La crisis y los estados de ánimo

enfadado crisis

¡¡Otro caso de corrupción!! ¡¡Hijos de putaaa!!

La crisis, o mejor dicho la recesión, o aún mejor dicho la depresión, está en boca de todos. Para que nos entendamos en lenguaje coloquial: la cosa está mu malita. Y diréis: “Me cagonlaputa, vengo a un blog de risa a reírme y lo que me encuentro es un post sobre la crisis, ¡váyase a la mierda! ¡Aguafiestas! ¡Pesao!” Y a esto me refiero con lo de que la crisis altera nuestro estado de ánimo. Aunque yo venga aquí a contaros cuatro chistes malos, la simple mención a la bicha os ha puesto de una mala leche del copón.

Sin ir más lejos a mí mismo. Pongan por caso que salgo de trabajar y vengo con todo el ánimo del mundo a mi piso a escribir un post para el blog. Que por las noches aúlla. No es que hable, es que me grita: “¡Oyeee, actualízameee peazo vagooo! ¡Pon algo! ¡Aunque sea un vídeo de un gatito! ¡Lo que sea!” Sí, mi blog tiene vida propia; qué pasa. O eso, o tendrán razón aquellos que me decían que las pastillas que vendía el cani de la esquina no eran exactamente las mismas que las de la farmacia. “¡Son genéricos!” – decía yo. Pero no.

Al caso, que venía yo con toda la ilusión para escribir un post y de repente entraba en Menéame. Craso error. Uno va por la calle y ve tan tranquilo como la gente vive su vida y parece todo normal. Tú luego llegas a casa, entras a Menéame y piensas que el mundo se acaba en dos minutos. Es más, yo un día me asomé otra vez a la calle por si la revolución había empezado ya y no me había enterado. Fuego, destrucción, veo en los comentarios. Pero todo sigue igual. A pesar de todo, uno lee las noticias y no puede dejar de invadirle un desasosiego y una mala ostia que ponte a escribir un post. Imposible porque no hay manera de representar la espuma que sale por la boca en letras del abecedario.

crisis estado de ánimo

¿¿¿Quién coño ha puesto Intereconomíaaaa???

Lo mismo pasa el día que quedas con tus amigos en un bar, estás tan tranquilo hablando de cualquier tontería como por ejemplo el fútbol o dudas existenciales como: “¿Hasta donde es escote y hasta donde ya se considera que estás viendo teta?”. Temas interesantes todos ellos que pueden llevar horas de disertaciones. Poca broma con los debates de bar, eh. Pero de repente, alguien menciona lo innombrable. Y no es Voldemort (Cuenco de muerto, una traducción así rápida). Es la crisis. Así que el bajón es considerable, hasta para aquel que la conversación del escote le ha animado curiosamente. “Pues la cosa está muy mal” “Pues vaya tela” “Pues habría que matarlos a todos” “Pues esto no tiene solución” Como para que venga el camarero con la cuenta en ese momento: “¿Cinco euros una puta cerveza? ¡De qué vas!” Y cerveza arriba, cerveza abajo y alguien termina en comisaría esa noche.

No se puede seguir así. Todo el día con el desasosiego. Todo el día de mala leche. La gente se mira mal, desconfía. Y ahora en los anuncios intentan levantarnos el ánimo con chuminadas como el anuncio de Campofrío en el que está muy bien emigrar a otro país porque aquí no hay trabajo, porque oye conoces gente y aprendes idiomas. Vender la emigración como un Erasmus. O un programa sobre la transición y lo majo que es el Rey donde gente que en estos últimos años se ha podrido de pasta dice que la transición estuvo muy bien porque a ellos les ha ido cojonudo. Pues oigan, si intentaban animar a la gente más bien están provocando.

Como esta situación se podría considerar de insostenible hay tres maneras de abordarla. Una es a la francesa. Coger guillotinas y empezar a cortar cabezas. Por si no ha quedado claro: no somos franceses. La otra manera de salir de este malestar interno es la de irte de manifestación. Problema: llegarás a casa o bien, en el mejor de los casos, asqueado al ver las cifras que dan en la tele sobre la mani totalmente manipuladas; o bien con algún miembro del cuerpo menos o en estado deplorable porque los antidisturbios no hacen honor a su nombre. Así que no ayuda a quitarte la mala ostia: la reactiva.

Así que la tercera opción es una que estoy viendo últimamente y que se está empezando a imponer: la chachi hippy happy guachi. Es decir, aquí no pasa nada. Igual que cuando de pequeño nos tapábamos con las manos los ojos para escondernos jugando al escondite, estos hacen lo mismo: si no miro, no hay crisis. Y luego aconsejan a los demás de esta manera: Lo mejor es estar bien contigo mismo y con tu ambiente; disfrutar de las puestas de soool; de los pájaroooss piaaarr; del rechinar de las ramas en los árboleees; del repiqueteo de las olas en la orilla del maaaaarrr… Todo guay, todo muy feliz. ¿No os pone de mala ostia? Si es que con la crisis ni así.

16 dicen la suya

  1. Jerils dice:

    Como cuarta opción propongo hacer caso al anuncio de Campofrío y enviar chorizos a toda Europa.

  2. opendoor dice:

    Morri, pues sin palabras. A taparse los ojos un ratico.

  3. morri dice:

    Jerils: Es una buena opción. Saldríamos ganando.

    opendoor: Mejor tenerlos abiertos, por si acaso :P

  1. 21/01/2013

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: ¡¡Otro caso de corrupción!! ¡¡Hijos de putaaa!! La crisis, o mejor dicho la recesión, o aún mejor dicho la depresión, está en boca de todos. Para que nos entendamos en lenguaje coloquial: la cosa está mu malita. Y diréis: “Me…..

  2. 25/01/2013

    […] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   La crisis y los estados de ánimo elmundoestaloco.com/2013/01/la-crisis-y-los-estados-de-an…  por hunteel hace […]

  3. 04/02/2013

    […] nefasto en materia de educación. En general en todas las materias, excepto en los fabricantes de tijeras para políticos. Se recorta en lo esencial, mientras los maletines siguen volando en la misma […]

  4. 27/03/2013

    […] tiene que ser sí o sí un temerario o es un fanático de rellenar formularios. Pero la culpa de la crisis es que no emprendemos […]

  5. 19/04/2013

    […] poco al tanto de las noticias españolas os habréis fijado que la mayoría de ellas hablan sobre corrupción a todos los niveles. Algo que probablemente todos sabíamos ya, pero que no se podía o no se […]

  6. 22/04/2013

    […] se nutre la gente, aunque los malos propósitos de otros jodan la marrana a menudo. Ante la coyuntura actual de multitud de parados y una inestabilidad manifiesta en casi todos los puestos de trabajo hay una […]

  7. 05/06/2013

    […] cinco años de crisis, recesión y lo que te contaré morena. Tantos años de injusticias, noticias malrolleras, casos de […]

  8. 24/06/2013

    […] atrás cuando el dinero brotaba de los sobaquillos de los obreros de la construcción proliferó un tipo de afición que a algunos fascinaba y a otros les parecía la sublimación de lo […]

  9. 10/01/2014

    […] no se lee los términos y condiciones ni el tato. Espero que no seáis iguales cuando firméis una hipoteca. Si es que hoy en día hay alguien que firme de […]

  10. 11/01/2014

    […] la culpa a la industria eucaliptera ni mucho menos. Hay que estar a buenas con todas las industrias en estos tiempos por si acaso. Y el sabor a eucalipto refresca y abre los bronquios y todo eso, pero yo no sé […]

  11. 20/02/2014

    […] sé si por el tema de la crisis eterna que estamos viviendo o porque un día sin querer tragué un poco de champú, veo burbujas […]

  12. 31/03/2015

    […] la anestesia le dijo el doctor: “¿Qué? ¿Cómo va la economía? ¿Vamos a salir de la crisis?” Y el hombre empezó a hablar como buenamente pudo: “Pshsfh vafhph dshe aqueshsda […]

  13. 13/04/2015

    […] – igual soy un loco – me dice que, oye, ¡al menos contrata a uno más! ¡Que hay paro, […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *