Las inmobiliarias spammers

Image hosted by Photobucket.com

Creo que ya he hablado más de una vez de las inmobiliarias, no sé por qué les tengo un especial cariño. Ya hablé del spam telefónico y de los maravillosos señores de Tecnocasa, pero nunca había hablado de las chavalitas que ultimamente aparecen por las casas por la mañana a preguntarte si sabes de algún piso que se venda o vendes el tuyo.


Ya lo dije más de una vez, esta gente me recuerda a los Testigos de Jehová que pretenden que te conviertas a su religión y vendas tu piso. No para comprarte biblias sino para que te los gastes de nuevo en otro piso, porque claro está, en algún sitio tendrás que vivir…


Pues bien, ayer por la mañana llegó una chica a mi casa que venía de una inmobiliaria. Yo estaba tan tranquilo en el PC y me hizo levantarme, como todos sabéis me han operado y tengo que ayudarme de muletas; pues yo con mis muletas fui a abrir la puerta. Le abro y me dice que es de una empresa de fincas, no se cual, hay tantas… Y que si quiero vender el piso o conozco de algún piso que esté en venta. Le dije que no y se fue.


Pero estuve apunto de hacer una cosa. No estaba precisamente muy elegante, con mi pijama, muletas en mano y peinado de recién levantado; pero le iba a ofrecer entrar en casa. «Sí, si que conozco pisos en venta». No penséis mal, no pensaba cepillármela una vez dentro, sino dejarla que se asomara al balcón de mi casa, mirase a la obra de enfrente y entonces le diría: «Ahí, ahí tienes pisos en venta a porrones, ahora vete de una vez y dejad de agobiar todos los puñeteros días con que si vendemos el piso o no lo vendemos». Me hubiera gustado haber visto que cara hubiera puesto…

1 respuesta

  1. Frik dice:

    Ya…seguro que no te la ibas a cepillar…por las muletas será…pero a una limpieza de fondos seguro que no le decías que no..eh?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.