La tuna


Mirándose las capas dicen aquello de tengui y falti

La tuna es una agrupación musical de estudiantes de origen medieval que usaban sus, ejem, dotes musicales para pagarse los estudios. Muy probablemente lo conseguían dando la brasa a todos los oyentes hasta que alguno de ellos les decía: “Mira, le doy mil maravedíes, pero cállese vuesa merced, cállese pesao de los cojones” En esa época hablaban muy fino hasta que escuchaban por quincuagésima vez los clavelitos. Todo tiene un límite.


Normalmente la tuna está formada por estudiantes de alto rango, de alto rango de suspensos. Normalmente hay muy pocos tunos (se llaman así) que no tengan barba e incluso alguno que otro tiene hijos, nietos o bisnietos en algún caso que se ha dado. Sus últimas palabras antes de morir fueron: “Maldito profesor de derecho romano, me tiene manía, ha aguantado hasta los 140 años sólo para no aprobarme, atjó, tttjjooó” Y expiró. Los tunos son una especie que ama la universidad, y les cuesta dejarla. Así que se mantienen cantando y haciendo novatadas a los nuevos durante años y años. Lo de aprobar ya se andará.


Si hay algo característico de las tunas es su vestimenta. Así como la ropa de todo el mundo ha evolucionado, hay cosas que se mantienen en una época concreta y no se modifican jamás. Llega un punto en el que no se puede tocar. Los tunos van vestidos con un estilo medieval casual. Informal pero arreglao a lo medieval. Sus botas, su camisa, su jubón y sus bombachos. Las vetas que llevan formando una V marcaban antiguamente que estaban becados por la universidad a la que pertencían. Ahora simplemente son la marca de Vinoman. Por eso llevan una capa, porque hubo una época en la que la gente llevaba capa, pero ahora sólo la llevan o Ramón García o los superhéroes. Superhéroes como Vinoman. Tanta fama de amantes del vino es por algo. En la capa llevan un montón de escudos, que algunos dicen que son de los pueblos que visitan pero yo creo que son sacados de la colección de cromos de Panini de la liga 95-96. Que se las saben todas.


No sé como estarán a nivel de contratos actualmente, pero antes de la invención del cuñado disc-jockey con disco duro repleto de mp3 eran los que se dedicaban a amenizar las bodas. Aparecían de repente entre los postres y los cafés y se dedicaban a cantar su repertorio más conocido. Ya sabéis, los clavelitos; el vino que tiene Asunción no es blanco ni tinto ni tiene color; carrascal, carrascal, qué bonita serenata y etcétera, etcétera. No será por canciones, si una cosa tiene la tuna es que cuando empieza no acaba. O al menos es lo que parece.


También se usaban de vez en cuando para declarar el amor de una forma romántica. Es decir, llamabas a la tuna y ésta se personaba al pie del balcón de tu amada a cantarle unas bonitas serenatas. En esto están en clara disputa con los mariachis, los famosos cantantes que al cantarle a Mari estornudaron de repente. Chiste del día y si no lo habéis pillado, mejor. Están picados porque se disputan los mismos casos de enamoramiento extremo con pérdida de conciencia vital. Es ese tipo de enamoramiento que hace perder a uno la noción de la realidad y en un estado de enajenación mental te hace llamar a la tuna. En alguna época quizá funcionó, ahora creo que se usa en modo de venganza cuando la novia te pone los cuernos. “¡Y no se callarán hasta que no te tires por la ventana y me pidas perdón, so zorrón!” Y terminan tirándose y pidiendo perdón. Sin duda.


Los tunos, eso sí, son entrañables. Tienen cierta fama de borrachuzos, aunque no menos que cualquier cantante. El mundo de la música, ese refugio de alcohólicos y drogadictos conocidos… Y también hay leyendas urbanas, o realidades palpables, a su alrededor sobre las novatadas que hacen a los que entran nuevos. Las novatadas dan para un tema aparte pero su funcionamiento es así: “Yo estaré puteado ahora, pero ya verán los nuevos que entren, lo van a flipar”. Así, siguiendo esa cadena de, ejem, favores las novatadas, año tras año, son peores que el año anterior. Y eso que pensábamos que sólo eran crueles con las canciones… Qué inocentes.


Fuentes:


[Wikipedia]
[Algunas explicaciones de novatadas]
[Canaletas] No tiene nada que ver pero es una fuente, qué pasa.

7 dicen la suya

  1. 1vor dice:

    mariachis son los los famosos cantantes que al cantarle a Mari estornudaron de repente jajajaja
    lo de la tuna creo que nada es peor que el reggaeton no es que tenga nada contra eso solo que sus exitos musicales son de dos frases que la repiten durante 5 dolorosos minutos y esto es; yo creo que los de la tuna son descendientes de una raza crecana a los saiyans que algun dia comienzan a tocar con el pelo amarillo y en fase 4 ya vas a ver que molan mas que antes …

    Salu2

  2. morri dice:

    Si la tuna estuviese a todas horas como el reggaeton la odiarías igual o más.

  3. Tuna dice:

    Incultos no teneis ni puta idea de lo que hablais.
    Suspensos, eso díselo a tu dentista a lo mejor fue tuno y con mátricula de honor, ojalá me toque un día hacerte una endodoncia, para que aprendas a respetar a los que no piensan como tú.

    PD: a ver si aprendes a informarte y ampliar tu cultura antes de hablar.
    1º La tuna no es mediaval
    2º Clavelitos tampoco lo es
    3º Sus vestimnetas tampoco
    4º Al igual que se dan casos de tunos con hijos, también se dan de tunos no bebedores.
    5º etc.

    Por cierto empiezo a pensar que a lo mejor tu fuiste algún novato de esos resaviado o sencillamente el tonto lava de turno cornamentado que odia la tuna por que su novia se la tiro un tuno, mientras toda la facultad se reia de ti.

    Sin acritud

  4. morri dice:

    Tuna: Difícilmente pudo pasar alguna cosa de la que comentas porque en mi universidad no había tuna. Hablo basándome en clichés porque por algo es un post de humor. Sólo he sufrido la tuna en bodas y demás eventos de postín, con eso fue suficiente.

  5. Anonymous dice:

    Como siempre la ignorancia hace mella en mentes débiles como la suya, caballero (por decir algo). Ataca gratuítamente lo que no le gusta, o simplemente no lo entiende. Cierto que hay tunos viejos, pesados y borrachos, pero no hay que generalizar. Menos mal que yo no pienso como usted, si no, podría imaginarme que todos los seguidores de Bunbury (como usted), tienen el cerebro atrofiado. Debería mostrar la misma inteligencia que el maestro Enrique, cuando un imbécil, imaginándose la respuesta, le preguntó en una entrevista que qué opinaba de la tuna. El pobre tonto con su sonrisita facilona y mediocre se sorprendía cuando el señor Bunbury le respondía que admiraba a cualquiera que se buscaba la vida con un instrumento.

    Y sáquese la viga del ojo. Los heavys no son animales, ni los funkys son mariconas. Por cierto, el actual presidente del colegio de médicos de Sevilla fue durante muchos años tuno de su facultad. No era mal estudiante, no.

  6. morri dice:

    Anónimo: No le quitaré sus razones. Y menos siendo tan educado a pesar de que no le haya gustado mi texto. Es cierto que a mí no me gusta la tuna, la música que hace; pero yo tampoco le niego a nadie que lo haga. Es simplemente un post de humor (que a usted no le hará gracia y puede que algo desafortunado) basado en los típicos clichés de la tuna. Las bromas siempre se basan en clichés. Pero si no pudiera generalizar nunca, no se podría hacer bromas de casi nada porque tendría que estar uno siendo todo el día políticamente correcto y diciendo: "sí, pero no todos" "sí, pero algunos no" "sí, pero hay una minoría…" Oiga, eso sería muy pesado.

    La respuesta que dio Bunbury es, como siempre, muy buena. Me parece muy bien que se ganen la vida como quieran, también hay gente que toca en la calle la guitarra que da pena. No digo que no se ganen el dinero como quieran, pero si tocan que da pena y no me gusta lo que tocan podré decirlo, ¿no?

  7. abel peña y lillo zapata dice:

    Y si… ,me ha hecho reir la publicacion (en especial el chiste de mariachi) , no lo tomo en serio; pero cabe resaltar que la mayoria de nosotros (tunos) acaba su carrera profesional y nos va decentemente bien fuera de la universidad, y regresamos de cuando en vez a hacer una ronda o echar unos tragos con los chicos nuevos .
    Y no hay nena que no se resista a una serenata bien cantada…palabra de Tuno, a mucha honra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.