¿Qué pasaría si los excrementos humanos olieran bien?

pastel excrementos caca

Este sería un plato principal

Los niños suelen hacerse preguntas que las personas adultas no nos hacemos porque lo tomamos como algo “normal” y válido sin plantearnos nada más allá. Aunque realmente la respuesta no la sepamos o seamos capaces de expresarla. Por ejemplo, ¿por qué el cielo es azul? Te lo pregunta un niño y te deja con los huevos colgando. Es el típico caso de frase que cuando unos padres se encuentran con ella le pasan la patata caliente al otro: “Pregúntaselo a tu madre que siempre tiene la cabeza en las nubes”. Te lavas las manos y ya puedes seguir viendo el fútbol tranquilo.

Otra pregunta que muy probablemente se haría un niño y que nosotros también damos por tonta es: ¿por qué la caca huele mal? ¿A quién no le han dicho al salir del lavabo si estaba podrido por dentro? Quién más quien menos ha hecho saltar la alarma nuclear en algún lavabo público, así pues, ¿por qué la naturaleza hace que los excrementos sean apestosos? Bien, porque la naturaleza es sabia. Los excrementos están formados por elementos que el cuerpo humano no puede asimilar como la fibra o el cacho de boli que te tragaste sin querer. Si todo esto oliera y supiera bien, es muy probable que los antiguos seres humanos se lo llevaran de nuevo a la boca. Y la humanidad se hubiera extinguido mucho antes de llegar a hacernos esta pregunta hoy.

pastel mierda excrementos

Pastelito

Sí, porque ¿quién se mataría en ir a cazar mamuts si tienes comida calentita y recién hecha cada vez que te de un retortijón? ¿Recoger frutos? ¡Anda ya! ¡Unos pedetes y el plato en la mesa! No hubieran comido alimentos nutritivos y se hubieran zampado elementos que terminarían desechando de nuevo. La humanidad muerta de hambre habiendo comido diariamente. ¿Quién os dice que no fuera esa la razón por la que los Neanderthales se extinguieran hace miles de años? ¡PUM! ¿Qué es eso que oígo? ¿Un paleontólogo pegándose un tiro? Va, hombre, cosas peores habréis escuchado a la Sarah Palin.

La cuestión es que no es así, la caca huele mal y supongo que sabe mal; ¿pero y si no hubiera sido así? ¿Y si aún así la humanidad hubiese sobrevivido y hubiéramos llegado a estas alturas de la comedia? ¿Y si hoy en día la caca oliera bien y nos la comiéramos de postre como si fuesen trufas de chocolate o yogur de caca? ¿Y si los perfumes estuviesen hechos de esencia de pedo? ¿Vaya mundo de mierda, no? Pues quién sabe. Aquí en El Mundo está loco haremos antropología-ficción. Imaginemos nuestro día a día donde nuestros excrementos son perfectamente reaprovechables.

Para empezar nunca jamás se hubieran inventado los lavabos. Al menos no para ir de vientre. No mearíamos en las tazas, sino que escanciaríamos grácilmente nuestro pis sobre culines de vaso. Al fin y al cabo sería como una bebida fermentada más. Total, Txumari Alfaro ya se lo bebe, ¡imaginad si oliese bien! ¡A litros! Hay algunos que dicen, equivocadamente, que la miel es caca de abeja. Así pues nuestros excrementos serían una especie de miel de la que podríamos disfrutar gratis cada día. Si uno toma sus cereales con fibra, claro.

parque caca excrementos

Homenaje a los surtidores

Nuestra vida sería totalmente diferente, cagaríamos en tuppers y no en las tazas de water actuales. Seguramente en los primeros años de la humanidad se hubieran utilizado cuencos de cerámica donde depositar las heces. Las familias considerarían una bendición de los dioses una buena diarrea. Habría personas que vivirían solamente de cagar. Los más afortunados y ligeros de vientre se convertirían en surtidores públicos de caca donde ir a comprar la que te falte en casa. Estar estreñido podría dejarte toda una semana sin postre, así que esas personas permitirían crearte una despensa de mojones para cuando no te salga. Serían como esos surtidores de helados del burguer, pero en marrón en vez de blanco. Todo muy sabroso.

¿Y qué decir de la alta cocina? Ferrán Adrià hubiera inventado el mojón deconstruído, la caca glaseada y el puré de excremento con un gran éxito de crítica y público. “El mejor restaurante de mierda que he visitado en mi vida” – dirían los comensales. Porque mierda dejaría de ser una palabra peyorativa para pasar a ser una halagadora. Los novios se lo dirían a sus novias usándola para los mejores piropos. “Vete por la sombra, cariño, que los mojones con el Sol se derriten”; “Hoy vienes muy mierdosa, amor” o “Tienes las pelotillas del culo más sabrosas de la comarca”. Un mundo en el que en los belenes el caganer sería el Rey que trae los regalos. Un mundo, en fin, no sé si mejor o peor. Pero curioso un rato.

Bonus: Después de publicar esta entrada he encontrado este enlace. Así serían todos los restaurantes del mundo. Así.

4 dicen la suya

  1. 08/09/2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Este sería un plato principal Los niños suelen hacerse preguntas que las personas adultas no nos hacemos porque lo tomamos como algo “normal” y válido sin plantearnos nada más allá. Aunque realmente la respuesta no la sepamos…..

  2. 15/12/2013

    […] un hospital es que no tienes ni que hacer la comida buena. Ya todo el mundo da por hecho que es una mierda pinchada en un palo, así que para qué matarte. “Marchando un paté de mojón” y los […]

  3. 14/08/2015

    […] ¿Qué pasaría si los excrementos humanos olieran bien? […]

  4. 16/03/2016

    […] plurales. Donde lo mismo te sale un día un experto en un tema que te sale Inda a soltar sus mierdas. Si os fijáis bien y ponéis en pause la tele podréis ver como dentro de la boca de Inda habitan […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *