Bienvenidos a esta, mi comunidad

Gente normal, sacado de Drama en el Portal

Gente normal, sacado de Drama en el Portal

Hoy es día electoral, pero no os voy a hablar de elecciones, ni votos, ni partidos políticos ni nada de nada. Hoy os voy a hablar de la sociedad en general gracias a esta mi comunidad. Hace apróximadamente un año me mudé a este edificio, el cual prometía emociones fuertes gracias a una vecina presidenta de la comunidad que advertí que estaba como una chota. “La que se avecina” en casa, pensé. ¡Material original y único para el blog! Sí, soy de esas personas que cuando se encuentran una situación curiosa en primera persona piensan: “¡Pal tuiter! ¡Pal blog!”

Os pongo en situación: mis vecinos, como casi todas las comunidades, se hablan mediante el uso de carteles. Quizá, el que os pueda dar un mejor ejemplo genérico es El Hematocrítico que mantiene un tumblr llamado “Drama en el portal” que aglutina todas estas muestras efímeras de odio vecinal. En este caso en mi comunidad se han unido dos problemas a la vez que seguro que consideráis gravísimos. Por un lado tenemos a un anónimo arrancador de papeles que enerva a otro vecino que es el que los coloca. Igual pone información de seguridad o cualquier otro anuncio y hay un vecino especializado en arrancarlos antes de tiempo. Pues bien, el colocador reta al arrancador con estos desafiantes carteles:

Foto 17-6-16 15 13 06

Ojo al otro personaje anónimo que pone “tus hüevos (sic) ahí”. Que pone huevos con diéresis supongo que para enfatizar o por el simple hecho de que vivimos rodeados de analfabetos. Esto no acaba aquí, debido a que el arrancador de papeles se dedicó a ir quitando los carteles donde se quejaban de que había alguien que quitaba carteles, valga la redundancia. El bucle infinito de la demencia de vecinos con mucho tiempo libre. Total, que el colocador decidió poner otro más llamándolo “papirófobo”, y quien sabe, igual es “papirófago”, se alimenta de papeles y no lo puede evitar. Así que colocó esto, atención que al final del todo hay otro detalle revelador:

Un beso inesperado

Un beso inesperado

Os comento el orden en el que aparecieron los mensajes. Primero las letras azules más oscuras, quejándose amargamente del arrancador de carteles. A día de hoy este cartel aún sigue ahí, así que el arrancador – seguramente por joder – no lo ha quitado. Seguidamente en boli más clarito tenemos el mensaje de un vecino preocupado por la persiana de otro. En el patio de luces hay una persona no identificada que sube y baja la persiana dejándola caer, creando un estruendo que se oye en el patio y ya. Tampoco penséis que suena ahí una orquesta sinfónica y tampoco es que sea a las 2 de la madrugada. Siempre a horas normales, al levantarse a currar y al anochecer. Pues bien, a este hombre le molesta y lo dice, aprovechando que ya existe un cartel. No se le puede negar que sabe como ahorrar en papel, ¡un prohombre del reciclaje! El beso le añade ese punto de misterio, pues apareció después del segundo mensaje. ¿Quién es la chica del beso? ¿Por qué lo dejó plantado ahí? ¿Puede que se le haya infectado la boca con el odio que supuraba el papel? Nadie lo sabe.

El caso es que el hombre que dejó el segundo mensaje no se conformó y redactó un escrito con su ordenador y lo plantó en el ascensor. Ahí tenéis el documento gráfico que además fue surtido de amenazas y contraamenazas con el paso del tiempo:

"Soy militar retirado" es quizá la mejor amenaza vecinal que existe.

“Soy militar retirado” es quizá la mejor amenaza vecinal que existe.

El militar retirado y justiciero vecinal le pone mote al otro vecino al que llama “el Persianas” que no para de molestarle con su manía de subir y bajar la persiana. He de reconocer que yo la he oído y bueno, no es tan grave. El tema es que después de haberse dejado mensajes en el ascensor, el Persianas lanzó con fuerza la susodicha contra la repisa y el justiciero decidió cumplir con su amenaza: lanzó un petardo al patio de luces. Escándalo entre todo el vecindario e insultos poco amigables para el del petardito. Es una forma curiosa de solucionar un problema: te fastidia una persiana solo a ti y lanzas un petardo que jode a todos los vecinos. Siguiendo esa lógica, cuando el perro de un vecino se le mee en el felpudo, imagino que irá a cagarse a todos los balcones de los demás.

El Persianas, lejos de amilanarse, volvió a subir y bajar dos veces su persiana, haciendo un ruido aún más ensordecedor. ¿Qué hizo el justiciero? Lanzar otro petardo más gordo, como había amenazado. Tras varios gritos en el vecindario, indignación por aquí, insultos por allá, la cosa no fue a más porque seguramente estarían sus respectivas mujeres diciéndoles: “Paco, déjalo, no vale la pena, ven, toma la tilita, hala, la pastillita, venga” Mientras le coge de los dos hombros y lo aparta de la ventana. Ay, señor, ¿qué sería de nosotros sin las mujeres y su falta de testosterona? Al final, las aguas se calmaron y los carteles desaparecieron. Pero quién sabe que pasará en los próximos días. Juro por mi madre que yo jamás he puesto un cartel de estos para provocar el caos y tener material para el blog, aunque confieso que es tentador.

Y esta es la situación. Por mi parte yo cada día entro en el portal con la ilusión de encontrarme un nuevo cartel. Estoy como en los primeros días del Facebook, todo el rato dándole al F5 de la Comunidad, a ver si han actualizado algún muro. Por ahora no hay ningún conflicto más, pero hay tantos pisos que solo hace falta una chispa para encender la llama del rencor y la denuncia anónima. Seguiremos informando.

3 dicen la suya

  1. Patri O. dice:

    No conocía la página de los portales esa, gracias por mostrarme una nueva forma de perder mi tiempo jajajaja

    Pero entonces ¿el papirófobo se hs rehabilitado? Qué aburrimiento…

  2. Diego Alfonso dice:

    Muchas gracias por el link de la página amiga Drama en el portal, un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *