mundo sigue el Bricomanía y se tiran los fines de semana creando armarios empotrados y regando las plantas? No lo creo.


Entonces sólo nos queda una opción. Que la gente desde donde más se conecta es… ¡Desde el trabajo! Incluso a lo mejor, en casa ni tienen internet. Y luego nos preguntamos por la productividad de nuestra sociedad. ¡Así va el país! ¡Que se resquebraja como dicen algunos! Pero no por Estatuts, ni Planes Ibarretxes, ni libros de Ana Rosa Quintana, ¡no! Se resquebraja porque la gente se conecta a blogs y páginas guarras en horas de trabajo. ¿¡Donde irá a parar este país!?


Y no es penséis que eso es obra del funcionariado, no. ¡De todos! Sin ir más lejos hay muchos lectores de esta web que lo hacen mientras trabajan… Así que… Ojo. Mira atrás de vez en cuando. Que viene el jefe, sí, ahí, detrás tuyo, con el ojo puesto, bueno, ahora te mira el tanga, que se te ha salido. Y a ti te ha pillado sacándote mocos de la nariz y pegándolos… Oohh, no puede ser. ¡Debajo del monitor!. Aunque eso sí, lo del tanga y sacarse los mocos es una buena manera de distraer el jefe y que no mire el monitor… Sobre todo por debajo…


Además, seguro que no lo lees hoy sábado, querido/a trabajador/a, que el lunes cuando llegues al trabajo dirás: “Anda, tiene razón este chico. En fin de semana ni me entero que existe Internet”. Y por esta razón bajan las visitas. Pero no os preocupéis, el lunes siempre vuelven al redil. Eso sí, seguid entrando en horas de trabajo, que a mí ya me viene bien… Vuestro jefe que se aguante.

2 dicen la suya

  1. Martín dice:

    Lo que dices aquí es absolutamente cierto. La red es el principal enemigo de la productividad en España. El 90% de mis conversaciones a través del Messenger involucran dos personas en su horario de trabajo; el 9% involucran una trabajando y otra ociosa; … y el 1% restante sirven para quedar con los amigos e ir a tomar algo, lejos de los putos ordenadores. La duración de estas últimas es de unas 4 líneas de texto en cada sentido de la comunicación.

  2. DarkAngel dice:

    Yo que me paso todo el día delante del ordenardor cuando llega el fin de semana trato de olvidarme de él… aunque no es del todo posible, pero igual “sólo” estoy 1 horita al día.
    Por supuesto que lo utilizo en el trabajo!!! como el 99% de las personas, pero la cuestión es saber cuando poder utilizarlo (yo lo utilizo en mis descansos o cuando apenas tengo curro)…
    Salu2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.