La historia "real" del nacimiento de Leonor

Monólogo radiado en Radio Palafolls, en directo el día 5-11-2005. Es un pelín largo, pero es que es para radio y ha de durar un ratito. Espero que os guste. Si no lo podéis leer del tirón, lo leéis a cachitos en dos días como si fuesen dos posts :P. Saludos, ¡y estoy aquí de nuevo!

Como ya os hemos contado, la primicia de esta semana que os traemos es el nacimiento del nuevo paras… digo nueva infanta de la Casa Real española. No vamos a hacer el chiste de la infanta naranja infanta limón porque está más visto que el tebeo. La infanta nació el domingo por la noche para hacer que los periodistas no se fuesen a dormir hasta las tantas, nosotros como teníamos tiempo, lo vimos al día siguiente.

Le han puesto Leonor. Que como todos sabéis, lo más difícil a la hora de nacer un niño es ponerle el nombre, eso se decide con el tiempo, pero si como dicen no sabían si era niño o niña tendrían montones de nombres preparados. La infanta Elena y Marichalar no se ponían de acuerdo para su primer hijo y empezaron: Yo Felipe. Pues yo Juan. Y salta la abuela: ¡Yo Froilán, que es la mar de bonito! Y te imaginas en el bautizo al cura: Yo te bautizo Felipe Juán Froilán… Joder que largo, ¿Hay más nombres?

– Mmm… Unos 400…

Y el cura decidió. Bah, ¡de todos los santos! Y eso que nos ahorramos. Y se quedó Felipe Juán Froilán de todos los santos. El problema llegó que todo el mundo recuerda al niño como Froilán, el nombre más feo de todos los que le pusieron. Así que a partir de entonces decidieron poner solo un nombre de cara a la calle. Y los otros los mantendrían en secreto, bajo pena de muerte a quien soltase en las ondas, alguno de los nombres raros del infante o infanta.

Así que nos imaginamos a Letizia y Felipe eligiendo el nombre del pequeño o pequeña infante o infanta. Esto parece el estatuto vasco, los infantes o las infantas, los vascos y las vascas… Que agobio.

Pues estaban ellos diciendo:

– Pues yo le pondría si fuese niño Juancar, y si fuese niña Tamara.
– ¿Pero Juancar? Si Juan Carlos se llama mi padre. No, no. Y Tamara menos, que quieres que la confundan con la cantante mala esa… Tñsk, tñsk. Nada nada. Les pondremos si es niño Carlos, y si es niña Isabel.
– Joder, que clásico, además Carlos se llama el capullo ese de tu amigo, que es más tonto. Yo el nombre de ese no se lo pongo a mi hijo, e Isabel tampoco, también está muy visto en la monarquía y pueden hacerle chistes en el colegio con lo de los patés. Hoy comemos con Isabel…
– Pero si esa canción ya no sale en la tele, que más te da.
– ¡Mucho! Le pondremos Benedicto.
– Anda, anda, Benedicto, como el Papa. Si es que tienes menos vista…
– Bah, pues dí tú, que siempre callas. Todo el día quejándote, todo el día, siempre igual. Venga, el listo, di tú un nombre.
– Pues Pelayo o Covadonga.
– ¡Ala! Todo asturiano, qué cansino, si quieres le ponemos Fernando Alonso.
– Joe, qué tía. Pues escoge tú.
– Vale, jijij, es lo que quería. Pues se llamará si es niño Alfonso.
– Joder como mi bisabuelo… Hay que joderse.
– Y si es niña Alizia con zeta. Como yo, humilde.
– No quedaría eh…
– Bueno, ¡pues Leonor! Como tu tía la del pueblo, y no se hable más. Cagontó.

Y así acabó. Un poco más y se separan, es un peligro hablar con tu pareja del futuro nombre del niño. Porque se provocan discusiones que se sabe como empiezan, pero nunca se sabe como acaban…

En fin, que Letizia empezó a tener contracciones y allá que la llevaron a la clínica Ruber. Estaban Felipe y Letizia en su bungalow ese chiquitito que tienen en las afueras de Madrid, en el Camping Caballito de Mar, y de repente Letizia con zeta empezó a tener contracciones y a sentir que iba a romper aguas. Ay mi Felipe, ay, que viene el niño.

A todo esto Felipe llamó a un taxi, a ver si les podían venir a recoger a su casita que tenía a la princesa de parto. Se llevaron a la comadrona real, por si las moscas, y allá en el taxi que iban todos. Felipe sacaba un pañuelo para la ventana mientras gritaba: “¡Que es una embarazada!” Y allá que iban, mientras el taxista iba a su bola hablando de fútbol: “Pues el Robinho este no sé si hará mucho eh… Martín Lapetra y Schuster.” Lo habían sacado del anuncio de cerveza.

En fin, que después llegaron a la clínica y claro. Tuvieron que ir a la ventanilla de urgencias. Y allí que iba el Príncipe: “Hola, que está embarazada.” Y la de la ventanilla les dijo: “Pues tienen que esperar aquí, son 15 minutos de media de espera, siéntese al lado de aquella negra que también está de parto, de quintillizos, y al lado de aquel viejo que tose pus de forma asquerosa. Esperen ahí eh. Que ahora venimos”.

Y allí que estaba Letizia aguantando, mientras Felipe le ponía una gasa en la frente: “Tranquila cariño, que todo saldrá bien.” A lo que sacó la cámara de video para grabar aquel momento tan especial. Como esa gente que lo graba todo en video, que son cansinos. Que vas a su casa: “Hola, ¿qué tal? ¿Un café? ¿El video de cuando estuvimos en las islas Seychelles que os hemos puesto ya 20 veces?” Y tú, claro, cómo no, pónmelo otra vez que sufro de insomnio y por fin voy a quedarme dormido.

Pues así, la monarquía, como es tan campechana y natural, Felipe sacó su cámara de video Sanyo, de las que iban con cassetes. El pobre no le llega el sueldo para comprarse una digital y aún va con las que iban con casetes chiquititos. Pero tranquilos, que tiene el adaptador para poder ponerla en el video vhs. Que para eso es príncipe.

Pues se puso a grabar. Letizia hecha polvo hablando con la negra de los quintillizos y Felipe: “Saluda cariño a la cámara”. Es que no sé imitar a Felipe y lo imito como al Rey. Y Letizia ya harta: “¡Me cago en tu p… madre!” Y Felipe: “¡No blasfemes, que es la Reina!” En fin, un follón de padre muy señor mío allí en urgencias. Y Felipe grabándolo todo.

Total, que al final la entraron a quirófano, le dieron una habitación, al lado de un viejo en fase terminal. Ya se sabe, nunca sabes que te va a tocar en un hospital. Ellos como son tan campechanos pues mira, la primera cama que había libre, pues allí los metieron. Le pusieron una cortinilla y ya está. Ya no ven al viejo.

Así que con todo ese follón la bajaron a quirófano, la pusieron de parto. Y al final le tuvieron que poner cesárea. Y Felipe: “Jo, con la ilusión que le había puesto Letizia de ponerle Leonor…” Los médicos se miraban incrédulos después de esa frase del príncipe, pero claro, es el príncipe y no le van a llevar la contraria. Que luego los empapelan.

Total, que con todos los esfuerzos, al ser por cesárea no tuvo que apretar Letizia y Felipe no tenía que decirle que soplara. Eso sí, el príncipe seguía grabando con su cámara y Letizia decía, no me grabes, que se me ve todo el gurugú y como este video llegue a manos de Interviú verás tú, que lo regalan con la revista el lunes que viene. Total, un follón.

Al final la niña nació. Felipe decía: “Joder, que larga la tiene mi hijo”. Y el médico, que es el cordón umbilical alelao. En fin, que después se dio cuenta que era una niña, como ellos decían que no lo sabían hasta que nació… Fíjate tú que cosas, querían mantener los nervios hasta el final.

Y esta es la historia de Doña Leonor, pobrecita, tan pequeña y ya la tratan como una vieja. Ya ha salido la cara de la niña. “Es clavada al padre”. Dicen. Yo nunca he sido capaz de encontrar demasiado parecido a un bebé de días que tiene los ojos cerrados la mayor parte del tiempo… Pero en fin. La imaginación no tiene límites…

9 dicen la suya

  1. danonino dice:

    Jo cómo lo haces??? Tus fuentes son la leche, has conseguido la versión underground del parto.

  2. morri dice:

    Jajajaj, son secretas :P

  3. Anonymous dice:

    Vaya puto toston… infumable.

  4. Anonymous dice:

    Pos a mí me ha gustao jajaja, que jarta a reír. Sigue así que te leo siempre, pero no se como coño registrarme…
    La de Oliver y Benji

  5. morri dice:

    Tranquila, ese anónimo ni se lo ha liado, es uno que está picado porque le jodí el final de Twin Peaks, ya se le pasará.
    Muchas gracias, y me alegro que a tí si te haya gustado, no hace falta registrarte para poner un nombre, puedes poner en Elegir una identidad y poner Otros, y te dejará poner un nombre ;)

  6. Ladeoliverybenji dice:

    Ves, con chicas listas como yo este mundo va a ser mucho mejor XD
    Gracias por la información

  7. astroben dice:

    hacia tiempo que no lloraba tanto por la
    intensa risa -visualizando mentalmente la movida- . un 11 chaval, tienes “madera”…………….astroben

  8. Anonymous dice:

    esta noticia es la puta ostia esta super divertida

  1. 21/12/2014

    […] me dirás tú lo que aporta un chihuahua? Si encima no paran de ladrar y dar por culo. Son el Borbón de los perros, malcriados y vividores. Los gatos sí que no tienen ninguna raza que se dedique a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.