Mini-monólogos para El Jueves

Ayer tenía pensado hacer un post, pero al final no me dio tiempo. Hoy la cosa no pinta bien tampoco así que he decidido sacar a la luz unos mini-monólogos que hice para una prueba de guionistas para El Jueves por allá por septiembre del año pasado. Aprovechando que éstos cumplen 30 años de revista publico estos tres monólogos en los que hablaba de tres personajes de la revista.



Clara de Noche, que no de huevo, aunque algo tiene que ver. Vaya, qué título más largo.

Hoy os voy a hablar un poco de los personajes de El Jueves. Sí, esa revista que sale los miércoles, más que nada para confundir al personal poco avispado. Os hablaré de Clara entre otros. Clara es una prostituta de la calle, de las que ya no hay. No es de esas de puticlubs que la mayoría de tíos que lo frecuentan dicen que están de despedida de soltero… “Nooo, es que yo estaba aquí porque tenía una despedida de soltero…” “¿Y tus amigos?” “Es que… Emmmm…. Se han ido, sí, se han ido… Porque… Ppporque les ha sentado mal la cena, eso, la cena, yo comí emmmm poco y en fin, vine aquí.” Claro. Lo típico, vas de despedida de soltero y tus amigos se van a perder el puticlub, ¡pero si son los primeros en ir! Si no lo hacen por el novio, lo hacen por ellos mismos…

En fin, que Clara no es de esas. Clara está en la calle atendiendo a todos sus clientes a los cuales se pone siempre a cuatro patas. Supongo que será para no verles esas panzas cerveceras que llevan todos. Yo creo que es la prostituta que menos tiempo está en faena, porque en cuestión de segundos ya han acabado todos. Qué faena más bien remunerada por hacer casi nada. Un trabajo que se me asemeja mucho a otro… Sí, Clara tiene un trabajo, en cuestión de horas y remuneración que es sólo comparable al Rey… Ahí lo dejo.

Clara, además, tiene un hijo. Un hijo que es muy majo, pero claro, no deja de ser un hijo de puta, aún siendo una majísima persona. Es aproximadamente como el Suárez Trashorras ese que El Mundo dice que es una excelente persona que incluso ayuda a ancianas a cruzar la calle, pero no deja de ser un hijo de puta. O presunto hijo de puta, que hay que concretarlo todo.

En fin, que Clara es la mujer más vista de la revista, sobre todo en los viajes al lavabo. Eso sí, sólo la puedes ver si eres el primero en comprarla, si te la deja un amigo probablemente esas dos páginas ya estarán completamente enganchadas y tendrás que conformarte con los anuncios de tonos y politonos para el móvil… La vida es dura.

Baldomero, qué más quieres si eres feo y sin dinero

Baldomero es el personaje solterón de El Jueves. Es el típico antihéroe perdedor de por vida, guarro, dejado y sin un futuro aparente. Vamos, el hijo que toda madre querría. Que toda madre querría tener bien lejos de casa en cuanto hubiera cumplido la mayoría de edad claro. Al contrario de todo esto, Baldomero sigue viviendo en casa de sus padres con la treintena bien pasada. Y lo que es ayudar… No ayuda mucho. Digamos que él deja la ropa en el suelo de su habitación un día y por arte de magia, no se sabe como, llega al armario planchada y limpita. Ahora, el proceso que hay por el medio… Es todo un misterio para él. Y eso cuando se cambia de ropa…

Baldomero tiene una profesión, o más bien afición, porque aún no se sabe si gana dinero o no con lo que escribe. Lo que está claro es que los padres lo alimentan. El padre aún da gracias a Dios que no tiene aún que darle la papilla haciendo el avión, que ya es un paso. El caso es que Baldomero escribe, siempre tiene una novela en camino, pero siempre con el mínimo esfuerzo, a poder ser le gustaría triunfar con una novela de 2 palabras. Pero para eso hay que tener nombre, es como los pintores estos de cuadros modernos, con dos tiradas de gotelé ya tienen un cuadro y cobran millones. Además, debe saber que para sacar un libro o bien tienes que tener mucho talento o salir por la tele. O reunir las dos cosas, como por ejemplo… No sé… Ana Rosa Quintana, que el talento le desborda por los costados… ¿O no?

Eso sí, lo peor que tiene Baldomero es su dificultad para ligar. Y para una vez que liga le cuesta acabar de consumar, que se lo digan a Pitita, esa chica tan “mona” y “con curvas” que consigue afianzarse. Cuando no está Pitita, Baldomero intenta ligar con todo lo que se mueve, sobre todo jovencitas, al más puro estilo Camilo José Cela, ya se sabe que le va la escritura…. Lo único que le falta es acabar con una gabardina a la puerta de un colegio y ofreciendo piruletas a las pre-púberes. Esperemos que no caiga en ese abismo…

Tato, el vago para pasar el rato

Tato es el personaje de la revista más vago y guarro, con permiso de Baldomero. Eso sí, con la diferencia de que en vez de apestar a sus padres, apesta a sus compañeros de piso. Los padres tuvieron vista y lo echaron a tiempo, lo que aún no se entiende es como los compañeros de piso lo aguantan y no lo echan del piso. Supongo que si lo echan las cucarachas se montarán en manifestación: “¡Queremos nuestra mierda! ¡Queremos nuestra mierda! ¡No al hambre en el mundo cucarachil!” Y sería peor el remedio que la enfermedad…

Tato, antiguamente, era un personaje con moto y sin contrato. Ahora, ni tiene moto ni tiene contrato, pero tiene novia, que ya es algo. Eso sí, es un cambio sustancial, ya que sus gastos aumentan exponencialmente. Aunque la gasolina suba por las nubes no hay nada que aumente más la inflación que cuando hay demasiada gente que se echa novia. Es más, no sé de donde saca tanto dinero para irse a Ámsterdam a vigilarla sino tiene ni oficio ni beneficio. Ni con los vuelos baratos oiga, ya que esos son como las tiendas de 20 duros, que todos dicen que a partir de un euro pero cuando te has dado la vuelta ya te han pegado el sablazo…

El paso por el mundo laboral de Tato es mucho más triste… Aún. Tato pasa de trabajo en trabajo sin pena ni gloria, enviando currículums a varios sitios para que le dieran con la puerta en las narices, creo que de ahí viene que la tenga tan grande. La nariz. Así que el hombre fue probando de aquí a allí, de flor en flor, picando miel, o mierda, entre trabajos basura y no dio ni una. Repartidor de pizzas, reponedor… Su tendencia no ha sido nunca la de salvar el mundo. Igualito que Bush.

Definitivamente, lo que sabemos, es que Tato, a pesar de no tener un euro, ni trabajo, ni nada de nada, sobrevive en este mundo. Tal cual como sus cucarachas…

2 dicen la suya

  1. wise dice:

    Fueron grandes monólogos de esos personajes, sobre todo el de Clara. Si no te contrataron dice mucho del nivel de enchufes que tienen que haber en esa revista, están de capa caída.

  2. morri dice:

    Muchas gracias Wise ^^ No me cogieron no, estos no eran exactamente los que buscaban y tuve que hacer unos nuevos, así que hice 6 monólogos en total porque resulta que tenían que ser los personajes los que hablaban, no que hablara de los personajes. Así que en otro día ya publicaré los que faltan. ^^

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.