Diez alternativas baratas para unas Navidades austeras

navidades austeras papá noel

Este año vuestros regalos olerán raro

Seguramente si se tuviera que elegir una palabra para definir el año que estamos a punto de dejar, ésta sería austeridad. Austeridad hasta en la sopa. Para cualquier cosa. La propaganda machaca con el tema de no gastar absolutamente nada, como si de un plan maquiavélico se tratase para terminar de hundir la maltrecha economía. “Oigan, que las tiendas no venden nada, los que tengáis dinero tampoco compréis, no vaya a ser que todo se vaya a la mierda” La lógica me suliveya. Como el Gobierno actual tiene ganas de acelerar el proceso de crisis y hundirlo todo lo más pronto posible, he dispuesto una serie de consejos para no gastar y hacer las Navidades austeras. Disfrutar está feo en estos tiempos difíciles, así que apretaros los cinturones y pedid perdón por vuestros pecados. Los mayas ya lo avisaron.

1. Agrupa todas las comilonas de las Navidades en una sola. Elige el día, por ejemplo el 27 de diciembre y junta a toda tu familia. Si no cabéis todos en un piso, okupad algún piso de los bancos que nadie lo va a notar. Los demás días de fiesta tenéis que ayunar. Como el Ramadán, pero a lo bruto.

2. Nada de gambas: langostas. Pero los insectos. Al fin y al cabo también crujen como los crustáceos y tienen proteínas. El sabor no es lo mismo, ¡pero salen gratis! Sólo hay que cazarlas.

3. Los regalos de Navidad han de ser como mucho uno. Lo interesante es que no hubiera regalos y que los trajeran de verdad los Reyes Magos. Pero resulta que en la casa real mágica también hay recortes y piden comisión por cada regalo. Así que un regalo para todos. Por ejemplo: un parchís. Que tiene la oca debajo y parece dos regalos en uno.

4. Usar el geranio como árbol de Navidad. No hace falta ponerle bolas ni espumillón que está muy caro. Basta con un cartel que ponga: “Esto es el árbol de Navidad”. Y arreando.

5. Aprovechar las humedades del piso para sacar el musgo para el Belén. Las figuritas de los Reyes Magos basta con que sean un par de playmobils del niño. Para el caganer pon un Playmobil sentado y usa caca del perro para hacerlo más realista y barato.

6. Saltar la valla de una de las múltiples obras abandonadas del país, coger un par de ladrillos, echarles azúcar y ya tenemos turrón del duro.

7. En vez de 12 uvas, compráis una para cada uno y por cada campanada un mordisquito.

8. Dejar la chimenea bien cerrada. Todo el mundo sabe que Papá Noel no existe y si entra alguien por ahí puede que sea de una mafia albano-kosovar que se haya hecho fuerte en la zona.

9. Nada de iluminar el balcón con luces navideñas. Como alternativa propongo poner una vela en el balcón, soplarla y encenderla a cada segundo para hacer el efecto intermitente. A poder ser sin perder el aliento.

y 10. No comprar lotería. Esperar al día siguiente, asaltar la casa de Fabra y cogerle alguno de sus múltiples números premiados. Y adiós a la crisis.

Estos son mis consejos para que en estas fiestas que se acercan se gaste lo menos posible y así la economía resurgirá de sus cenizas por arte de magia. En el mundo al revés.

6 dicen la suya

  1. fossie dice:

    Su que van a ser austeras si. No me quiero imaginar lo de las langostas… que asquito!!!

    Me uno al punto 10. Lo de comprar loteria es muy caro mejor esperar a ver que tiene Fabra que siempre tiene mucha suerte o sino yo pasaros por mi blog que regalo participaciones de mi decimo.

  2. Carlos dice:

    Si que hay que tener cuidado con el piso que se escoja, yo hasta que no ti con esta web, me lleva más de un disgustos con ciertas, ejem, inmobiliarias famosas.

    Un saludo!!

  1. 06/12/2012

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Este año vuestros regalos olerán raro Seguramente si se tuviera que elegir una palabra para definir el año que estamos a punto de dejar, ésta sería austeridad. Austeridad hasta en la sopa. Para cualquier cosa. La propaganda m…..

  2. 21/01/2013

    […] crisis, o mejor dicho la recesión, o aún mejor dicho la depresión, está en boca de todos. Para que nos […]

  3. 19/12/2013

    […] Una tarde otoñal paseaban tranquilos Petra Gaperra y su marido Juanca Sino por las calles de Las Vegas. Acababan de casarse y habían decidido hacer su viaje de novios rodeados del glamour, el ocio y las luces parpadeantes de la ciudad. Era la primera vez que viajaban a los EEUU y estaban alucinados por la grandeza de todo aquel complejo de hoteles que adorna el desierto de Nevada. Les parecía que en aquella ciudad no se iba a notar nunca la diferencia cuando encendieran las luces de Navidad. […]

  4. 30/12/2013

    […] Y por algo será. En mi casa no pasa mucho porque no somos familia de juntar a setenta personas en Navidad, principalmente porque no cabríamos en el comedor; y porque tampoco somos tantos. Pero hay otras […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *