Hipoteca su casa para alargarse el miembro viril

mirando su escaso miembro viril

Dramatización

Un hombre australiano ha hipotecado su casa para poder pagarse la cirujía que le permitirá agrandar su miembro viril. No porque haya decidido comprarse setenta Jes Extender para hacer el mega supremo alargador de pene definitivo, no. Por lo visto la magia del Jes Extender no era suficiente para él puesto que el muchacho dispone de un pene de 7 centímetros en erección. Suponemos que en estado flácido su pene es una pipa sin cáscara.

El afectado por esta maldición vital ha decidido poner fin a sus traumas infantiles que le perseguían en sus pesadillas. De chaval no quería practicar ningún tipo de deporte por temor a que se rieran de él en las duchas. Qué tontería, ¿desde cuando un hombre ha mirado el pene de otro en un vestuario masculino? Esas cosas no pasan. Total, que el hombre tenía miedo de ser señalado cuando alguien viera su cosita con la ayuda de una lupa.

Y ya por no hablar de las relaciones con las mujeres. Eso sí, a la hora de tener sexo lo tenía fácil para ponerse el condón: no necesitaba desenrollarlo. Debido a tantos traumas y malos tragos decidió que lo mejor era poner la pasta que hiciera falta para acabar con su problema, o problemilla. Sin ir más lejos ya lleva gastados unos 45000 dólares (unos 33500 euros, ¡a pesetas no os lo traduzco so viejos!) y tiene en mente una nueva intervención quirúrgica que le llevaría a gastarse 50000 dólares más. Cuando termine todo podrá decir orgulloso que su pene vale más que su casa. Y no será una fantasmada.

[Noticia original] (Encontrado gracias a Becaria_, cómo no)

2 dicen la suya

  1. 29/07/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Dramatización Un hombre australiano ha hipotecado su casa para poder pagarse la cirujía que le permitirá agrandar su miembro viril. No porque haya decidido comprarse setenta Jes Extender para hacer el mega supremo alargador d..…

  2. 02/06/2015

    […] Hipoteca su casa para alargarse el miembro viril […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *