Cómo somos al cruzar un semáforo

Me confunde...

Me confunde…

Cruzar con un semáforo de peatones es una acción tan cotidiana que muy probablemente muchos de vosotros jamás le hayáis prestado la más mínima atención. Y es normal. Pero si nos fijamos un poco en la gente, veremos que nuestras múltiples y diferenciadas personalidades se ven reflejadas también a la hora de afrontar la espera en un semáforo. Incluso nuestra credulidad, sino solo tenéis que fijaros en esos semáforos que a mí me gusta llamar “homeopáticos“. Sí, esos que tienen pulsador. Te hacen creer que cuando pulsas se pondrá en rojo el de los coches, pero cambia cuando le da la real gana. Es el pulsador placebo. Pues hay quien cree que eso funciona y sigue apretando constantemente hasta que se pone en rojo y dice: “¿Ves? No le habíais dado bien”. Claro.

Pero fijémonos nada más en los semáforos de toda la vida. ¿Cómo sois al cruzarlos? ¿Aguantáis la espera? ¿Os lanzáis cuales suicidas aunque venga una hilera de camiones? Ahora veremos la clasificación, pero yo tengo que confesar una cosa. Aunque puedo comportarme de múltiples maneras, tengo una máxima que intento cumplir a rajatabla: nunca me salto un semáforo en rojo cuando hay un niño pequeño esperando al otro lado. Ves a los padres diciendo: “No se cruza en rojo, espera, no, aún no” Y siempre hay alguien que aparece por detrás corriendo y saltándose las señales con premeditación y alevosía. Al niño se le quedan los ojos saltones, agarrado de la mano de su mamá y mirándola con cara de corderito degollado en plan: “No entiendo nada”. No les despistéis. Esperad.

A lo que vamos, ¿qué tipos de personas hay a la hora de cruzar el paso de peatones semaforil? Veamos:

Con este semáforo me quedo toda la vida esperando

Con este semáforo me quedo toda la vida esperando

– El distraído: Puede llamarse el distraído o el adicto a las redes sociales. El caso es que este personaje cuando ve el semáforo en rojo, se espera y aprovecha para mirar el móvil. Un par de whatsapps, una mirada al Twitter, otra mirada al Facebook… Y el semáforo se ha puesto tres veces en rojo y en verde desde que está allí. De repente decide alzar la mirada y ve que está en verde parpadeante y cruza a toda prisa con el móvil en la mano y mirada perdida. Ay el día en que vayamos con gafas de realidad virtual por la calle…

– El defensor de la ley: Hasta que no está en verde totalmente el semáforo de los peatones no mueve un pie. Persona conservadora que siempre cumple con todas sus obligaciones. Le da igual que se haya puesto ya en rojo el semáforo de los coches. A él le toca esperar hasta que no esté en verde, todo lo demás es incumplir la ley. Y tienes suerte de que no te hace una foto para mandársela a la policía si te lo saltas tú.

– El temerario: Espera inquieto a que pasen los coches y en cuanto ve un resquicio en el que no llegan, le da igual que esté en rojo, en verde o en rosa fucsia. Él cruza. Siempre cruza corriendo, por si acaso y siempre parece que vaya tarde. Despiértate más temprano hombre, no te la juegues.

Al final hay que vigilar con ESTO

Al final hay que vigilar con ESTO

– El paciente impaciente: Mientras está en verde el semáforo de los coches permanece impasible en la acera, pero en cuanto que se pone en ámbar salta hacia el paso de peatones. Se va introduciendo poco a poco dentro de la carretera y cruza corriendo. Dos segundos más esperando le hubieran provocado quemaduras en los pies, así que se lanza. Tiene que rezar para que no pase el típico coche que ante un semáforo en ámbar acelera como si acabara de empezar la primera vuelta del GP de Mónaco de Fórmula 1.

– El suicida: Al que atropellan. Se lanza a la carretera como si estuviese jugando al Crossy Road. A esquivar y torear coches y si hace falta a quedarse en la mediana a esperar a que pasen los demás. Tiene poca querencia por su vida. Muchas veces termina esperando en medio de la carretera hasta que se pone en verde porque no paran de pasar coches. Otras veces genera atascos hasta que viene la ambulancia.

– El pachorra: Abuelo que aunque aún tiene agilidad en las piernas cruza el semáforo cuando está en verde y llega al otro lado cuando ya está en rojo. Por lo visto es amante de las sinfonías de claxon.

Y hasta aquí esta clasificación de personas que os hará pensar – si habéis llegado hasta aquí -: “Pues sí que da de sí la mierda esta del semáforo de peatones”. Y además, a partir de ahora, cuando os saltéis el semáforo en rojo pensaréis en ese crío de babilla distraída y ojos de buenazo que mira a su madre intentando entender las reglas que rigen a los mayores que no le permiten a él llegar antes a los “culumpios“. Pensad en los niños. Es un mensaje de El mundo está loco.

Di la tuya

  1. Diego Alfonso dice:

    Te faltó uno, el que hace como si el semáforo no existiera y cruza cuando no ve vehículos, le da lo mismo si está en rojo o en verde, apenas dejan de aparecer vehículos es su señal. Un saludo Morri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *