Buenos propósitos al empezar el curso

checklist

Septiembre es un mes en el que se pueden empezar dos cosas: o un curso o una colección de figuritas de porcelana chinas en fascículos. Pero hoy en día, seamos sinceros con nosotros mismos, no hay dinero para chuminadas y lo mejor es hacer algo productivo. Mirar por el futuro y esas cosas que ahora se lleva. Antes no, antes – hijo mío – todo era Carpe Díem. Ahora es “haz un curso o algo que nunca se sabe, que está la cosa mu má”. Así que llega septiembre y un día te ves haciendo un curso de guitarra, de inglés o ¡incluso un curso de educación infantil a distancia! Que la verdad, viendo lo salvajes que son los niños yo también les educaría a distancia. “Sí, niño, ponte allí en aquel árbol a trescientos metros que ya te daré clase por el iPad”

Todo son buenas intenciones en estas fechas. Es como si fuera un segundo fin de año. Aunque a final de año las propuestas son mucho más locas debido a los altos efluvios etílicos que se desprenden. A la gente en septiembre le da por pensar en hacer cosas mucho más factibles: cursos de cocina, macramé, punto de cruz o cupcakes (un día hablaremos de esto); sin embargo en fin de año la gente se propone cosas tan salvajes como dejar de fumar o ir al gimnasio. ¿Es que no aprenden? La mejor manera de cumplir uno de esos propósitos es decir que no lo harás: “Este año no iré al gimnasio”. Y cómo los propósitos de año nuevo no se cumplen, ¡magia! Irás. No, no irás. No te engañes.

Sin embargo el curso escolar nos anima y nos motiva. Ver a esos niños felices y contentos de abandonar esos dos meses y medio largos en los que se han tocado los huevos a dos manos para llegar al colegio a ver a sus amiguitos, a que les pongan deberes y a darse de leches en el patio. Tan felices que luego cuando es la hora de salir todos salen corriendo como si les estuviera persiguiendo un monstruo de tres cabezas. Pues eso nos motiva a hacer cursos y formarnos: entramos igual de felices y salimos a la misma velocidad. ¡Un poco de voluntad! ¡Los cursos están para terminarlos! Esto no sé si os lo digo a vosotros o es una especie de recordatorio mental.

A mí se me ocurren siempre ideas locas cuando empiezan estas fechas y justo es cuando menos tiempo tienes. No os independicéis, es una trampa. Luego tienes que hacer un montón de cosas en la casa. Yo pensaba que la ropa caía al suelo de mi habitación y luego aparecía limpia, planchada y doblada en el armario por arte de magia. Y resulta que no que hay un proceso ahí por medio un poco tocahuevos. Pero aún así hemos de proponernos esfuerzos para los próximos meses. Ah, sí, estoy escribiendo una novela. Metedme presión para que la termine. A ver si así.

Di la tuya

  1. 17/09/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Septiembre es un mes en el que se pueden empezar dos cosas: o un curso o una colección de figuritas de porcelana chinas en fascículos. Pero hoy en día, seamos sinceros con nosotros mismos, no hay dinero para chuminadas y lo m..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *