Los de Tecnocasa y demás…


Todo el mundo sabe ya que los pisos están muy caros, un pisito de 3 habitaciones en un bloque de 4 plantas con ascensor te puede costar tranquilamente 30 millones de pesetas y aquí no ha pasado nada.



Esto es en parte gracias (o por desgracia) a unos tipos de interés bajísimos, en España estamos en un mínimo histórico, lo que ha provocado en estos últimos años unas ganas masivas de comprar piso, que se ha convertido en el mayor bien inmueble para invertir, lo que ha provocado al aumentar la demanda un aumento de precio bastante considerable. La gente se ha hipotecado hasta el cuello y veremos a ver que pasa como suban los tipos de interés…



¿Qué el gobierno anterior no hizo nada para evitarlo? Pues sí, no hizo mucha cosa, pero es que ni este ni el otro ni el del otro lado hará nada. Más bien ha sido una ley de mercado lo que ha movido estos aumentos de precio.



Pero sobretodo, lo peor de los pisos no está en el precio (como se nota que no me voy a comprar uno hasta de aquí a unos cuantos años…) sino en los busca-pisos de las inmobiliarias. ¡Mira que llegan a ser pesados! Cada dos por tres llaman por teléfono a casa para saber si vendes tu piso o has visto algún cartel, ¿es que no pueden asomarse ellos al balcón y mirar? Son un poco tocahuevos la verdad.



Y qué decir de los de Tecnocasa, que hubo un tiempo que cada dos por tres aparecían por tu casa con un folleto de los suyos al más puro estilo Testigos de Jehová con tintes de vendedores de enciclopedias y a darte la brasa esperando que vendas tu piso. Oye, que si queremos vender el piso… ¡ya pondremos el cartel! Y por pesados no os llamaremos.

1 respuesta

  1. Alkar dice:

    Lo peor no es eso… es cuando intentas comprar. Com decía un conocido, el 99% de las inmobiliarias son muy serías, pero hasta ahora sólo estamos topando con el 1% de desalmadas, que está resultando un 1% muy amplio…

    Anuncios gancho falsos (“¡piso 17mill.!” y llamas y, que cosas, siempre está vendido, pero tienen otro estupendo por sólo “un poco más”), otros se niegan a darte datos básicos del piso (“no le puedo decir si tiene ascensor, debe visitarlo”)… Y las promotoras, igual: la mayor parte de ellas se niegan a darte las dimensiones de las habitaciones ¡¡hasta que no has firmado el contrato!! ¡Comprar sin poder saber lo que estás comprando!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.