Mudarte al extranjero

No intentes una mudanza normal a EEUU

No intentes una mudanza normal a EEUU

En esta situación de crisis perpetua en la que estamos instalados miles de españoles salen del país en busca de habichuelas, nuevas esperanzas o Erasmus cachondas. Que hay de todo. No todos triunfan, aunque Españoles por el Mundo nos quieran contar lo contrario. Un día de estos hablaremos sobre estos programas nocivos de televisión, pero hoy nos vamos a enfocar en esos valientes compatriotas que deciden marcharse del país y hacer lo que más puede temer un hombre en el mundo: una mudanza al extranjero. Es decir, una mudanza a lo bruto.

Si habéis vivido alguna vez en vuestra vida una mudanza sabréis de lo que estoy hablando. Si ya es estresante una mudanza en tu propia ciudad – ¡incluso a dos calles! ¡Sé lo que me digo! – imaginad lo que tiene que ser transportar tus enseres personales a, yo que sé, Canadá. No es de esas cosas que vayas a pedir a un amigo. Puedes probar y hacer un evento en Facebook: “Me mudo, ¿quién se apunta? Everybody to the party!” Nadie se apuntará. Bueno, o sí. Pero ya sabes lo que dicen de los eventos en Facebook. Si ponen que sí es tal vez, si ponen que tal vez es que no y si ponen que no es “quién mierda eres tú y como ha llegado esto a mí”.

El caso es que no puedes contar con tus amigos para una mudanza a Canadá. Puedes contar con ellos, eso sí, para que una vez instalado allí te llamen y te pregunten si en dos semanas de agosto tienes un huequito en tu piso. De eso no tengas ni la más mínima duda. “Y si no estás no pasa nada, nos dejas las llaves y ya…” Dalo por hecho. Así que te tienes que buscar la vida y contratar alguna empresa de transporte internacional como Cargax, por ejemplo. La cuestión ahora es: ¿qué te llevas?

Algún loco pensará que hacer una mudanza al extranjero consiste en llevarse todos tus muebles y electrodomésticos a lo bestia. Y hombre, a no ser que te vayas a Burkina Faso y creas que allí no hay nadie que fabrique muebles, pues aún. Pero alma de cántaro, haz el favor de vender tus bienes y cómprate otros en Canadá. Que allí habrá IKEA también. Digo yo. Si le tienes mucho cariño al piano de cola ese que siempre cae en las mudanzas de las películas porque usan poleas de plastilina, véndelo o dáselo a tus padres. Si te lo piensas llevar prepara el talonario. El valor sentimental suele salir caro.

Así son las mudanzas al extranjero, no vale la furgoneta de tu cuñado. Porque todos los cuñados tienen una furgoneta y cajas de herramientas. Sino no son cuñados ni son nada. Para mudarte fuera te tienes que buscar la vida a lo bestia y más cuando has de lanzarte a ultramar. Hoy en día tienes muchas facilidades para irte. El Gobierno te las da todas que mientras más se vayan más baja el paro registrado. Solo tienes que tener en cuenta una cosa antes de marcharte y es la auténtica clave de todo emigrante: puede que después de instalarte allí, ya no quieras volver.

Di la tuya

  1. 13/05/2014

    Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: No intentes una mudanza normal a EEUU En esta situación de crisis perpetua en la que estamos instalados miles de españoles salen del país en busca de habichuelas, nuevas esperanzas o Erasmus cachondas. Que hay de todo. No tod..…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *