La gente está muy mal: La salida del pollo frito

Not Safe for Buen Gusto

Not Safe for Buen Gusto

Para los más despistados os recuerdo que esta sección recopila los personajes de internet que se han hecho famosos por algún hecho horripilante que nos hará sangrar los ojos, los oídos o algo parecido. Otros genios que han pasado por la sección fueron Flos Mariae o la que se comió el tampón. Hoy os traigo a Andrea Maramara ft. Ramses Hatem con su canción del pollo frito. Sutil, elegante y subliminal. Disfrutadla y la comentamos un poquito.

El vídeo está trufado de arte videoclipero de los años 70 – o de cualquier videoclip de Camela – donde imágenes en movimiento se superponían a imágenes enormes de fondo de manera psicotrópica. Llevo rato viendo pollos fritos por las paredes de mi casa. Y a la vez sufro de pesadillas constantes con el ritmo pegadizo de la canción. Si os digo la verdad, anoche ya pensaba en escribiros sobre estos elementos y dormí fatal. En mi cabeza resonaba el estribillo pollo pollo pollo POLLA. Con esa forma tan subliminal de soltar, sin venir a cuento, el miembro viril. Seguro que es de esas personas que dice RABO en vez de BRAVO cuando todo el mundo aplaude.

No sé muy bien cual es el motivo de este vídeo ni la asociación de ideas entre el pollo frito y las pollas más que en el parecido en el nombre. Ni por qué a las chicas de verdad les gustan las alitas de pollo. La única razón es que la chica haya perdido la virginidad hace poco y tenga ese exceso hormonal que a todo el mundo le pasa justo después de descubrir el sexo. Aún así, para mí es todo un sinsentido que solo es posible si existe en Youtube. Hace diez años ni en los sueños más húmedos de Javier Cárdenas hubiera aparecido tanto frikismo. Youtube es esto y cosas peores.

La única explicación que le encuentro es que esto es un chiste interno que se fue de las manos. Una de esas cosas que se te ocurren una noche de borrachera con los colegas y empieza “a que no hay huevos de…” y termina con casi un millón de visualizaciones en Youtube. Y sin querer, se convierte de un plumazo en cutrismo ilustrado digno de esta sección. Espero que no tengáis muchas pesadillas esta noche.

4 dicen la suya

  1. Celia dice:

    Vivimos en un mundo cada vez más miserable. Menudo nivelazo. Yo no sé qué le pasa a la gente en el coco para en lugar de ponerse a leer un buen libro (¿leer?? ¿Qué es eso???) o verse una peli en la tele (tampoco ponen, joder!), se les vaya la olla siguiendo a los youtubers, que algunos están bien, pero otros son para echar la pota delante del ordenador.
    Me gusta mucho tú blog. Ya he leído unos cuantos artículos.
    Saludos desde Viena

  2. Marilin C. dice:

    Muy fuerte lo de este vídeo, hay que ser un hacha de lo cutre para llegar a este nivel. Ole, ole y ole.
    Lo que me he reído con el pollo, pollo, etc. En serio, ¿en qué mente pervertida y calenturienta cabe hacer esa analogía, y luego grabar un vídeo?
    La gente no deja de sorprenderme, creo que desde hoy voy a mirar el pollo con otros ojos :D

    • morri dice:

      Yo creo que es fruto de perder la virginidad recientemente y el exceso de hormonas que eso provoca. Eso o una broma que se fue de las manos. Son mis dos teorías. Ahora tendrás que tener cuidado al pedir pollo en un restaurante, a ver lo que te va a traer el camarero… :P

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *