Hacerse tattoos

Lo típico que empiezas haciéndote un tribal y se te va de las manos

Lo típico que empiezas haciéndote un tribal y se te va de las manos

Hoy os voy a desvelar un secreto sobre mi cuerpo: no llevo tatuajes. Ni uno solo. Bueno, tenía pensado hacerme uno que pusiera FLV y en algunos momentos “Fui a Las Vegas, me acordé de ti y me hice este bonito tatuaje”; pero al final lo descarté por doloroso. Y principalmente porque en mi arduo camino para convertirme en un fantástico yerno ideal un tattoo no viste, no vende, a las señoras les da miedo. Eso y que tengo unos gustos tan volátiles que un día me parece genial hacerme Velociraptor bailando la macarena, me hago el tattoo y a lo mejor al cabo de tres minutos de verlo en mi piel me arrepiento y ahora lo que quiero es un Triceratops bailando la macarena.

Pero aún así, aunque sea de gustos cambiantes; aunque quiera ser el yerno que toda suegra quisiera; aunque las agujas del tatuador me den cierto pavor… He decidido hacerme un tattoo. Pero no uno cualquiera: el definitivo. El tatuaje de los tatuajes, el metatatuaje o el metatuaje. El súmum de los tattoos, el que estará por encima para dominarlos a todos. El megatattoo, la joya de la corona. Y os voy a decir en qué va a consistir, antes de seguir con los superlativos. Ahí va:

Algunos empizan de bien pequeños

Algunos empizan de bien pequeños

– Una letra china debajo de la oreja. Y no quiero saber qué significa. Quiero entrar en un bazar chino y que la dependienta se descojone sin yo saber por qué. Las letras chinas molan porque sí. ¿Qué más da lo que signifique? Igual codifico mi número de teléfono en letra china. Seguro que hay una sola letra china para cada número del universo. Hay letras chinas para todo. A tope.

– Una telaraña en el hombro izquierdo. Y luego me compraré una tarántula para que se ponga como loca y no entienda nada al posarse en mi hombro. Llevaré una tarántula como un loro de pirata. Si esto no mola, no sé qué puede molar más.

– Una estrella en el codo. De cinco puntas. Sin pintar por dentro, por supuesto. Un perfil de estrella. Y a poder ser una en cada codo. Guti lo llevaba y Guti sabe, él ha estado cerca del metatuaje, pero no ha llegado a la quinta esencia del tatuaje como quiero llegar yo. Dos estrellas.

– Un brazalete de espino en el bíceps derecho. Y que llegue por dentro del brazo eh, nada de quedarse a mitad del tattoo. Aunque me salten las lagrimas que parezca que una tormenta tropical haya pasado por la tienda del tatuador, me lo haré entero.

no_fear_tattoo– Un ojo grande en cada omoplato, y justo encima en la parte posterior del hombro unas letras grandes que pongan… Sí, lo sé, mola tanto que os vais a caer para atrás: NO FEAR. Cuando me ponga moreno en verano mi espalda parecerá una luna tintada de un coche tuning.

– Un tribal en el gemelo derecho. Seguramente tendrá significado en alguna tribu maorí aunque aquí estilamos mucho más cosas de la tribu mahourí. Con espumita. El tribal ocupará todo el gemelo y parte del muslo. Como un fuego que se extiende hacia arriba. Todo pasión.

– Y para acabar por supuesto no podría faltar el clásico. Así se termina un metatuaje: un corazón en el gemelo derecho que ponga “Amor de madre” y en el tobillo un ancla. Y me daré a la mar una temporada para sentirme vivo. Arrr.

Una vez tenga terminado todo el metatuaje y tenga el cuerpo bien dibujado estaré ya por fin preparado para ser detenido por la policía. En todas y cada una de las ruedas de reconocimiento estaré allí pasando el rato. Posando. Espero que me den un buen sueldo por tanto posar.

Falso tanga. Parecía una buena idea...

Falso tanga. Parecía una buena idea…

Sí, no hay nada como un buen tatuaje para que la policía te fiche bien. Y no hay nada como un buen tatuaje repetido millones de veces para que puedas dar un falso positivo. Los tatuajes van muy a modas. Mucho. Es algo realmente curioso ya que es un dibujo que te haces en la piel para toda la vida. Bueno, un poco como tener hijos que cuando se pone de moda que te haga uno el Rey o Julio Iglesias allá que se llena de muchachas embarazadas. Seguro que ellas también tienen un hada o un delfín tatuado. O mejor, unas pisadas de gato.

Ya os avisaré cuando tenga mi tatuaje terminado. Os pasaré una foto de cada una de las partes de mi cuerpo. Pero no me pidáis el de FLV, cochinas. Eso sí, no acabaré pintándome el mapa mundi en mi cuerpo como parece que lleven algunos. En serio, si tuviera el cuerpo tan tatuado de arriba a abajo saldría a la calle en pelotas por confusión. “Pensaba que me había puesto la camiseta y no” “Hombre, lo de camiseta aún cuela; pero muchacho que vas por ahí con el reloj de péndulo hombre de dió” Un desastre todo.

Bonus como curiosidad: El porqué de que los tatuajes sean permanentes.

7 dicen la suya

  1. luiiz leyva dice:

    yo me quedo esperando las fotos xD no nos defraudes hahahahha

  2. Loque dice:

    ¿Y un retrato de tu abuela muerta? Lo he visto en los programas de tatuajes y queda antiguo a la par que escalofriante.

  3. Untzi dice:

    Como mola tu post jajaj, como me he podido reír, que buen descubrimiento.
    Yo llevo tres tattos pero a resguardo jajaja. Animate!!
    Saludo!!

  1. 17/07/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Lo típico que empiezas haciéndote un tribal y se te va de las manos Hoy os voy a desvelar un secreto sobre mi cuerpo: no llevo tatuajes. Ni uno solo. Bueno, tenía pensado hacerme uno que pusiera FLV y en algunos momentos “Fui..…

  2. 21/12/2014

    […] fui futbolista de alevines – con nulo éxito, sino aquí estaría hablando de mi último tatuaje en la pestaña derecha – vi cosas que jamás creeríais. Vi padres atacar a otros en llamas […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *