Profesiones lucrativas en Semana Santa


Cuando uno piensa en las profesiones que más dinero pueden dar en Semana Santa, las primeras que le vienen a uno a la mente son las de los hoteleros y demás lugares de ocio. Sin ir más lejos, parece mentira que para cuatro días reales de fiesta se mueva el país de manera tan bestia. Sin ir más lejos, mi pueblo se convierte en estos días en un reservorio de domingueros en grado sumo. Pero lo de los domingueros lo dejaremos para otro día. El caso es que no sólo los dueños de hoteles y bares se forran en estos días, otros colectivos menos usuales hacen su agosto en pleno abril. No voy a contar eso sí a los vendedores de cruces y demás merchandising católico. Veamos.


Para empezar, un masajista. Un masajista en Sevilla se forra en estos días hasta más no poder. Yo creo que en todos estos años debe de ser la profesión que más gente ha abrazado para forrarse sólo en estos días y los posteriores a la Semana Santa. Observad sino a esos costaleros que ponen a sus lomos kilos y kilos de peso que hacen avanzar por las calles. Yo no sé si a veces envidiarán a los tractores de las cabalgatas de Reyes que se cansan mucho menos…


La siguiente profesión más lucrativa es la del dueño de un sex-shop. Dirás, ¿en Semana Santa? ¡Si se predica la abstinencia! Que en estos días se supone que has de estar puteado, que si ayuno, que si abstinencia… Total, si haces ayuno en serio, como que no hay muchas fuerzas para la no abstinencia… Pero en fin. No me refiero al uso de sex-shop al más puro estilo compra de vibrador o de condones de sabores. No. Me refiero a la compra de látigos y demás fustigadores para todos aquellos que deciden que en estos días, debido a una promesa, deciden pegarse 700 latigazos para dar gracias por la curación de alguien. Y digo yo, ¿no es igual de chungo prometer que te vas al Caribe? A ver quien saca el dinero. Y al menos no lo pasas mal luego… O sí, depende.


Los fabricantes de cucuruchos gigantes y conos. Que por cierto, desde que hay tanta inmigración, yo no sé qué cara pondrá un subsahariano al ver un montón de penitentes uno detrás del otro. La cara de susto yo creo que no se le va en días. Los penitentes llevan unos sombreros en forma de cono llamados capirotes que tienen pinta de ser muy incómodos y que en caso de agacharte a coger una moneda o pinchas a alguien o se te cae boca arriba y algún empresario heladero con ganas de sacar pasta te lo rellena con una bola gigante de 5 euros sabor a fresa. Aquí el que no corre vuela.



Foto Mundo Visual



Los logopedas. A ver como recuperas la voz de una mujer que se ha tirado durante un rato largo cantando a grito pelado una variante del flamenco llamada saeta. Que salen a un balcón y empiezan a gritarle al cristo que está el pobre hecho un cristo, valga la redundancia. No sé si habéis visto la película de la Pasión, pero creo que la peli Tu madre se ha comido a mi perro era menos sangrienta que esa. El caso es que con esa canción la mujer se desgañita la voz y luego está tres días a gárgaras y en recuperación. Por otra parte, ¿cuando Jesús estaba tan puteado de tanto via crucis y tanto rollo, le dijo a sus amigos: “Ey, que ahora cada Semana Santa quiero que os puteéis igual que me han jodido a mí, os quiero”? ¿No se supone que era bondadoso?


Y por último una profesión muy útil para tener en Semana Santa es la de vendedor de rodilleras para esa gente que promete ir a algún sitio de rodillas y se deja la piel, literalmente, en la gravilla del caminillo por el que van. Es lo de siempre con las promesas, realmente no sabes si tienes un Dios bondadoso o sadomasoquista. ¿Tanto le gusta que la gente se desgarre y se haga daño para poder recibir un milagro? ¿Es al estilo azteca, pero sin ofrecer personas y animales en sacrificio? Que alguien me lo explique porque es que yo no lo entiendo.


Así que ya sabéis chicos y chicas lectores de El mundo está loco, si queréis forraros en Semana Santa podéis lanzaros a estas profesiones o bien ir a la clásica y dedicaros a vender velas. Que en estas fechas se agotan. Sin ir más lejos, en la fábrica, los tíos que están ahí currando sacándose cera de los oidos para crear las velas no dan abasto. No queráis saber como las blanquean. ¡Ánimo! ¡Os forraréis!

11 dicen la suya

  1. Nissae dice:

    Oye;
    Y las tintorerías apañando los trajes a los santos y a los cristos y a las virgenes? que ese es un pensamiento que me ronda.. el resto del año estan en pelotas en el cuarto trastero de la iglesia?
    los plastificarán? estarán envueltos en sabanas en plan los otros?
    Hablaran entre ellos?

  2. Fran J dice:

    todo es un puto cuento chino!!!!

  3. morri dice:

    Nissae: Pues a lo mejor es que se los lavan en el ultimo momento y todo el año los llevan hechos unos trapos.

    Fran J: O chino o judio.

  4. Mazarbul dice:

    Y que digo yo. Desde el Miércoles de Ceniza, todos los viernes, prohibido la carne. entonces, ¿cómo es que se puede comer tan alegremente la carne del pescado? Pescado, ave, marisco… ¿No siguen siendo carne? Si alguien me lo explica…

  5. Anonymous dice:

    Haber…
    Lo de la carne viene desde la Antiguedad, la carne era un tipo de comida reservada para la clase alta por eso se “prohibia” su comida los viernes porque era como un sacrificio y se solia comer y se suele comer pescado.

    MeNa

  6. Anonymous dice:

    Y si Dios existe. ¿Por qué los condena con la lluvia para que no salgan?

  7. Elennim dice:

    Y qué tal el que pasa siempre delante de las procesiones con el carrito lleno de chucherías y juguetillos y montones de globos atados en un extremo? xDDD

  8. Anonymous dice:

    Dios nos dio libre albedrio y libertad total tal asin que “no controla” las inclemencias meteorologicas y deja que siga su curso

    MeNa

  9. JohnyFK dice:

    Elennim tiene razón. Yo creo que lo del carrito de los juguetitos, globos y chucherías es una de las profesiones mas antiguas de España, rivalizando con la prostitución, y es mucho más cómoda que esta. No tienes que ser simpático ni ir bien vestido, solo tener aspecto de feriante. Lo mejor es que, aún siendo los mismos juguetes que hay en el eurochino de la esquina pero con un precio unas 6 veces superior, los padres -muy listos ellos- dicen “vamos a comprarle una pistolita de vaquero al crío, que es lo que más pega ahora que están echando tantas películas antiguas en la tele” y ala, a tirar billetes. Es lo que tiene el technicolor.

    La frase: “Ey, que ahora cada Semana Santa quiero que os puteéis igual que me han jodido a mí, os quiero” me ha tocado la fibra sensible. Un post de los mejorcitos que has hecho, morri. Pero sugiero que hables (si no lo has hecho ya con anterioridad) de las míticas películas que siempre echan en semana santa, pero que no tienen nada que ver con ella, p.e. “Espartaco” un dos tres, responda otra vez.

  10. Paranoias dice:

    YO de semana santa ni hablo.

    Que de tiempo sin pasarme por aquí jejeje Morri lo siento pero no creo que se factible actualizarme, veo que sigues teniendo la mano suelta ;) eso sí algo (lo que pueda) leere, un saludo

  11. morri dice:

    Muchas gracias Johny FK, el tema me lo guardo a ver si lo hago un día.

    Paranoias: Pues aún tienes suerte que yo ando mal de tiempo y no he podido escribir nada desde el jueves pasado y veremos cuando puedo ponerme. Encima tengo pensados dos o tres posts no convencionales y así no se puede joe XDDD

    A los demás nada, los terrenos religiosos son tan pantanosos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.