Las madres que se van de fiesta con sus hijas y visten igual

madre_e_hija_de_fiesta

Hay muchas madres que consideran que sus hijos deben verlas ante todo y sobre todo como si fueran “su mejor amiga”. Y esto puede dar lugar a muchas interpretaciones porque algunas madres se han convertido exactamente en eso, en su mejor amiga: En la Vane.

Yo no sé si son madres que no superaron la adolescencia, que tuvieron sus hijos demasiado jóvenes o que de repente han tenido una regresión irreversible a la edad del pavo. Porque una vez pasas la edad del pavo, ¿cómo madurar de nuevo si vuelves a ella? El caso es que hay un tipo de madre que se convierte en uña y carne de su hija hasta tal punto de vestir igual y salir de fiesta con ella. Y ahí las veis, madre cuarentona e hija adolescente, en la barra del bar. De ligoteo. Dando grima.

Porque ahí dan grima las dos, la madre y la hija. La madre por vestirse con minifaldas de colores cantosos y más cortas que un cinturón que consiguen dejar entrever hasta el hilo del tampón. Que igual es para demostrar que siguen siendo fértiles. Por no hablar de esos tops con transparencias y mallas sacados de un anuncio de Campofrío. Y por otro lado van maquilladas como puertas, cual adolescente poligonera entremezclando las incipientes arrugas y el exceso de maquillaje hasta tal punto que cuando asoma alguna, parece una grieta de masilla mal puesta de coche tuning. Pero ahí está, con pose altiva y sexy guiñando el ojo a veinteañeros expectantes de emociones fuertes.

Y ahí está también la hija vistiendo exactamente igual que la madre, y cuando digo igual digo con la misma talla exacta. Aunque una tenga tres tallas más que la otra. Y permite que su madre le espante los ligues, o lo hace expresamente por eso. Excepto entre aquellos que se acercan porque les da morbo aquello de liarse con madre e hija. La mezcla de la experiencia y el furor uterino pre-menopáusico sumado a las bondades sexuales de la juventud llaman a muchos machos alfa ávidos de nuevas experiencias. Aunque eso solo está en sus mentes, madre e hija no salen para ligar ni hacer tríos, si fuera así hubieran dejado el bote de Titanlux en el balcón antes de echárselo por la cara.

Desde El mundo está loco recomendamos encarecidamente la huída como única salida ante un encuentro fortuito con estos seres de la noche. De otro modo podrá encontrarse por equivocación y seguramente por culpa de algún efluvio etílico en una relación bicéfala siendo amante y yerno ideal a la vez, yendo de compras con su suegra y caminando de la mano de ambas mozas. Vayan con cuidado cuando salgan por ahí.

3 dicen la suya

  1. 29/11/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Hay muchas madres que consideran que sus hijos deben verlas ante todo y sobre todo como si fueran “su mejor amiga”. Y esto puede dar lugar a muchas interpretaciones porque algunas madres se han convertido exactamente en eso, ..…

  2. 02/03/2015

    […] te arrimes tanto que podría ser tu madre” Y lo es. Es su madre. Que también está ahí de fiesta buscando maromo y acaba de darle al hijo 5 euros para un cubata. Pedir la paga en la barra del bar, […]

  3. 16/05/2015

    […] de aire se desinfló rápidamente cuando el plasma de Lampariga le hizo entender que tenía mil suegras. Comprendedlo. Pero esa no era la peor noticia que tenía la exobiología para el pobre Drsddfkpf y […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *