Fauna del supermercado: La que no se entera de nada