Category: relatos

0

Los terrores del Delta (IV): La niña

En el anterior episodio: [Los terrores del Delta (III): El pescador] Antes de volver a mis investigaciones, decidí comer un poco y disfrutar de la gastronomía del Delta. Tenía el capricho de un arrocito o alguna tapa de pescado. Me lo merecía. Había sufrido mucho...

1

Los terrores del Delta (III): El pescador

En el anterior capítulo… [Los terrores del Delta (II): El antihistamínico] Tras el séptimo picotazo de la boticaria-flamenco, conseguí zafarme de sus ataques. Me había asaltado hasta hacerme caer al suelo. Había sido incapaz de verla venir porque jamás habría imaginado que una señora afable...

5

Los terrores del Delta (I): El misterio

El terror del Delta es un relato que envié a un concurso con otro nombre. El relato no ganó y además necesitaba ciertas correcciones. Me he propuesto pulirlo y publicarlo a trocitos durante las próximas semanas, cada viernes, como si de una serie de televisión...

viento camino 2

Circunstancias

El aliento de la brisa matutina me despertó. Era la hora de marchar. Arrastrado por la fuerza del viento dejé que me transportara hacia mi destino. Sin preguntas. Sin lamentaciones. Me dejo llevar por las circunstancias, no me juzguéis. Para mí eso es el aire....

1

La distopía tertuliana

En el año 2010, según unos archivos secretos desclasificados, una brillante luz cegadora iluminó los cielos de Murcia una tarde de Agosto cualquiera. Aquello deslumbró a todos los transeúntes que no fueran turistas italianos y tras unos segundos de desconcierto la luz desapareció. Nadie supo...

0

El encuentro

Eleuterio era un hombre casado desde hacía diez años. Su matrimonio era el ideal, con hijo e hija, perro, casa, jardín y hasta alfombrilla de la República Independiente de Su Casa. Pero hacía cuatro meses que Eleuterio no mojaba el churro por más que lo...

0

Amar en tiempos del teletransporte

No se pudo resistir. El pequeño especímen pertenecía a una raza de exploradores galácticos provenientes de un planeta de nombre impronunciable. La antigua humanidad lo solía llamar Kepler-438b – no es que tampoco fuera un nombre muy fácil de pronunciar y memorizar con tanta letra...