¿Cómo sería comprar en una tienda si compráramos como el usuario medio de Wallapop?

Cuántas alegrías ha dado el chat de Wallapop mediante memes, ¿verdad? La cantidad de barbaridades que se pueden llegar a leer, desde el que confunde el sistema con el Tinder y se dedica a tirar la caña a todo bicho viviente; hasta las ofertas creativas que pueblan la aplicación que pueden llegar a contener bragas con restos de menstruación y jetas de toda clase. Joyas del mundo, oiga. Pero hoy vengo a hablaros del regateo. O del exceso de. Vamos, que está lleno de aprendices de Neymar dispuestos a ofrecerte el precio más bajo con el que puedan ofenderte.

Algunos usuarios llevan al extremo el sano regateo que uno podría esperar en una compraventa entre humanos hasta el punto de que si hicieran lo mismo en un mercadillo de Marrakech lo terminarían apaleando por reirse del vendedor. Así que me he preguntado, ¿cómo sería una conversación entre el usuario medio de Wallapop con la jefa de planta de Electrónica de un Corte Inglés? Pues algo así:

– Buenos días, estoy interesado en la tele que tienen anunciada ahí.
– Buenos días, ¿sería usted tan amable de indicarme cuál es la que le interesa?
– Esa de ahí.
– Tiene buen gusto. Televisor 4K, 55 pulgadas. Muy bien. ¿Quiere mirar alguno más o lo tiene claro?
– Lo tengo claro. Te doy 100 euros.
– ¿Perdón?
– 100 euros. Es mi última oferta.
– Pero si el televisor cuesta 1.200 euros.
– Sí, claro. He visto yo televisores en el Media Markt a 100 euros.
– ¿Ah, sí? ¿Y cuál era? ¿Uno de 15 pulgadas del siglo pasado?
– No sé, era un televisor. Y costaba menos que lo que me pedís. Estáis timando a la gente.
– Pero a ver. Uno igual que este en cualquier otro sitio también te cuesta 1.200 euros.
– No sé, si queréis vender tendréis que poner precios más asequibles. Así no.
– Pues vaya a otro lado a comprarlo, a mí que me cuenta.
– Es que ya no quedan. Se han agotado.
– Ese es su problema, ¿no?
– Ya, pero es que yo quiero esa tele.
– Pues cuesta 1.200 euros.
– Te doy 150. Por cierto, ¿tienes novio?
– ¿Y eso a usted que le importa?
– Vaya tetas tienes, ¿no? ¿Quedamos cuando salgas de trabajar?
– ¡¡Seguridad!!
– ¡50 euros! ¡Mi última oferta! – grita mientras se lo llevan a rastras.

Todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Si la gente comprara en una tienda de la misma manera, las empresas de seguridad estarían bañándose en oro de la cantidad de agentes que necesitarían. Una cosa es hacer una oferta a la baja y otra insultar al pobre vendedor que quiere sacarse cuatro duros extras con objetos que tiene en casa. Y una cosa es ir salido y otra muy distinta el aprovechar cualquier excusa para meter ficha con quien sea en el contexto más desfavorable posible. En definitiva: si tratáis de vender algo en algún servicio de compraventa, armaos de paciencia y respirad hondo. Auuum. Y a lo mejor termináis decidiendo regalárselo a un vecino antes que pelearte con media ciudad por cuatro cochinos euros.

Di la tuya

  1. Una sufridora dice:

    Yo suelo comprar, y también vender, bastantes cosas de segunda mano por lo que estoy acostumbrada a usar páginas de internet de compraventa de segunda mano. Entre otras he usado: eBay, milanuncios.com, segundamano.com (antes de que la cerraran), tablondeanuncios.com, wallapop y vibbo.es… y puedo decirte que de lejos Wallapop es en la que te contacta gente más rara y en la que mantienes las conversaciones más absurdas; y por supuesto siempre tratan de regatearte, tanto es así que he dejado de usarla. No merece la pena. Pones un anuncio y te contactan cientos de personas pero es difícil venderlo. En el resto de páginas te contacta quizá menos gente pero los que lo hacen están más interesados en los que vendes que en otras cosas…
    Saludos